Venezuela mantiene deuda con la OPS y recibe vacunas de rutina gracias a donativos 

SALUD · 13 JULIO, 2022 21:30

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por OPS

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reiteró este miércoles 13 de julio que Venezuela todavía mantiene su deuda con el Fondo Rotatorio, pero confirmó que apoya al país con la canalización de recursos para la adquisición de vacunas de rutina.

«La situación de deuda de Venezuela con el Fondo Rotatorio sigue sin cambio, sin embargo, con el fin de mitigar las enfermedades prevenibles por vacuna, se está tratando de movilizar recursos a través de donativos y contribuciones voluntarias para apoyar», dijo Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la OPS. 

Durante una conferencia de prensa virtual de la organización, Ugarte aseguró que los donativos servirán para realizar campañas de vacunación contra sarampión, polio, fiebre amarilla o difteria.

El vocero recordó que una de esas contribuciones llegó a territorio venezolano el pasado 8 de junio, fecha en la que se notificó el arribo de 1,5 millones de dosis de la vacuna bivalente oral de polio (bOPV), gestionadas a través del Fondo Rotatorio en cooperación con el Ministerio de Salud. 

Las vacunas forman parte de un primer lote de un total de 4,4 millones que llegarán para la campaña nacional de vacunación contra polio, rubéola y sarampión que se extenderá hasta el 30 de agosto. 

En conferencias de prensa pasadas, los representantes de la OPS informaron que la deuda de Venezuela era de aproximadamente 11 millones de dólares, situación que la imposibilita para comprar vacunas de rutina a través del Fondo Rotatorio, que le permitiría adquirirlas a menor precio. 

El pasado 29 de junio, Ugarte expresó que espera que Venezuela pueda pagar su deuda para así aumentar los niveles de vacunación, pues afirmó que la cobertura en muchas de esas vacunas «lamentablemente es baja«.

Sublinajes de ómicron avanzan en la región

La directora de la OPS, Carissa Etienne, aseguró que una proporción creciente de casos en las Américas está siendo provocada por los sublinajes de ómicron BA.4 y BA.5, lo que determina la nueva ola de infecciones en la región.

«Ómicron BA.5 ha sido detectada en al menos 22 países y territorios y seguramente se convertirá en prevaleciente en todas las subregiones en las próximas semanas. El surgimiento de BA.4 y BA.5 es otro  recordatorio de que este virus sigue evolucionando cada vez que se transmite y que debemos permanecer alertas», aseguró. 

Etienne destacó que las vacunas son eficientes contra los sublinajes de ómicron para evitar muertes y enfermedad grave. 

Jairo Méndez Rico, asesor de la OPS en enfermedades virales emergentes, resaltó que los sublinajes de ómicron BA.4 y BA.5 constituyen cerca del 68% de los virus que se han secuenciado a nivel global en la actualidad, por lo que seguramente serán predominantes en todas las regiones en las próximas semanas.

El representante aseguró que aún no hay evidencia para pensar que alguno de esos sublinajes tenga un impacto adicional más allá del observado inicialmente para ómicron.

«Experimentos in vitro demuestran que no son más agresivos en comparación a variantes de preocupación que han circulado previamente, incluyendo delta», señaló.

Una característica de estos sublinajes es su capacidad para evadir el sistema inmune. No obstante, según Méndez Rico, el esquema completo de vacunación aún permite evitar complicaciones y muertes, pues aunque los anticuerpos decaigan, permanece la respuesta inmunocelular contra formas graves de la enfermedad. 

Los voceros igualmente llamaron a mantener el uso de las mascarillas en espacios cerrados y públicos.

Solo en la última semana se registraron 1,6 millones de casos de COVID-19 y 4.789 muertes en la región, mientras, que los casos aumentaron 2% en América del Sur y 59,9% en América Central.

Hasta la fecha, se han confirmado 1.325 casos de viruela del mono (símica) en 14 países y territorios de la región, sin fallecimientos.

SALUD · 15 AGOSTO, 2022

Venezuela mantiene deuda con la OPS y recibe vacunas de rutina gracias a donativos 

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett
Foto por OPS

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reiteró este miércoles 13 de julio que Venezuela todavía mantiene su deuda con el Fondo Rotatorio, pero confirmó que apoya al país con la canalización de recursos para la adquisición de vacunas de rutina.

«La situación de deuda de Venezuela con el Fondo Rotatorio sigue sin cambio, sin embargo, con el fin de mitigar las enfermedades prevenibles por vacuna, se está tratando de movilizar recursos a través de donativos y contribuciones voluntarias para apoyar», dijo Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la OPS. 

Durante una conferencia de prensa virtual de la organización, Ugarte aseguró que los donativos servirán para realizar campañas de vacunación contra sarampión, polio, fiebre amarilla o difteria.

El vocero recordó que una de esas contribuciones llegó a territorio venezolano el pasado 8 de junio, fecha en la que se notificó el arribo de 1,5 millones de dosis de la vacuna bivalente oral de polio (bOPV), gestionadas a través del Fondo Rotatorio en cooperación con el Ministerio de Salud. 

Las vacunas forman parte de un primer lote de un total de 4,4 millones que llegarán para la campaña nacional de vacunación contra polio, rubéola y sarampión que se extenderá hasta el 30 de agosto. 

En conferencias de prensa pasadas, los representantes de la OPS informaron que la deuda de Venezuela era de aproximadamente 11 millones de dólares, situación que la imposibilita para comprar vacunas de rutina a través del Fondo Rotatorio, que le permitiría adquirirlas a menor precio. 

El pasado 29 de junio, Ugarte expresó que espera que Venezuela pueda pagar su deuda para así aumentar los niveles de vacunación, pues afirmó que la cobertura en muchas de esas vacunas «lamentablemente es baja«.

Sublinajes de ómicron avanzan en la región

La directora de la OPS, Carissa Etienne, aseguró que una proporción creciente de casos en las Américas está siendo provocada por los sublinajes de ómicron BA.4 y BA.5, lo que determina la nueva ola de infecciones en la región.

«Ómicron BA.5 ha sido detectada en al menos 22 países y territorios y seguramente se convertirá en prevaleciente en todas las subregiones en las próximas semanas. El surgimiento de BA.4 y BA.5 es otro  recordatorio de que este virus sigue evolucionando cada vez que se transmite y que debemos permanecer alertas», aseguró. 

Etienne destacó que las vacunas son eficientes contra los sublinajes de ómicron para evitar muertes y enfermedad grave. 

Jairo Méndez Rico, asesor de la OPS en enfermedades virales emergentes, resaltó que los sublinajes de ómicron BA.4 y BA.5 constituyen cerca del 68% de los virus que se han secuenciado a nivel global en la actualidad, por lo que seguramente serán predominantes en todas las regiones en las próximas semanas.

El representante aseguró que aún no hay evidencia para pensar que alguno de esos sublinajes tenga un impacto adicional más allá del observado inicialmente para ómicron.

«Experimentos in vitro demuestran que no son más agresivos en comparación a variantes de preocupación que han circulado previamente, incluyendo delta», señaló.

Una característica de estos sublinajes es su capacidad para evadir el sistema inmune. No obstante, según Méndez Rico, el esquema completo de vacunación aún permite evitar complicaciones y muertes, pues aunque los anticuerpos decaigan, permanece la respuesta inmunocelular contra formas graves de la enfermedad. 

Los voceros igualmente llamaron a mantener el uso de las mascarillas en espacios cerrados y públicos.

Solo en la última semana se registraron 1,6 millones de casos de COVID-19 y 4.789 muertes en la región, mientras, que los casos aumentaron 2% en América del Sur y 59,9% en América Central.

Hasta la fecha, se han confirmado 1.325 casos de viruela del mono (símica) en 14 países y territorios de la región, sin fallecimientos.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO