Diálogo tripartito terminó “sin avances” en petitorio de trabajadores

POLÍTICA · 3 MAYO, 2022 13:39

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

Foto por Mairet Chourio

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Confederación de Sindicatos Autónomos (Codesa) y la Unión Nacional de Trabajadores (Unete) no firmaron el documento que produjo el diálogo tripartito, en Caracas, por considerar que no hay avances en el cumplimiento de los convenios violados 26, 87 y 144.

El comunicado establecía que el Estado venezolano mostraba un progreso en las materias discutidas relativas a la fijación de los salarios, la libertad sindical y la consulta tripartita con lo que no estuvieron de acuerdo las organizaciones sindicales mencionadas.

“Unete y Codesa dejamos claro que no puede haber avances sobre algo que no se ha hecho: si los trabajadores siguen presos o con medidas cautelares entonces no hay libertad sindical. Ahí no se firmó nada porque el Estado no se comprometió a cumplir las recomendaciones de la Comisión de Encuesta”, expresa Emilio Negrín, representante de Codesa y de la Federación de Trabajadores Judiciales.

El dirigente es tajante en afirmar que “no se ha avanzado en nada más allá de habernos sentado en una mesa con la posibilidad de debatir”.

Una postura que contrasta con la de Fedecámaras, cuyos voceros aseguran sentirse «satisfechos» con los resultados alcanzados. «Sabemos que el sector empresarial está ligado a los procesos que controla el mismo Estado; en ese sentido, no puede estar de parte de los trabajadores porque dependen de permisologías, concesiones y demás controles para poder producir», cuestiona Negrín.

Comisión de Encuesta

La Comisión de Encuesta es el máximo mecanismo de control de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), esta instancia produjo un informe en el que ratifica las violaciones de los convenios 26, 87 y 144.

También alerta que existe “un complejo entramado que hostiliza y socava la acción de empleadores y de trabajadores no afines al gobierno” en Venezuela.

 Además, establece recomendaciones específicas que puede leer aquí.

La postura del Estado venezolano ha sido desconocer tales señalamientos; sin embargo, en la práctica permitió el ingreso de una comisión de alto nivel de la OIT al país y se sentó en una mesa de diálogo social con el sector empresarial y los sindicatos que se llevó a cabo del 25 al 28 de abril.

OIT instala mesa de negociaciones en Venezuela

Aunque esta acción es considerada positiva por los trabajadores, desde Codesa y Unete sostienen que aún no se logran acuerdos concretos que garanticen la libertad sindical y tampoco mejores condiciones de vida para los trabajadores.

“El jueves (28 de abril) se presentó abruptamente un preacuerdo que, en su segundo párrafo, establecía que se reconocían avances en el cumplimiento de los convenios. No firmamos porque, aunque celebramos que el gobierno tácitamente reconoció el informe de la Comisión de Encuesta, no es cierto que se empezaron a cumplir con las obligaciones”, expresa Marcela Máspero de Unete.

Un ejemplo del incumplimiento son los 100 casos de trabajadores que están privados de libertad, destaca Máspero. La también representante de la Alternativa Democrática Sindical de las Américas (que agrupa a 30 centrales sindicales de América Latina) pidió que se instale una mesa multidisciplinaria para revisar estos expedientes.

La mesa, en su opinión, debe estar integrada por los Ministerios del Trabajo e Interior, la Fiscalía y la Dirección Ejecutiva de la Magistratura.

Piden en la mesa de la OIT revisar al menos 100 expedientes de sindicalistas presos

Sin embargo, esta demanda no fue acogida por el gobierno de Nicolás Maduro durante la mesa de diálogo social.

Otro punto que sigue pendiente es la instalación de una mesa económica en la que el Estado suministre estadística sobre la renta per cápita y otros indicadores que permitan a las organizaciones de trabajadores hacer cálculos y propuestas factibles de aumento salarial.

La instalación de una comisión permanente de la OIT en el país también forma parte de las exigencias que siguen sin ser resueltas.

Mesas bipartitas

Las propuestas sobre las que aún no hay acuerdos establecidos serán discutidos en próximas reuniones que se llevarán a cabo con el ministerio del Trabajo hasta el mes de septiembre cuando se espera que regresen los representantes de la OIT al país.

“Nosotros celebramos que se haya dado este diálogo con representantes de la OIT que tenían casi una década que no venían a Venezuela. Celebramos que se hagan más reuniones bipartitas, pero lo que no podemos avalar es que se diga que hay resultados positivos cuando este diálogo era para revisar la violación de los convenios y empezar a trabajar en eso”, manifiesta Ana Yanes de Unete.

La dirigente ratifica la disposición que tienen de alcanzar acuerdos con representantes del gobierno.

“Esperamos que de aquí a septiembre logremos construir, en medio de tanta división y tantas diferencias, una estrategia conjunta que resuelva los problemas de los trabajadores”, expone Emilio Negrín.

El sindicalista denuncia que en las instalaciones donde se realizó el diálogo social, que tuvo lugar en un lujoso hotel de la capital, había funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, vestidos de civil, encargados del protocolo, organización y acceso a las reuniones.

“No podíamos sentirnos en la libertad de hacer denuncias por el miedo y la coacción que me imagino era el mensaje que querían enviar”, cuestiona.

Señaló que uno de los funcionarios exigió a un representante sindical información sobre los trabajadores presos de forma intimidatoria.

Opiniones divididas

A pesar de las objeciones que advirtieron estas organizaciones sobre el documento con el que cerró el diálogo social, la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), la Confederación General de Trabajadores (CGT) y la Central de Trabajadores y Trabajadoras la Alianza Sindical Independiente de Venezuela (ASI) se plegaron a la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST) y firmaron el pronunciamiento.

Efecto Cocuyo contacto a Elías Torres de la CTV para conocer su posición al respecto, pero no respondió a la solicitud de entrevista.