Resultados de la consulta popular suman a la presión internacional, afirman analistas

POLÍTICA · 14 DICIEMBRE, 2020 18:58

Ver más de

Deisy Martínez │@deicamar


¿Cómo valoras esta información?

39
QUÉ CHÉVERE
5
QUÉ INDIGNANTE
6
QUÉ CHIMBO

La pregunta número tres que planteó la consulta popular organizada dentro y fuera de Venezuela entre el 7 y el 12 de diciembre, aludió a la aprobación ciudadana a las “gestiones necesarias (del Gobierno interino) ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan rescatar la democracia en Venezuela, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad”.

¿Qué impacto pueden tener los resultados de la consulta, materializados en la participación, según el Comité Organizador, de 6 millones 466 mil 791 venezolanos, en la comunidad internacional y qué acciones implicarían esa cooperación solicitada y aprobada por los ciudadanos?.

Internacionalistas opinan que la nueva manifestación ciudadana es un elemento más que suma a la presión de los países que reconocen al Gobierno interino, presidido por Juan Guaidó y de organismos, que ya se viene ejerciendo, para que el gobierno de Nicolás Maduro acepte una salida negociada y pacífica a la crisis venezolana.

 El detalle, apuntan, es que se deben trazar nuevas estrategias para que esa presión sea más eficiente y logre lo que no se ha podido hasta ahora.

 Expresión de rechazo

La consulta popular sirve para ejercer más presión, como lo ha venido haciendo la Organización de Estados Americanos (OEA), como lo ha venido haciendo Michell Bachelet para que se respeten los derechos humanos, para que el tema de la crisis venezolana siga en agenda”, afirma el internacionalista Félix Arellano a Efecto Cocuyo.

 El analista destaca que la participación ciudadana es una muestra importante de rechazo, no solo a las parlamentarias del 6 de diciembre, sino hacia el gobierno de Maduro y sus políticas, algo, señala, que la comunidad internacional que apoya el cambio político, espera de los venezolanos.

 “Es importante que la comunidad internacional no sienta que los venezolanos están haciendo nada por salir de esta situación o que están de brazos cruzados. No es la única acción, no es la definitiva, se deben sumar otras, pero sí es un paso importante”, subraya.

El presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela, Juan Francisco Contreras, coincide y expresa que los resultados de la consulta popular refuerzan la petición a la comunidad internacional para que participe más y ayude a acelerar los cambios.

La consulta fue una acción política que le dio a los venezolanos la posibilidad de expresar su rechazo al fraude electoral del 6 de diciembre y para enviar un mensaje claro a los países y organismos para que aceleren su participación, urgen las soluciones a una crisis integral que adquiere dimensiones humanitarias”, advierte.

¿Qué acciones implica?

Para ambos internacionalistas, el incremento de la presión pasará, entre otras acciones, por nuevas sanciones individuales contra funcionarios del gobierno madurista y su entorno y las gestiones o negociaciones para hacer que el chavismo acepte elecciones libres y democráticas como salida pacífica, lo cual, recalcan no ha sido ni será sencillo. Descartan las soluciones inmediatas o de índole militar.

El gobierno de Donald Trump tuvo cuatro años para hacer la llamada acción quirúrgica contra quienes están en Miraflores y no lo hizo, a quienes promovieron una intervención militar se les dijo que no estaba planteado, la salida debe ser electoral o con un gobierno de transición”, señala Arellano.

Estiman que si bien el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden evaluará las sanciones económicas y financieras contra el Ejecutivo venezolano, quizás con miras a disminuirlas, las medidas individuales, por lavado de dinero y violaciones de DDHH, entre otras causas, aumentarán desde ese país y desde la Unión Europea (UE).

Arellano sostiene que para aumentar la efectividad de la presión la Casa Blanca, con su nuevo inquilino, debe coordinar acciones con la UE y acercarse a los aliados internacionales de Maduro que son Cuba, Rusia, Irán y China para intentar una negociación.

Contreras añade que la crisis migratoria amenaza con extenderse, debido a la profundización de la crisis venezolana, producto de la elección de una Asamblea Nacional a la medida del gobierno de Maduro, por lo que los países se verán en la necesidad de evaluar y respaldar acciones para el cambio político en Venezuela.