Ventajas y desventajas de la asistencia del CNE en primarias opositoras, según analistas

POLÍTICA · 27 MAYO, 2022 19:00

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El tema sobre si la Plataforma Unitaria Democrática debería solicitar asistencia técnica y logística al Consejo Nacional Electoral (CNE) para realizar las elecciones primarias, en las que se elija al próximo candidato presidencial, también divide opiniones entre los adversarios del chavismo.

El pasado 7 de abril, Alianza del Lápiz, Centrados y el Movimiento al Socialismo (MAS) acudieron al CNE a solicitar apoyo técnico para la consulta, mientras que en la Plataforma Unitaria Democrática aún se discute el tema y no se ha decidido si las primarias se harán con o sin el actual Poder Electoral.

 Otras organizaciones como Vente Venezuela, de María Corina Machado, rechazan cualquier intervención del organismo comicial por su «parcialidad» a favor del gobierno de Nicolás Maduro y hasta se propone que la votación en las primarias sea manual.

«El principio es muy claro, la primaria de la oposición será un proceso de la sociedad democrática que quiere cambio y será llevado por una comisión nacional de primarias conformada por personas que gocen del respeto de todo el país. Ellos determinarán en su momento, la viabilidad o no del apoyo técnico y logístico del CNE o de cualquier otra organización nacional o internacional que pueda ayudar», expresó el exrepresentante de la Mesa de la Unidad Democrática ante el CNE, Juan Carlos Caldera.

En declaraciones a Efecto Cocuyo, el también dirigente de Primero Justicia recordó que en el pasado la oposición ha organizado primarias bajo ambas modalidades; es decir, con el apoyo y sin el apoyo del Poder Electoral, por lo que aseguró, no es un aspecto que preocupe demasiado en el seno de la Plataforma Unitaria.

Reconoció que una intervención técnica y logística del CNE permitiría reducir costos, facilitar lo relativo al cotillón electoral y ayudaría en la nucleación de centros electorales.

Compromete voto exterior

El periodista experto en temas electorales, Eugenio Martínez, señala que es muy importante diferenciar bien en qué consistiría la intervención del CNE antes de rechazarla a priori. Aclara que el ente comicial nunca ha organizado primarias en la oposición sino que ha prestado apoyo logístico al comité de primarias.

«El que organiza las primarias es la oposición y su comité de primarias y el CNE hace lo que el Comité de Primarias le pide en función de la normativa. Hacer las primarias de 2023 con el CNE implicaría que son más rápidas, que los resultados (automatizados) serán mucho más confiables e inmediatos y que costará mucho menos a los participantes», sostiene.

No hacer primarias con el CNE implica recurrir por ejemplo a una votación manual que alargaría el proceso de organización, aumentaría el costo económico para los candidatos que se postulen y los resultados no serían inmediatos, además del riesgo de no parecer confiables, si se replican, advirtió, los errores de la consulta popular de 2020.

 «Una desventaja de hacerlo con el CNE es que la diáspora no podrá participar porque el CNE solo reconoce 107.000 electores en el exterior y la mayoría están en Colombia y Estados Unidos», apuntó.

La asociación civil Súmate calcula que existen 3.299.663 venezolanos en el extranjero que están inscritos para votar.

Resultados creíbles

El periodista señaló además que si se quiere usar las primarias para darle peso a los partidos políticos, el CNE no va a permitir que se usen las tarjetas electorales de Acción Democrática de Henry Ramos Allup, de Voluntad Popular ni de Primero Justicia. De allí que indicó, cualquier decisión que tome la Plataforma Unitaria debe considerar antes elementos políticos, técnicos y de la diáspora.

«Independientemente de que sea con o sin el apoyo del CNE, lo que no debería ocurrir es que se repitan los errores de la consulta popular de 2020, que fue un proceso sin ningún tipo de garantía y con resultados de participación bastante cuestionables y poco defendibles», dijo a Efecto Cocuyo.

Martínez recalca que lo más importante, si se hace con o sin el CNE, es que las primarias opositoras previstas para 2023 sean confiables desde el punto de vista de los resultados. Asegura que es más riesgoso repetir errores de 2020 y que el candidato presidencial que se elija no pueda considerarse legítimo.

 En la consulta realizada el 12 de diciembre de 2020 se habló de una participación de 6.466.791 personas dentro y fuera del país, que habrían votado a favor de las gestiones del Gobierno interino, entre ellas las sanciones internacionales, para lograr un cambio político en Venezuela. Los resultados fueron puestos en duda puesto que ningún instancia técnica los avaló.

«Discrecionalidad» del Poder Electoral

 A Súmate, organización dedicada a la veeduría electoral que también ha prestado apoyo técnico y asesoría en pasadas primarias opositoras, lo que le preocupa es la «discrecionalidad» con la que actúa el CNE, por encima «de la Constitución y las leyes».

 La coordinadora nacional de Contraloría Electoral de Súmate, Nélida Sánchez, sostiene que mientras el CNE solo se limite a actuar «como una agencia de festejos», tal como en las primarias del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) de 2021, no habrá nada de qué preocuparse.

Es decir, si solo facilita por ejemplo la logística con las máquinas de votación, el cotillón electoral y los centros de votación sin interferir en ninguna de las decisiones que tome la comisión de primarias opositoras.

«El CNE haría el proceso más fluido. El voto electrónico no es malo, la asistencia técnica no es mala, por lo que los partidos políticos deben definir bien las reglas, ponerse de acuerdo y acudir unidos al proceso», sostuvo.

Desestima las peticiones de votación manual sin el CNE puesto que, reiteró, el problema no son las máquinas de votación sino otros elementos del sistema electoral que no generan confianza. Se refiere al manejo del Registro Electoral, la constitución de las mesas con miembros y testigos solo del chavismo y la operación remolque en la que incurre el Psuv con la anuencia del ente comicial, cada vez que hay un proceso electoral.

Recordar caso Barinas

Sánchez señala que la desconfianza ciudadana hacia el CNE, dominado por tres rectores ligados al chavismo, es válida, pero a pesar de que las primarias no son una elección nacional como tal, pide recordar el caso de la gobernación de Barinas y lo que permitió que la gente saliera a votar a pesar se sus reservas y el triunfo sobre el chavismo: la unidad opositora.

«Es importante que la oposición alcance acuerdos y vaya unida a las primarias y luego a las elecciones para evitar hacerle el juego al Gobierno, porque el Psuv ya comenzó a organizarse y hacer su uno por diez. Lo recomendable es no enfrascarse en la parte técnica y lograr los acuerdos necesarios», acotó.

El secretario ejecutivo de la Plataforma Unitaria, Omar Barboza, anunció una consulta nacional para recoger la opinión de diversos sectores sobre el proceso de primarias. A la par una comisión designada, integrada por diez partidos, trabaja en el reglamento que regirá la escogencia del abanderado a Miraflores.