Más de 600 personas mueren por sida en Venezuela entre 2020 y 2021, según ONG

SALUD · 14 OCTUBRE, 2021 09:15

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Más de 600 personas murieron por sida en Venezuela entre enero de 2020 y junio de 2021, reveló un monitoreo realizado en 19 estados del país por la Red Venezolana de Gente Positiva (RVG+), Acción Ciudadana contra el Sida (Accsi) y organizaciones de la sociedad civil.

El informe “Situación de los Servicios de Atención y Tratamientos del VIH: lapso enero 2020 y junio 2021”, destaca que 380 personas murieron por sida en 2020 en Venezuela y 263 fallecieron durante los primeros seis meses de 2021, para un total de 643 personas. 

“Estos fallecimientos sucedieron en sus viviendas y centros de salud públicos y privados, con el agravante que no todos estos decesos fueron registrados por el sistema público sanitario, produciendo subregistro en la data epidemiológica nacional”, resalta el documento divulgado este mes de octubre.

Las organizaciones reportaron que el número registrado de muertes por sida en Venezuela es muy bajo debido al poco acceso a la información pública ante la negación de las autoridades sanitarias.

Además señalan que existe un sesgo por la mala clasificación de los registros, pues la indicación de muertes por tuberculosis, sarcoma de Kaposi, neumonías y otras comorbilidades asociadas ocultan las defunciones por sida.

De acuerdo con el monitoreo, entre agosto de 2020 y junio de 2021 se registraron 59 decesos de personas con VIH como consecuencia del COVID-19. Además, 277 personas con VIH se recuperaron de COVID-19.

El informe indica que se estima que más de 100.000 personas viven con VIH en Venezuela, pero no hay data oficial para 2020 sobre el número de muertes por sida. Solo se registra que entre 2010 y 2017 ocurrieron 17.551 defunciones.  

Sobre la vacunación contra el COVID-19, algunas personas con VIH manifestaron haber sido rechazadas: denunciaron que les han negado la aplicación de la vacuna en varios centros públicos de vacunación, aunque otras personas sí han podido recibir esquemas completos. 

Vidas dependen de la cooperación internacional

Accsi, RVG+ y otras organizaciones igualmente identificaron que en el país hay diagnóstico tardío del VIH, pues la realización de pruebas de detección del virus solo es posible por la cooperación internacional. 

“En este periodo reportado, el Ministerio de Salud no hizo compras de reactivos destinados para la detección del VIH en la población venezolana y al mismo tiempo reconoce en el Informe de Monitoreo Global Venezuela 2021 que ‘su costo en los laboratorios privados es tan elevado que no es de fácil acceso para la gran mayoría de los pacientes'”, indicaron.

Según el monitoreo, 3.772 personas dieron resultados positivos a la prueba de detección del VIH en 19 estados entre enero de 2020 y junio de 2021. Del total de casos, 2.266 nuevos corresponden a todo el 2020 y 1.506 se detectaron enero y junio de 2021, lo que representa un aumento de 50,46 % en comparación con todo el 2020.

Las organizaciones igualmente denunciaron que hay una ausencia de interés político y de respuestas efectivas por parte del Estado para salvar las vidas de las personas con VIH/sida en Venezuela.

Resaltaron que la última compra de los antirretrovirales por parte del Estado venezolano ocurrió en el primer trimestre de 2016. Entre 2017 y 2018 Venezuela solo recibió antirretrovirales y otras medicinas a través de organizaciones como Acción Solidaria, Aid for Aids International, agencias de Naciones Unidas y otros países. 

Desde 2019, el acceso a los tratamientos antirretrovirales depende en su totalidad de los recursos otorgados por la cooperación internacional, en su mayoría del Fondo Global de lucha contra el sida, tuberculosis y malaria, para la adquisición del medicamento Tenofovir + Lamivudine + Dolutegravir (TLD), además de pocas cantidades de antirretrovirales alternativos.

Las organizaciones reportaron que gracias a la cooperación internacional, la cobertura del tratamiento antirretroviral en Venezuela pasó de 16 % en 2018 a 56,6 % en 2020. Sin embargo, el porcentaje es similar al de 2010, lo que evidencia que el acceso a antirretrovirales en el país sufrió un “severo retraso equivalente a 10 años”. 

“En los actuales momentos la respuesta venezolana del VIH tiene una total dependencia de los aportes que ofrecen los organismos de la cooperación internacional, y, por tanto, las vidas de las personas con VIH en Venezuela dependen íntegramente de la cooperación internacional”, destacaron Accsi y RVG+. 

El informe también expone que desde 2016 no se adquieren reactivos para las pruebas de carga viral, conteo linfocitario de CD4/CD8 y resistencia genotípica, y los únicos reactivos disponibles llegaron por cooperación internacional.

A partir de mayo de 2021, la realización de las pruebas de carga viral fue suspendida en los cinco laboratorios del interior del país, y solo se realizaron en Caracas, en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel.

El resto de los cinco laboratorios no estaban funcionando por falta de mantenimiento de los equipos”, dijeron mientras informaron sobre fallas de servicios y de infraestructura. 

Obstáculos y discriminación 

Como consecuencia de la pandemia de COVID-19, de la falta de gasolina, las restricciones y errores de gestión, las organizaciones denunciaron que en algún momento del primer semestre de 2020 se produjo 100 % de desabastecimiento de uno o más antirretrovirales en los establecimientos dispensadores de medicamentos. 

También reportaron “retrasos significativos” en el proceso de aprobación para la entrega del TLD y otros antirretrovirales requeridos.

Para el primer semestre de 2021, el promedio de desabastecimiento de otros tipos de antirretrovirales fue de 58,68 % en los estados monitoreados. 

Además enfatizaron que, entre enero de 2020 y junio de 2021, 6.623 personas con VIH tuvieron que cambiar de tratamiento para recibir TLD, al ser la única terapia antirretroviral disponible y con entrega permanente en el país, pero aún existen personas que requieren otros tipos de antirretrovirales. 

Accsi y la RVG+ reportaron la ausencia de pruebas de genotipo en Venezuela, lo que impide que la persona con VIH conozca si la cepa que tiene en su cuerpo desarrolló resistencia a uno o varios medicamentos antirretrovirales, lo que permitiría al médico tomar la mejor decisión para el cambio de la terapia requerida. 

El monitoreo también mostró que algunos niños y niñas con VIH en varios estados recibieron antirretrovirales vencidos, mientras que otros estados reportaron desabastecimiento antirretrovirales pediátricos. 

“Es urgente que el Ministerio de Salud paralice el envío de medicamentos antirretrovirales vencidos a las farmacias, evitar que no sean entregadas a las personas con VIH, especialmente a niñas, niños y adolescentes con VIH y expuestos al VIH, y a embarazadas con VIH, e implementar acciones para la aplicación de protocolos dirigidos a la incineración de estos fármacos”, dijeron. 

Asimismo, en el período monitoreado registraron 2.757 casos de discriminación en centros públicos de salud por vivir con VIH. 

“Aquellas embarazadas con VIH que no tengan los recursos para adquirirlos, entonces tendrán la seguridad de que no serán atendidas”, denunciaron. 

Advirtieron que hay casos de niños que nacen con VIH en Venezuela ante la negativa de atención médica adecuada para las embarazadas con VIH, pues algunos médicos las obligan a parir, en vez de practicarles cesárea para evitar la transmisión.

Vea el informe completo aquí