Presidenciales 2024 o revocatorio: ¿Cuál es la ruta de la oposición?, responden los políticos

POLÍTICA · 20 ENERO, 2022 16:26

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

18
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

En Acción Democrática (AD) gana terreno la activación del referendo revocatorio; pero en Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ) ven con escepticismo y desconfianza la viabilidad de este mecanismo. Los partidos del “G4” aún no amarran consensos en torno a la ruta a seguir este 2022.

Efecto Cocuyo consultó a tres dirigentes de AD, VP y PJ para indagar sobre la agenda que predomina en el sector que lidera Juan Guaidó, en un momento en el que la opinión pública se divide entre quienes están a favor de activar el referendo revocatorio y quienes prefieren concentrar sus esfuerzos en ganar las presidenciales de 2024.

Los políticos coinciden en que cualquiera de las vías que se tome para presionar un cambio de gobierno depende de la negociación y la “presión interna y externa” para que no se estrelle en la realidad.

Los reacomodos internos, tras la reestructuración del gobierno interino, no representaron grandes cambios en el mecanismo de toma de decisiones que sigue dominado por los cuatro principales partidos: Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo, a pesar de que dirigentes como Freddy Guevara admiten que esta dinámica “se agotó” y “no sirve para Venezuela”.

“Negar la activación del revocatorio sería una necedad”, afirma Edgar Zambrano

El dirigente de AD opina que el revocatorio permitiría reactivar las movilizaciones. Foto: EFE.

El vicepresidente nacional de Acción Democrática, Edgar Zambrano, no se decanta ni por el revocatorio ni por las presidenciales, pero asegura que negar la activación del mecanismo constitucional, que acortaría el mandato de Nicolás Maduro, “sería una necedad”.

 “Al momento no hay una ruta señalada, específica, definitiva. Pero sería una necedad negar la posibilidad de avanzar en la activación constitucional en lo referente al finiquito del mandato del presidente de la República (…) este mecanismo está ahí, no lo puedes obviar, y permite movilizar al activismo político que ha estado mermado porque hemos nadado en distintas contradicciones al momento de participar en procesos electorales y también permite movilizar a la sociedad venezolana”, responde.

En su opinión, la oposición también debe anticipar la definición de una candidatura presidencial aunque la contienda está prevista para 2024 y no hay indicios de que el oficialismo acepte un adelanto de los comicios.

Sobre la renovación de liderazgos –que promueven dirigentes como la coordinadora nacional de Vente Venezuela, María Corina Machado, y el dirigente nacional de Un Nuevo Tiempo Stalin González, aunque con diferentes propuestas– Zambrano considera que se trata de un “trillado y manoseado argumento”.

“Hemos visto varios intentos de desplazar el interinato de Guaidó, eso no se puede ignorar, es público. Hay varios actores políticos de alta, mediana o baja resonancia que expresan que hay que renovar el liderazgo, pero lo hacen bajo una vieja premisa que es: vamos a renovarlo, pero conmigo a la cabeza. ¿Cuál es la acción, el argumento, el instrumento y la vía distinta que se plantea?, bajo ese trillado y muy manoseado argumento se esconden pretensiones tan similares como las presentes e incluso la reinvención de nuevos caudillos”, critica.

 “Lo que puedes tener seguro es que muchos de los promotores de la renovación de liderazgos serían los primeros derrotados porque si en 25 años no han logrado empoderar un nombre en la sociedad política venezolana, más allá de los clichés y argumentos rebuscados para los titulares, no van a tener ningún resultado, no tienen respaldo popular”, agrega.

El dirigente adeco no descarta la reanudación de la mesa de negociación en México, paralizada por el retiro de la delegación oficialista tras la extradición de Álex Saab a Estados Unidos, aunque considera que las precondiciones impuestas por el gobierno de Nicolás Maduro, que se resumen a la liberación del presunto diplomático, “solo buscan torpedear un mecanismo de solución”.

“Nosotros podríamos decir que no nos vamos a sentar si no liberan a los presos políticos antes. La solicitud de ellos depende de una decisión que escapa de las manos de la oposición y que debe tomar el poder judicial de otro país. Entonces, lo lógico no es poner alcabalas sino discutir, dialogar, ceder y llegar a acuerdos. La negociación está ahí, puede darse la continuidad del capítulo de México o puede abrirse un capítulo distinto, como lo demande la política”, afirma.

Freddy Guevara desconfía de la “buena intención” del CNE

El representante de Voluntad Popular considera que el «G4» se agotó. Foto: El Mundo.es

Las facilidades que ha dado el Consejo Nacional Electoral (CNE) para activar el revocatorio, eliminando el requisito impuesto de la recolección del 1% de las firmas, no son percibidas como un acto de buena fe en las filas de Voluntad Popular.

El dirigente nacional Freddy Guevara opina que no hay que quedarse de brazos cruzados hasta la convocatoria de las presidenciales en 2024, pero alerta: “El CNE es un organismo controlado por el régimen y ellos controlan el acelerador del revocatorio de acuerdo con sus intereses. Estas decisiones que se han tomado nos dan absoluta desconfianza porque todo lo que viene de ahí es con mala intención, la intención es darle el control del revocatorio a algunas organizaciones que no son de la oposición y no me refiero a Mover, sino a otras que se mencionan”.

“El objetivo en común es cómo conseguimos la elección presidencial, lo antes posible, con condiciones justas. Los mecanismos para llegar a esto es donde hay debate. Todas las rutas están llenas de obstáculos y la discusión es cómo hacer para que cualquier camino que se tome sea viable. Lo más importante son las condiciones de esa lucha, necesitamos unidad, presión interna, presión externa y nuevas formas de conducir la política”, argumenta.

El revocatorio plantea un problema adicional para el G4 pues significa reconocer el gobierno de Nicolás Maduro, lo que pondría en entredicho la legitimidad del gobierno interino. A pesar de este dilema, Guevara asegura que si tuvieran garantías y posibilidades de ganar el revocatorio no dejarían de participar.

El dirigente también forma parte de la delegación de la Plataforma Unitaria que representa a la oposición en la mesa de negociación en México y afirma que este mecanismo no se ha acabado aunque evita adelantar si hay contactos con la delegación oficialista o los noruegos.

“Necesitamos que la dictadura vuelva a la mesa, las fuerzas democráticas hemos dicho que estamos listos para volver”, expresa.

La renovación del Tribunal Supremo de Justicia es una acción que adelanta el oficialismo como parte de la reforma judicial que anunció después de que la Corte Penal Internacional dio inicio a una investigación por crímenes de lesa humanidad presuntamente cometidos en el país.

Consultado sobre si esta reforma del TSJ representa una negociación paralela a la de México, el dirigente responde: “No tenemos información sobre esto en VP, sería muy grave que en el marco de una negociación integral, algunos factores intenten tener magistrados por su cuenta, sería una nueva traición al país”.

A juicio de Guevara, la dinámica del G4 “se agotó” y “no sirve para Venezuela”: “El problema de fondo es que las reglas desde hace mucho tiempo se basan en un determinado peso que se le reconocía a cada partido. Pero ha pasado mucho tiempo y ya eso no es igual. El G4 plantea muchos problemas que no permiten avanzar como el veto y la exclusión con el resto de los actores de la Plataforma Unitaria. Hay que definir nuevas reglas para la toma de decisiones”.

Juan Pablo Guanipa: El revocatorio tiene sentido si es producto de una negociación

El vocero de Primero Justicia opina que la oposición debe elegir un candidato presidencial en primarias abiertas. Foto: EFE.

Para el dirigente nacional de Primero Justicia Juan Pablo Guanipa, el gobierno de Nicolás Maduro “puede matar en cualquier momento el revocatorio” porque controla el Consejo Nacional Electoral (CNE) y los tribunales del país. En este sentido, el dirigente concluye que este mecanismo tiene sentido solo si es producto de una negociación.

“Que a las primeras de cambio den facilidades (el CNE) para el revocatorio puede interpretarse como que quieren enredarnos en un proceso que pueden matar en cualquier momento”, sostiene.

Guanipa también condiciona la elección presidencial a la negociación: “Una de las cosas que hemos aspirado siempre es que haya elecciones presidenciales. El 20 de mayo de 2018 hubo una farsa para poner a Maduro de presidente sin votos y la no participación en esa farsa sirvió para deslegitimarlo. Entonces, si se logra una elección presidencial, igualmente negociada, sería bueno para el país porque podríamos lograr, con condiciones, que la gente se exprese”.

Bajo la lógica de Guanipa, todos los caminos conducen a la negociación, pero este proceso se mantiene suspendido. Sobre la posible reanudación de la mesa en México, el dirigente señala que es necesario reactivar la presión interna y externa para que la delegación oficialista se siente nuevamente.

El político respalda la renovación de liderazgos, pero a través de la selección de un candidato presidencial en primarias abiertas donde cualquier elector que quiera hacerlo pueda participar.