Cinco hechos que movieron el escenario político en Venezuela

POLÍTICA · 8 SEPTIEMBRE, 2021 15:20

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

Antes de que la Plataforma Unitaria confirmara su participación en las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre y los partidos más radicales, como Voluntad Popular, abandonaran la tesis del “quiebre militar” y la “salida de fuerza” por la negociación como estrategia, ocurrieron por lo menos cuatro hechos que movieron el escenario político en Venezuela.

Nuevo CNE

La elección de los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral fue producto de una negociación discreta que sostuvieron sectores opositores, encabezados por el excandidato presidencial y dirigente de Primero Justicia Henrique Capriles y el gobierno de Nicolás Maduro.

Las autoridades fueron nombradas en abril de este año, el proceso para su designación comenzó en febrero cuando se dio el primer gesto de apertura al incorporar al comité de postulaciones electorales al politólogo Jesús González y al coordinador técnico de la Red Electoral Asamblea de Educación, Humberto Rojas Mujica, ambos postulados por la sociedad civil.

El resultado fue el nombramiento de seis rectores opositores de un total de 15 (cinco principales y 10 suplentes). Si bien no hay una correlación paritaria de fuerzas en el Poder Electoral, pues el chavismo sigue dominando la institución, dos opositores fueron incorporados a organismos subordinados del CNE que controlan los aspectos técnicos de cada elección como la Junta Nacional Electoral y la Comisión de Participación Política y de Financiamiento.

Esto se ha traducido en un mayor escrutinio del sistema automatizado de votación, que fue sometido a una auditoría integral, y algunos avances como la activación de la tarjeta del partido Mesa de la Unidad Democrática.

Plataforma unitaria

Luego de casi cuatro años sin alianza opositora, los sectores que adversan a Nicolás Maduro lanzaron la Plataforma Unitaria. El opositor Juan Guaidó, reconocido por una parte de la comunidad internacional como presidente interino de Venezuela, presentó al país la nueva coalición que agrupaba más de 40 partidos.

Los integrantes de la plataforma son el llamado G4 (Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y un Nuevo Tiempo) más La Causa Radical, Copei, Convergencia, Encuentro Ciudadano, Movimiento Progresista de Venezuela y Proyecto Venezuela que constituyen el “G4 plus”.

Otras organizaciones pequeñas que forman parte son: Movimiento Democracia e Inclusión (MDI), Bandera Roja de Gabriel Puerta, Partido Centro Democrático, Alianza Lápiz, Unidad NOE, Nuvipa, Vanguardia Popular, Puente, Movimiento Ecológico, Unidos por Venezuela, Movimiento Republicano, Movimiento Zulia Humana y Fuerza Liberal.

En comunicados de la plataforma, como el que publicaron para rechazar el nombramiento del nuevo CNE, también figuraban las organizaciones Aprisal, Buscando Soluciones, Camina, Cuentas Claras, DSM, Guillermo UNE, PAM, Gente Emergente, Goajira Ven, Izquierda Democrática, Tison, Moverse, Migato, Parlinve y Movimiento Electoral del Pueblo (MEP).

Sin embargo, corrientes del MEP desmintieron formarte parte de la coalición mientras que otros partidos no tuvieron mayor presencia al estar representados por una sola persona.

Pese a los esfuerzos por aglutinar a las fuerzas opositoras, los mecanismos de debate y consenso son deficientes en la alianza y las cabezas del G4 terminan imponiendo las decisiones.

¿Quiénes integran “la unidad” que anunció participación opositora en megaelecciones?

Regresa la MUD

El nuevo CNE habilitó la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el partido más votado en la historia del país el pasado mes de junio. Una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la había cancelado en 2018 bajo el supuesto de que los integrantes de los partidos que componían la alianza incurrían en “doble militancia”.

La cancelación de la MUD formó parte de una estrategia del chavismo gobernante, que incluyó el adelanto de las elecciones presidenciales de 2018, para obstaculizar la participación de la oposición.

La MUD fue inscrita formalmente como partido ante el Poder Electoral en 2015. Ese año, la presidencia de la organización política fue asumida por el comunicador y dirigente social Jesús “Chúo” Torrealba y la secretaria general por el politólogo José Luis Cartaya.

Cuando Torrealba renunció a la secretaria ejecutiva de la MUD, en 2017, también se desvinculó de la tarjeta. Actualmente, el representante legal sigue siendo Cartaya, quien puso su cargo a la orden en una carta pública el pasado 23 de agosto, pero inscribió ante el CNE a los candidatos de la unidad que se medirán en las regionales y municipales convocadas para el próximo 21 de noviembre.

El partido de la manito, como también se le conoce, le dio la histórica victoria a la oposición en las elecciones parlamentarias de 2015, que le permitió dominar la mayoría calificada en el Parlamento, al obtener más de 7.700.000 votos. Ese año se convirtió en la primera fuerza política, superando al Psuv.

Aunque los factores que adversan a Maduro ya disponen de esta herramienta para participar en los comicios, aún debe superar las disputas internas que impiden definir candidaturas unitarias en por lo menos tres estados y el municipio capital.

Debido a la falta de consenso, han optado por inscribir a candidatos “guardapuestos” en el municipio Libertador de Caracas y en estados como Miranda. La oposición tiene oportunidad de sustituir los nombres de los candidatos hasta el 22 de septiembre si quiere que los cambios se reflejen en la boleta electoral y el elector pueda verlos.

 Negociación en México

El chavismo y la oposición iniciaron formalmente un nuevo intento de negociación el 13 de agosto con la firma de un memorándum de entendimiento en Ciudad de México.

A diferencia de procesos anteriores, las sanciones internacionales afectan dramáticamente los ingresos de los que dispone el régimen de Nicolás Maduro por lo que tiene un incentivo para conversar y llegar a acuerdos.

Otra diferencia es la alineación que existe entre Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, el Reino Unido y otros países a favor del diálogo. Una coordinación que fue saboteada por el gobierno de Donald Trump, quien apostaba por una salida de fuerza para resolver la crisis política en Venezuela.

A la mesa de negociación se incorpora Rusia, aliado de Maduro, y un grupo de países amigos que serán garantes y que aún no han sido definidos.

En esta oportunidad, las delegaciones podrán aprobar acuerdos parciales para temas que consideren urgentes, como la atención de la emergencia humanitaria, mientras discuten temas de fondo como la reinstitucionalización y la transición política en Venezuela.

La primera ronda de negociación ya produjo un acuerdo parcial que contempla la instalación de una Mesa Nacional de Atención Social.

Una “Mesa Nacional de Atención Social” es el primer acuerdo logrado en México

Retorno a la ruta electoral

La Plataforma Unitaria confirmó su participación en los comicios regionales y municipales del 21 de noviembre. Esto significa que los sectores que respaldan a Juan Guaidó vuelven a la ruta electoral después de casi cuatro años sin participar en elecciones por considerarlas un fraude.

Al tiempo que intentan ganar poder en las elecciones locales y buscan pactar presidenciales y parlamentarias libres y democráticas en México, partidos de tendencia radical como Voluntad Popular moderan sus posturas y admiten que el mantra “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” ya no es posible”.

Las claves del acuerdo de convivencia política que plantea Freddy Guevara