Enfrentamientos en Caracas interrumpieron los tratamientos de 14 niños del J. M. de los Ríos

SALUD · 15 JULIO, 2021 10:28

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Más de una docena de niños, niñas y adolescentes que tienen enfermedades crónicas y son pacientes del J. M. de los Ríos interrumpieron sus tratamientos durante la semana que concluyó el 11 de julio debido a los enfrentamientos registrados en el suroeste de Caracas, ejecutados entre bandas armadas de la Cota 905 y cuerpos de seguridad. 

Según el balance preliminar de la organización no gubernamental Prepara Familia, que asiste a los pacientes del hospital de niños y a sus familias, los sucesos afectaron la movilidad de por lo menos 14 niños, niñas y adolescentes, cuyas familias provienen en su mayoría del interior del país y viven en la Cota 905, El Cementerio y El Valle, y deben asistir regularmente a los servicios de Oncología, Hematología, Nefrología y Neurocirugía.

“Hubo niños que no pudieron venir a hacerse transfusiones o realizarse las quimioterapias”, dijo Katherine Martínez, directora de Prepara Familia, a Efecto Cocuyo. Para este 14 de julio, ya muchos de los niños, niñas y adolescentes pudieron retomar las actividades en los servicios de patologías crónicas. La ONG aún está documentando las consecuencias sobre los pacientes.

Los enfrentamientos que comenzaron el pasado 7 de julio en la Cota 905 y El Cementerio entre las bandas del Koki, Vampi, Garbis y cuerpos de seguridad afectaron cinco parroquias de Caracas: El Paraíso, La Vega, San Juan, Santa Rosalía y El Valle. Muchas familias tuvieron que huir de la violencia y buscar refugio. Los hechos también se extendieron hasta alcanzar a aquellos que se dializan en otros centros.

Cambio de centro

Yohelys Céspedes y su hijo Ángel, quien permanece hospitalizado en el J. M. de los Ríos, debían dializarse el viernes 9 de julio en la avenida Nueva Granada, en la parroquia Santa Rosalía, pero los enfrentamientos les impidieron ir. Ambos son pacientes renales.

“Nos dializamos en la unidad Juan Pablo II en la Nueva Granada, pero con los enfrentamientos estaba trancado hacia la avenida y no dejaban acceder a nadie ni con ambulancias. El que pudo pasó por su cuenta, pero no dializaron. Tampoco había agua“, indicó. 

Ella, su hijo y algunos pacientes tuvieron que trasladarse hasta Chacao a la diálisis Riverside para poder atenderse. “En el turno en el que estuve asistieron siete, pero en mi turno hay 24 pacientes”, añadió. 

Los fines de semana, Yohelys generalmente va a los Valles del Tuy, donde reside originalmente en el estado Miranda, para estar con sus otros dos hijos, pero el fin de semana de los enfrentamientos no pudo ir por las trancas hacia el sector.

Yo tenía miedo. Aquí estamos resguardados, pero a la hora de cualquier cosa, me da miedo que sea fuerte ir hasta los Valles del Tuy”, expresó. “Soy madre y padre y no pude ir a mi casa y me afectó mucho”.

Su hijo es paciente renal desde hace cuatro años y actualmente suma 42 días hospitalizado en el J. M. de los Ríos. Para salir, debe bajar tres pisos por las escaleras porque el ascensor no funciona. Dejó de dializarse en el hospital de niños por las constantes infecciones que padecía, múltiples cambios de catéter y por las dificultades del centro de salud.

Este miércoles 14 de julio sí pudieron dializarse en la unidad Juan Pablo II. Sin embargo, Yohelys destaca que aunque los enfrentamientos en Caracas bajaron la intensidad, aún es necesario dotar de insumos y medicamentos al J. M. de los Ríos, garantizar agua para las unidades de diálisis y reactivar los trasplantes, lo que permitiría que su hijo tenga calidad de vida.