¿Es gripe, resfriado o COVID-19?: el impacto de ómicron y sus sublinajes

SALUD · 15 JULIO, 2022 15:53

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

¿Es gripe, resfriado o COVID-19? En medio del aumento de casos de COVID-19 en Venezuela y otros países del mundo, generado por ómicron y sus sublinajes, es común confundir COVID-19 con gripe o con un resfriado. Pero, ¿a qué se debe esto? ¿Es posible diferenciarlas por los síntomas?

A nivel global, ómicron sigue siendo la variante predominante, representando el 84% de las secuencias realizadas entre el 10 de junio y el 10 de julio, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su actualización epidemiológica del 13 de julio. 

Este coronavirus además acumuló una gran cantidad de cambios. Hasta la actualidad se han descrito 80 sublinajes y linajes hermanos de ómicron, y algunos resaltan más que otros, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

La variante ómicron se propaga con mayor facilidad. Es más contagiosa pero menos agresiva en comparación con otras variantes. Por ello es más difícil distinguirla de una gripe o de resfriados, que también son causados por virus y pueden transmitirse entre personas.

Los síntomas en las personas infectadas por ómicron pueden ser similares a los de variantes anteriores, pero en general, la infección por ómicron suele ser más leve.

El estado de vacunación de la persona, la existencia de otras afecciones, su edad, factores genéticos y su historial de infección también pueden incidir en la gravedad de los síntomas. Así, aunque la mayoría supera los síntomas, aún hay personas que pueden desarrollar la enfermedad grave e incluso morir.

Desde junio, Venezuela vive un aumento de casos de COVID-19 impulsado por ómicron y sus principales sublinajes, causando síntomas menos severos en comparación con variantes previas, explica la viróloga Flor H. Pujol, jefa del Laboratorio de Virología Molecular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), a Efecto Cocuyo.

«La presentación clínica con los sublinajes de ómicron, al ser más leve, recuerda más una infección de las vías respiratorias superiores y no tanto de los pulmones. La gente tiende a subestimar esta infección, no se aíslan y siguen transmitiendo», dice la titular del laboratorio al frente de la vigilancia genómica en el país. 

La vacunación ayuda a evitar formas graves de la enfermedad, independientemente de la variante | Foto: EFE

Especialistas como el infectólogo Manuel Figuera, presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), coinciden con lo destacado por Pujol. 

«Muchos de los cuadros que estamos viendo hoy en día parecen un resfriado común, una molestia en la garganta, un cuadro respiratorio alto. Las personas menosprecian que pudiera ser COVID-19 y cuando uno les insiste y se hacen la prueba, resulta que tienen COVID-19″, expresó a través de un video compartido en sus redes sociales este 13 de julio. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) explican que no es posible saber si la persona tiene COVID-19 o gripe (influenza) solo por los síntomas. 

«No es posible diferenciar entre la influenza y el COVID-19 con solo prestar atención a los síntomas porque algunos de los síntomas son los mismos. Por eso, es necesario realizarse una prueba de detección para establecer de qué enfermedad se trata y confirmar el diagnóstico», destacan los CDC. También es importante buscar orientación médica.

El papel de los sublinajes

De acuerdo con Flor Pujol, Venezuela sigue las tendencias de América Latina, donde ya no se está detectando el sublinaje BA.1 (causante del aumento de contagios a principios de 2022 en la región), sino los sublinajes BA.2. BA.4 y BA.5.

BA.5 ya es predominante en Estados Unidos y, según la OPS, ya tiene presencia en 22 países y territorios de América. Se espera que sea predominante en todas las regiones en las próximas semanas. 

Pujol explica que la peligrosidad de BA.5 no iguala a la mostrada por la variante delta, que dominó durante gran parte de 2021, pero sí puede ser diferente a BA.1 y BA.2. La experta señala que, por sus características fenotípicas, BA.5 pudiera tener más toque pulmonar que otros sublinajes de ómicron.  

«Mucha gente la está cursando de forma más benigna porque se infectó antes o porque tiene sus dosis de vacunas, sobre todo por lo segundo. El problema es que algunas personas más susceptibles, con más factores de riesgo o que no estén vacunadas, se pueden infectar y tener una presentación más grave», indica.

Jairo Méndez Rico, asesor de la OPS para enfermedades virales emergentes, expresó este 13 de julio que todavía no existe evidencia para pensar que BA.5 tenga un impacto adicional al observado antes en ómicron.

Hasta el 6 de julio, la OMS destacó que BA.5 tenía ventaja frente a BA.2 en cuanto a la transmisibilidad, pero aún no hay evidencias que sugirieran una diferencia en cuanto la severidad de la enfermedad.

BA.5, sin embargo, tiene una capacidad importante para evadir la respuesta inmune, por lo cual puede contagiar a personas que ya habían tenido COVID-19, incluso pocas semanas atrás, o que ya se habían vacunado. 

Según Eric Topol, profesor de medicina molecular del centro de investigación Scripps Research, BA.5 lleva el escape inmunitario «al siguiente nivel», lo cual también explica la mejora en la transmisibilidad.

En una entrevista con CNN, Topol destacó que en Europa y otros lugares del mundo, BA.5 ha causado un aumento en las hospitalizaciones, aunque no pareciera estar acompañado por mayores ingresos a terapia intensiva ni muertes. Sin embargo, dependiendo del incremento del número de casos, también pueden aumentar las muertes.

Algunas personas todavía pueden requerir hospitalización, En algunos países, las hospitalizaciones están subiendo | Foto: EFE

A pesar del aumento y de las reinfecciones, de acuerdo con el doctor Jairo Méndez Rico, tener un esquema completo de vacunación aún disminuye la posibilidad de tener enfermedad grave o letal. 

Ante cualquier síntoma, el llamado es a aislarse y buscar orientación médica especializada, con profesionales de salud actualizados, además de no automedicarse, pues el abordaje terapéutico debe ser individualizado. 

«En este contexto epidemiológico, si tienes síntomas respiratorios, ya sea congestión, tos o malestar, es altamente probable que sea COVID-19. Y si no es COVID-19, es un resfriado, gripe, influenza u otro proceso que puede ser contagiante. Es mejor aislarse para evitar que lo que tiene esta persona se lo transmita a otros», dijo Figuera en entrevista previa con Efecto Cocuyo.

SALUD · 15 AGOSTO, 2022

¿Es gripe, resfriado o COVID-19?: el impacto de ómicron y sus sublinajes

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett
Foto por EFE

¿Es gripe, resfriado o COVID-19? En medio del aumento de casos de COVID-19 en Venezuela y otros países del mundo, generado por ómicron y sus sublinajes, es común confundir COVID-19 con gripe o con un resfriado. Pero, ¿a qué se debe esto? ¿Es posible diferenciarlas por los síntomas?

A nivel global, ómicron sigue siendo la variante predominante, representando el 84% de las secuencias realizadas entre el 10 de junio y el 10 de julio, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su actualización epidemiológica del 13 de julio. 

Este coronavirus además acumuló una gran cantidad de cambios. Hasta la actualidad se han descrito 80 sublinajes y linajes hermanos de ómicron, y algunos resaltan más que otros, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

La variante ómicron se propaga con mayor facilidad. Es más contagiosa pero menos agresiva en comparación con otras variantes. Por ello es más difícil distinguirla de una gripe o de resfriados, que también son causados por virus y pueden transmitirse entre personas.

Los síntomas en las personas infectadas por ómicron pueden ser similares a los de variantes anteriores, pero en general, la infección por ómicron suele ser más leve.

El estado de vacunación de la persona, la existencia de otras afecciones, su edad, factores genéticos y su historial de infección también pueden incidir en la gravedad de los síntomas. Así, aunque la mayoría supera los síntomas, aún hay personas que pueden desarrollar la enfermedad grave e incluso morir.

Desde junio, Venezuela vive un aumento de casos de COVID-19 impulsado por ómicron y sus principales sublinajes, causando síntomas menos severos en comparación con variantes previas, explica la viróloga Flor H. Pujol, jefa del Laboratorio de Virología Molecular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), a Efecto Cocuyo.

«La presentación clínica con los sublinajes de ómicron, al ser más leve, recuerda más una infección de las vías respiratorias superiores y no tanto de los pulmones. La gente tiende a subestimar esta infección, no se aíslan y siguen transmitiendo», dice la titular del laboratorio al frente de la vigilancia genómica en el país. 

La vacunación ayuda a evitar formas graves de la enfermedad, independientemente de la variante | Foto: EFE

Especialistas como el infectólogo Manuel Figuera, presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), coinciden con lo destacado por Pujol. 

«Muchos de los cuadros que estamos viendo hoy en día parecen un resfriado común, una molestia en la garganta, un cuadro respiratorio alto. Las personas menosprecian que pudiera ser COVID-19 y cuando uno les insiste y se hacen la prueba, resulta que tienen COVID-19″, expresó a través de un video compartido en sus redes sociales este 13 de julio. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) explican que no es posible saber si la persona tiene COVID-19 o gripe (influenza) solo por los síntomas. 

«No es posible diferenciar entre la influenza y el COVID-19 con solo prestar atención a los síntomas porque algunos de los síntomas son los mismos. Por eso, es necesario realizarse una prueba de detección para establecer de qué enfermedad se trata y confirmar el diagnóstico», destacan los CDC. También es importante buscar orientación médica.

El papel de los sublinajes

De acuerdo con Flor Pujol, Venezuela sigue las tendencias de América Latina, donde ya no se está detectando el sublinaje BA.1 (causante del aumento de contagios a principios de 2022 en la región), sino los sublinajes BA.2. BA.4 y BA.5.

BA.5 ya es predominante en Estados Unidos y, según la OPS, ya tiene presencia en 22 países y territorios de América. Se espera que sea predominante en todas las regiones en las próximas semanas. 

Pujol explica que la peligrosidad de BA.5 no iguala a la mostrada por la variante delta, que dominó durante gran parte de 2021, pero sí puede ser diferente a BA.1 y BA.2. La experta señala que, por sus características fenotípicas, BA.5 pudiera tener más toque pulmonar que otros sublinajes de ómicron.  

«Mucha gente la está cursando de forma más benigna porque se infectó antes o porque tiene sus dosis de vacunas, sobre todo por lo segundo. El problema es que algunas personas más susceptibles, con más factores de riesgo o que no estén vacunadas, se pueden infectar y tener una presentación más grave», indica.

Jairo Méndez Rico, asesor de la OPS para enfermedades virales emergentes, expresó este 13 de julio que todavía no existe evidencia para pensar que BA.5 tenga un impacto adicional al observado antes en ómicron.

Hasta el 6 de julio, la OMS destacó que BA.5 tenía ventaja frente a BA.2 en cuanto a la transmisibilidad, pero aún no hay evidencias que sugirieran una diferencia en cuanto la severidad de la enfermedad.

BA.5, sin embargo, tiene una capacidad importante para evadir la respuesta inmune, por lo cual puede contagiar a personas que ya habían tenido COVID-19, incluso pocas semanas atrás, o que ya se habían vacunado. 

Según Eric Topol, profesor de medicina molecular del centro de investigación Scripps Research, BA.5 lleva el escape inmunitario «al siguiente nivel», lo cual también explica la mejora en la transmisibilidad.

En una entrevista con CNN, Topol destacó que en Europa y otros lugares del mundo, BA.5 ha causado un aumento en las hospitalizaciones, aunque no pareciera estar acompañado por mayores ingresos a terapia intensiva ni muertes. Sin embargo, dependiendo del incremento del número de casos, también pueden aumentar las muertes.

Algunas personas todavía pueden requerir hospitalización, En algunos países, las hospitalizaciones están subiendo | Foto: EFE

A pesar del aumento y de las reinfecciones, de acuerdo con el doctor Jairo Méndez Rico, tener un esquema completo de vacunación aún disminuye la posibilidad de tener enfermedad grave o letal. 

Ante cualquier síntoma, el llamado es a aislarse y buscar orientación médica especializada, con profesionales de salud actualizados, además de no automedicarse, pues el abordaje terapéutico debe ser individualizado. 

«En este contexto epidemiológico, si tienes síntomas respiratorios, ya sea congestión, tos o malestar, es altamente probable que sea COVID-19. Y si no es COVID-19, es un resfriado, gripe, influenza u otro proceso que puede ser contagiante. Es mejor aislarse para evitar que lo que tiene esta persona se lo transmita a otros», dijo Figuera en entrevista previa con Efecto Cocuyo.

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO