Ruta hacia presidenciales de 2024 no debe partir de «frustración por el RR», advierten analistas

POLÍTICA · 30 ENERO, 2022 12:44

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Entre las regionales del 21 de noviembre de 2021, pasando por la repetición de comicios a la gobernación de Barinas del 9 de enero y el intento frustrado de un referendo revocatorio para 2022, la ruta electoral en Venezuela experimentó importantes altibajos.

Lo calificado por algunos como el «asesinato» del revocatorio antes de su nacimiento genera en ciertos sectores la sensación de que lo poco que se avanzó en cuanto a garantías electorales el año pasado experimentó un fuerte retroceso, pese a la designación de un Poder Electoral «menos desequilibrado» con la designación de dos rectores ligados a la oposición.

Sin embargo, analistas consultados por Efecto Cocuyo sostienen que lo sucedido con la solicitud del revocatorio, un derecho constitucional, «era lo esperado» porque significaba un riesgo para la permanencia en el poder del chavismo y este goza de mayoría en el Consejo Nacional Electoral (CNE). También señalan que de cualquier forma la oposición venezolana no estaba preparada para asumir el reto de revocar a Maduro y por ello el poder político aceleró los lapsos para la recolección de manifestaciones de voluntad.

De allí que, sostienen, el camino hacia unas nuevas presidenciales y la opción de triunfo deben encontrar impulso en el retroceso de la votación nacional por parte del chavismo el 21 de noviembre y la demostración de que unidos, tal como sucedió en Barinas, se puede derrotar al Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

A ello, debe sumarse la reorganización de la oposición, la superación de las diferencias y la renovación de liderazgos como una alternativa para los ciudadanos que quieren un cambio.

El impulso del voto del 21Nov y Barinas

El presidente de la Comisión Delegada Legislativa, Juan Guaidó, insiste que con el apoyo de la comunidad internacional seguirán presionando para que Nicolás Maduro acepte elecciones presidenciales «libres, justas y verificables» antes de 2024. Esto, pese a la paralización de las negociaciones en México desde octubre de 2021.

En entrevista con ABC internacional, el líder opositor advirtió que sin garantías democráticas, las presidenciales de 2024 pueden resultar una «quimera» como el intento fallido de revocatorio de 2022.

«Elección de 2024 puede resultar una quimera como el revocatorio», advierte Guaidó

«Las condiciones son las mismas con un Consejo Nacional Electoral (CNE) secuestrado en la misma dictadura. Esperar no es una opción para los venezolanos, tenemos que actuar ya activando un proceso de negociación que permita un acuerdo a través de la presión y la justicia internacional, para terminar cuanto antes en una elección justa y libre», dijo.

La analista político-electoral Egleé González- Lobato no cree que deba partirse de lo que ocurrió con el intento de revocatorio para emprender la ruta electoral hacia 2024 – en vista de que luce improbable que el chavismo ceda en celebrar comicios presidenciales antes de ese año – sino de las garantías logradas para las elecciones regionales del 21 de noviembre y la unidad de factores de oposición para preservar la victoria en Barinas.

«No es empezar de cero sino de lo que se ganó en las regionales 2021 y el 9 de enero en Barinas en el tema de la calle, donde el chavismo perdió en la sumatoria nacional de votos en una proporción de 60-40 salvo en estados como Guárico, Vargas y Delta Amacuro, que siguen siendo bastiones del chavismo. Es con ese impulso que hay que seguir, impulsar la organización de la sociedad y la superación de las diferencias en la oposición», sostiene.

Capitalizar el voto

Para los comicios de gobernadores y alcaldes se contó con el regreso de la observación internacional, esta vez de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, así como expertos de Naciones Unidas. Aunque fueron selectivas, se logró igualmente el levantamiento de algunas inhabilitaciones políticas para que ciertos dirigentes opositores pudieran inscribirse como candidatos y se prometió la eliminación de los protectorados.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) obtuvo 18 gobernaciones el 21 de noviembre pero solo ganó cinco con más de 50 %, de resto, retrocedió en la votación a su favor casi a la mitad, si se compara con las regionales de 2017, al obtener 45,7 % de los sufragios. El resto fue para el antichavismo como un todo.

A juicio, de la también exconsultora jurídica del CNE dichos avances son los que se deben preservar y aumentar de cara al 2024.

«No es enfrascarse en que ya lo del revocatorio destruyó todo, en el fraude, en que el gobierno es ‘superpoderoso’ y no se puede hacer nada porque no es así. La oposición debe pensar en lo que puede ofrecerle al país de cara al 2024, renovar liderazgos, consolidar alianzas, lograr una estrategia de obtención de poder, capacidad de opción ganadora, capitalizar el voto mayoritario. Mientras siga desorganizada, desarticulada, no podrá medirse ni ofrecer una opción de triunfo», señala.

2024 también pasa por acuerdos

Para el director de la firma encuestadora Datincorp, Jesús Seguías, la iniciativa de revocatorio fue «boicoteada» por el gobierno de Maduro porque nunca formó parte de las conversaciones entre Miraflores y la oposición antes y durante México. A diferencia de la iniciativa de referendo, sostiene, la ruta hacia las presidenciales de 2024 sí deberá pasar por acuerdos si es que se pretende dar cierta legitimidad ante la comunidad internacional.

«Si no tienes poder (la oposición) para impulsar una salida a la crisis por la vía fáctica entonces no te queda más camino que ponerte de acuerdo. Cualquier proceso electoral en Venezuela pasa por un entendimiento con el gobierno (de Maduro), incluyendo las elecciones de 2024, porque el gobierno no va permitir por ejemplo, que el candidato opositor sea alguien que va dispuesto a cortarle la cabeza al chavismo una vez llegue al poder», asegura.

Argumenta que una candidatura de oposición tendría incluso que cumplir con una serie de condiciones, entre ellas no promover la confrontación y que pueda garantizar una transición pacífica en el país para llegar a término como candidatura y hasta convencer al chavismo no radical.

«Hasta eso tendrá que tomarlo en consideración la oposición para la escogencia de su candidato en 2024», afirma.

Coincide con González-Lobato en que el antichavismo «debe rehacer su juego», reorganizarse y prepararse cuanto antes para las presidenciales que si bien son en 2024, la coyuntura política hace que los tiempos sean cortos.

Desde ya, sectores como el Movimiento Venezolano por el Revocatorio y líderes comunitarios, proponen organización y celebración de primarias en la oposición para definir la candidatura presidencial. Argumentan que sí el abanderado tendría tiempo de recorrer el país y la oposición reconectarse con la gente.

Igualmente Seguías considera, que el poder político en Miraflores también tiene que redefinir su estrategia y corregir errores ante la evidente pérdida de apoyo popular, a su juicio, especialmente en lo que se refiere al tema económico y de persecusión a la disidencia.

Presidenciales 2024 o revocatorio: ¿Cuál es la ruta de la oposición?, responden los políticos

 Más allá de lo electoral

Por otro lado, ambos analistas coinciden en que el único foco del gobierno y la oposición no puede ser quién ganará las próximas presidenciales sino antes, tratar de alcanzar acuerdos para resolver la crisis del país en materia de emergencia humanitaria, social y económica.

«Por más que se haya frenado la hiperinflación que veníamos registrando sin duda todavía hay grandes dificultades. Desde hace tiempo, gobierno y oposición debieron ponerse de acuerdo y apartar el tema económico de la diatriba política para frenar la salida de venezolanos que los lleva a pasar por situaciones terribles, la única manera de parar eso es que mejoren las condiciones de vida», dice Seguías.

De momento las negociaciones en México siguen paralizadas. A principios de año, Maduro volvió a condicionar el reinicio de conversaciones a la liberación del empresario colombiano Alex Saab, detenido en Estados Unidos. 

González-Lobato alerta sobre el «aumento de la seducción del autoritarismo», en alusión a ciertas mejoras económicas y todo lo que puede prometer para 2024, pero advierte: el cambio no es democrático.