Conozca las posiciones a favor y en contra de que EEUU compre petróleo a Venezuela  

POLÍTICA · 9 MARZO, 2022 15:43

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Parece no haber duda de que el encuentro directo entre la Casa Blanca y Miraflores tiene un motivo principal y es el económico. De acuerdo con analistas y expertos, Estados Unidos se prepara para dejar de comprar petróleo a Rusia, en represalia por la invasión a Ucrania y tras enfrentar una crisis de desabastecimiento.

 La versión es reforzada con el decreto del presidente Joe Biden de este martes 8 de marzo, que prohíbe las importaciones de petróleo, gas natural y carbón de Rusia. Las importaciones hacia EE. UU. del petróleo procedente de Rusia suponen cerca del 8 % del total, mientras que en el caso europeo es del 27 %, según datos oficiales.

 Del otro lado, al gobernante Nicolás Maduro lo mueve el interés de que la administración de Biden levante sanciones individuales y económicas, principalmente contra la estatal Pdvsa.

 Desde que se supo sobre la visita de la delegación de EE. UU. a Caracas para reunirse con el gobierno de Maduro, detalles del encuentro y una posible agenda, se ha levantado una polvareda de reacciones a favor y en contra de políticos y economistas tanto en suelo estadounidense como en el venezolano.

 Por un parte se condena el interés de Biden de comprarle crudo «a una dictadura» y por la otra se aplaude el diálogo y el alivio de sanciones, especialmente las que afectan al sector petrolero, para que Venezuela pueda mejorar sus ingresos y aliviar la crisis humanitaria.

 A continuación un recuento de los principales argumentos, entre los que parecen predominar las condenas.

Contacto entre EEUU y Maduro no elimina diálogo en México, estiman analistas  

Senadores en contra

.- Marco Rubio. Senador republicano por el estado de La Florida. «Biden está usando a Rusia como una excusa para hacer el acuerdo que siempre quiso hacer de todos modos con el régimen de Maduro», publicó el político de ascendencia cubana a través de Twitter. 

 En fuertes señalamientos de condena al acercamiento Biden-Maduro, el senador acusó al mandatario estadounidense de querer reemplazar el petróleo que le compra EEUU a «un dictador asesino con petróleo de otro dictador asesino».

 Durante un diálogo entre la subsecretaria de Estado de EEUU, Victoria Nuland, Rubio le recriminó el interés de levantarle sanciones al gobierno de Maduro y del daño que a su juicio causa al reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino. Le advirtió además que la industria petrolera venezolana está destruida «luego de años de corrupción y mal manejo», lo que asegura sería alimentado si se le compra petróleo a Maduro.

.- Jim Risch. Senador republicado por Idaho. También pide no reemplazar el crudo pesado de Rusia por el suministro «de otro dictador». «Me sorprende que esta administración complazca a los dictadores cuando podemos satisfacer nuestras propias necesidades, sin sangre en nuestras manos», afirmó en el mismo encuentro con Nuland.

 .- Bob Menéndez. Senador del partido Demócrata por Nueva Jersey. «El esfuerzo de la administración Biden por unificar al mundo entero contra un tirano asesino en Moscú es encomiable, pero no debe socavarse apoyando a un dictador bajo investigación por crímenes de lesa humanidad en Caracas», dijo Menéndez también en conversación con Nuland.

 Enfatizó que las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, al igual que la «determinación y el coraje» del pueblo de Ucrania, valen más que unos 1.000 barriles de petróleo que se le puedan comprar al gobierno de Maduro.

 Otros senadores republicanos como John Barrasso (Wyoming) y Ron Johnson (Wisconsin) comparten igualmente la opinión según la cual «es un error» que Biden recurra a Venezuela en su búsqueda de más energía.

Condena de políticos venezolanos

 .- Antonio Ledezma. El exalcalde metropolitano en el exilio alerta que garantizarle más ingresos al país, administrados por Maduro, a través del levantamiento de sanciones contribuirá con el narcotráfico, tráfico de oro, además, asegura, con la consolidación de alianzas con la guerrilla colombiana, el grupo islámico Hezbolá, con Rusia, Irán, Cuba y Nicaragua, lo que incrementaría la amenaza en hemisferio.

 .- María Corina Machado. Organización Vente Venezuela. «Venezuela jamás será un proveedor confiable de energía a EEUU mientras Maduro y el régimen estén en el poder. Pdvsa es una empresa insolvente y sus recursos financieros están atrapados en el sistema financiero ruso. Además, el petróleo que hoy produce Venezuela es de China (para cobrar la deuda) y algo para Cuba», sostiene la exdiputada nacional.

 Considera que sería caer en «realismo mágico» creer que Maduro cumplirá sus promesas si no enfrenta una «amenaza real y creíble» para obligarlo a respetar reglas democráticas.

 ¿En el medio?

 La respuesta del Gobierno interino y de partidos del G4, cuyas autoridades fueron prevenidas según Nuland del encuentro con Maduro, fue la de un llamado al gobierno de Biden para que no levante ni flexibilice sanciones sin que antes se otorguen garantías democráticas y a restablecer el diálogo en México.

 «Aliviar sanciones a la dictadura solo debe darse con pasos irreversibles a la libertad y redemocratización. Solo con una solución real a la crisis, Venezuela tendrá garantías democráticas, institucionales y de transparencia, para ser un proveedor seguro y confiable de energía», expresó Juan Guaidó.

 Un comunicado amplía que de lo contrario, es decir, levantar sanciones a cambio de nada, contribuirá con la corrupción, ineficiencia y estado actual de la industria petrolera venezolana y hará inviable el suministro que espera EEUU.

 «Se estaría financiando y fortaleciendo a una dictadura acusada de crímenes de lesa humanidad», agrega el interinato.

 Mediante un comunicado, el partido Primero Justicia se pronunció a favor del uso de la negociación para restablecer la democracia en Venezuela y de que se concrete el reinicio del diálogo en México, tal como lo confirmó Maduro, a quien, subrayan, se debe presionar para que acepte elecciones presidenciales libres y transparentes.

 .- Geoff Ramsey. Experto en Venezuela de la Oficina de Washington para América Latina, declaró que a juzgar por los movimientos de la oposición venezolana, la medida estadounidense de acercarse a Maduro no se limita únicamente al petróleo.

 «Lo más interesante de los últimos tiempos es que la oposición en Venezuela insta a la administración Biden a brindar escenarios para que el régimen vuelva a la mesa para reactivar las negociaciones» dijo.

 Posiciones a favor

 .-Francisco Rodríguez. Economista. El director de la organización Oil for Venezuela, opuesto abiertamente a las sanciones que afectan a la economía venezolana, ve con buenos ojos el reinicio de un diálogo EEUU-Maduro con fines económicos.

 «Hay buenas razones para pensar que el país puede regresar a producir al menos 2,4 millones de b/d en un contexto de apertura petrolera y levantamiento de sanciones, permitiendo cubrir una parte del déficit causado por la respuesta a la invasión rusa de Ucrania», expresa en sus redes sociales.

 Basado en la experiencia de otros países con sanciones como Irak y Libia, estima que dicha recuperación en la producción que actualmente se encuentra en 700 mil barriles diarios, podría producirse en dos años, luego del levantamiento de sanciones.

 «Durante años, EEUU negó el impacto de sus sanciones sobre la producción petrolera venezolana. Pero cuando decidió que quería que Venezuela aumentase su producción, lo primero que hizo fue enviar una delegación a Caracas a discutir la flexibilización de sanciones», dijo.

Traer inversiones

 .- Manuel Rosales. Gobernador del Zulia. «Si estas conversaciones sirven para facilitar los caminos legales y que retorne a Venezuela las inversiones petroleras, se eliminen obstáculos al sector comercial, industrial y agropecuario, yo lo aplaudo. Si ayudan a la construcción del Zulia productivo, yo lo aplaudo, si sirve para que miles de venezolanos vuelvan a casa yo le tributo mis más emocionadas ovaciones», expresó el mandatario regional el 8 de marzo.

Durante un acto por el  XVI aniversario del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) en el estado Zulia, Rosales, excandidato presidencial en 2006, llamó a examinar el camino político de los últimos años y adecuar la lucha a las nuevas realidades «sin complejos, sin vacilaciones ni dilaciones» para que Venezuela pueda superar la crisis humanitaria.

Biden y Maduro se mueven por razones estratégicas, señalan internacionalistas

 

 .- Luis Oliveros. Economista. «Desde hace rato lo venimos diciendo, esta crisis (Rusia-Ucrania) le abre a Venezuela una excelente oportunidad. El petróleo venezolano es necesario, podría ser fundamental. Ojalá mejoren las relaciones. Ojalá veamos la embajada norteamericana abierta pronto. Ojalá», hizo votos.

 Advierte que para que el país saque provecho de tal oportunidad se necesitan cambios legales urgentes, específicamente una revisión y actualización de la Ley Orgánica de Hidrocarburos para adaptarla a las nuevas realidades del mercado energético y del país.

 «De seguir esto como va, tendremos que cambiar algunas proyecciones económicas para Venezuela», estimó.

 

 

 

 

 

POLÍTICA · 16 AGOSTO, 2022

Conozca las posiciones a favor y en contra de que EEUU compre petróleo a Venezuela  

Texto por Deisy Martínez

Parece no haber duda de que el encuentro directo entre la Casa Blanca y Miraflores tiene un motivo principal y es el económico. De acuerdo con analistas y expertos, Estados Unidos se prepara para dejar de comprar petróleo a Rusia, en represalia por la invasión a Ucrania y tras enfrentar una crisis de desabastecimiento.

 La versión es reforzada con el decreto del presidente Joe Biden de este martes 8 de marzo, que prohíbe las importaciones de petróleo, gas natural y carbón de Rusia. Las importaciones hacia EE. UU. del petróleo procedente de Rusia suponen cerca del 8 % del total, mientras que en el caso europeo es del 27 %, según datos oficiales.

 Del otro lado, al gobernante Nicolás Maduro lo mueve el interés de que la administración de Biden levante sanciones individuales y económicas, principalmente contra la estatal Pdvsa.

 Desde que se supo sobre la visita de la delegación de EE. UU. a Caracas para reunirse con el gobierno de Maduro, detalles del encuentro y una posible agenda, se ha levantado una polvareda de reacciones a favor y en contra de políticos y economistas tanto en suelo estadounidense como en el venezolano.

 Por un parte se condena el interés de Biden de comprarle crudo «a una dictadura» y por la otra se aplaude el diálogo y el alivio de sanciones, especialmente las que afectan al sector petrolero, para que Venezuela pueda mejorar sus ingresos y aliviar la crisis humanitaria.

 A continuación un recuento de los principales argumentos, entre los que parecen predominar las condenas.

Contacto entre EEUU y Maduro no elimina diálogo en México, estiman analistas  

Senadores en contra

.- Marco Rubio. Senador republicano por el estado de La Florida. «Biden está usando a Rusia como una excusa para hacer el acuerdo que siempre quiso hacer de todos modos con el régimen de Maduro», publicó el político de ascendencia cubana a través de Twitter. 

 En fuertes señalamientos de condena al acercamiento Biden-Maduro, el senador acusó al mandatario estadounidense de querer reemplazar el petróleo que le compra EEUU a «un dictador asesino con petróleo de otro dictador asesino».

 Durante un diálogo entre la subsecretaria de Estado de EEUU, Victoria Nuland, Rubio le recriminó el interés de levantarle sanciones al gobierno de Maduro y del daño que a su juicio causa al reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino. Le advirtió además que la industria petrolera venezolana está destruida «luego de años de corrupción y mal manejo», lo que asegura sería alimentado si se le compra petróleo a Maduro.

.- Jim Risch. Senador republicado por Idaho. También pide no reemplazar el crudo pesado de Rusia por el suministro «de otro dictador». «Me sorprende que esta administración complazca a los dictadores cuando podemos satisfacer nuestras propias necesidades, sin sangre en nuestras manos», afirmó en el mismo encuentro con Nuland.

 .- Bob Menéndez. Senador del partido Demócrata por Nueva Jersey. «El esfuerzo de la administración Biden por unificar al mundo entero contra un tirano asesino en Moscú es encomiable, pero no debe socavarse apoyando a un dictador bajo investigación por crímenes de lesa humanidad en Caracas», dijo Menéndez también en conversación con Nuland.

 Enfatizó que las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, al igual que la «determinación y el coraje» del pueblo de Ucrania, valen más que unos 1.000 barriles de petróleo que se le puedan comprar al gobierno de Maduro.

 Otros senadores republicanos como John Barrasso (Wyoming) y Ron Johnson (Wisconsin) comparten igualmente la opinión según la cual «es un error» que Biden recurra a Venezuela en su búsqueda de más energía.

Condena de políticos venezolanos

 .- Antonio Ledezma. El exalcalde metropolitano en el exilio alerta que garantizarle más ingresos al país, administrados por Maduro, a través del levantamiento de sanciones contribuirá con el narcotráfico, tráfico de oro, además, asegura, con la consolidación de alianzas con la guerrilla colombiana, el grupo islámico Hezbolá, con Rusia, Irán, Cuba y Nicaragua, lo que incrementaría la amenaza en hemisferio.

 .- María Corina Machado. Organización Vente Venezuela. «Venezuela jamás será un proveedor confiable de energía a EEUU mientras Maduro y el régimen estén en el poder. Pdvsa es una empresa insolvente y sus recursos financieros están atrapados en el sistema financiero ruso. Además, el petróleo que hoy produce Venezuela es de China (para cobrar la deuda) y algo para Cuba», sostiene la exdiputada nacional.

 Considera que sería caer en «realismo mágico» creer que Maduro cumplirá sus promesas si no enfrenta una «amenaza real y creíble» para obligarlo a respetar reglas democráticas.

 ¿En el medio?

 La respuesta del Gobierno interino y de partidos del G4, cuyas autoridades fueron prevenidas según Nuland del encuentro con Maduro, fue la de un llamado al gobierno de Biden para que no levante ni flexibilice sanciones sin que antes se otorguen garantías democráticas y a restablecer el diálogo en México.

 «Aliviar sanciones a la dictadura solo debe darse con pasos irreversibles a la libertad y redemocratización. Solo con una solución real a la crisis, Venezuela tendrá garantías democráticas, institucionales y de transparencia, para ser un proveedor seguro y confiable de energía», expresó Juan Guaidó.

 Un comunicado amplía que de lo contrario, es decir, levantar sanciones a cambio de nada, contribuirá con la corrupción, ineficiencia y estado actual de la industria petrolera venezolana y hará inviable el suministro que espera EEUU.

 «Se estaría financiando y fortaleciendo a una dictadura acusada de crímenes de lesa humanidad», agrega el interinato.

 Mediante un comunicado, el partido Primero Justicia se pronunció a favor del uso de la negociación para restablecer la democracia en Venezuela y de que se concrete el reinicio del diálogo en México, tal como lo confirmó Maduro, a quien, subrayan, se debe presionar para que acepte elecciones presidenciales libres y transparentes.

 .- Geoff Ramsey. Experto en Venezuela de la Oficina de Washington para América Latina, declaró que a juzgar por los movimientos de la oposición venezolana, la medida estadounidense de acercarse a Maduro no se limita únicamente al petróleo.

 «Lo más interesante de los últimos tiempos es que la oposición en Venezuela insta a la administración Biden a brindar escenarios para que el régimen vuelva a la mesa para reactivar las negociaciones» dijo.

 Posiciones a favor

 .-Francisco Rodríguez. Economista. El director de la organización Oil for Venezuela, opuesto abiertamente a las sanciones que afectan a la economía venezolana, ve con buenos ojos el reinicio de un diálogo EEUU-Maduro con fines económicos.

 «Hay buenas razones para pensar que el país puede regresar a producir al menos 2,4 millones de b/d en un contexto de apertura petrolera y levantamiento de sanciones, permitiendo cubrir una parte del déficit causado por la respuesta a la invasión rusa de Ucrania», expresa en sus redes sociales.

 Basado en la experiencia de otros países con sanciones como Irak y Libia, estima que dicha recuperación en la producción que actualmente se encuentra en 700 mil barriles diarios, podría producirse en dos años, luego del levantamiento de sanciones.

 «Durante años, EEUU negó el impacto de sus sanciones sobre la producción petrolera venezolana. Pero cuando decidió que quería que Venezuela aumentase su producción, lo primero que hizo fue enviar una delegación a Caracas a discutir la flexibilización de sanciones», dijo.

Traer inversiones

 .- Manuel Rosales. Gobernador del Zulia. «Si estas conversaciones sirven para facilitar los caminos legales y que retorne a Venezuela las inversiones petroleras, se eliminen obstáculos al sector comercial, industrial y agropecuario, yo lo aplaudo. Si ayudan a la construcción del Zulia productivo, yo lo aplaudo, si sirve para que miles de venezolanos vuelvan a casa yo le tributo mis más emocionadas ovaciones», expresó el mandatario regional el 8 de marzo.

Durante un acto por el  XVI aniversario del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) en el estado Zulia, Rosales, excandidato presidencial en 2006, llamó a examinar el camino político de los últimos años y adecuar la lucha a las nuevas realidades «sin complejos, sin vacilaciones ni dilaciones» para que Venezuela pueda superar la crisis humanitaria.

Biden y Maduro se mueven por razones estratégicas, señalan internacionalistas

 

 .- Luis Oliveros. Economista. «Desde hace rato lo venimos diciendo, esta crisis (Rusia-Ucrania) le abre a Venezuela una excelente oportunidad. El petróleo venezolano es necesario, podría ser fundamental. Ojalá mejoren las relaciones. Ojalá veamos la embajada norteamericana abierta pronto. Ojalá», hizo votos.

 Advierte que para que el país saque provecho de tal oportunidad se necesitan cambios legales urgentes, específicamente una revisión y actualización de la Ley Orgánica de Hidrocarburos para adaptarla a las nuevas realidades del mercado energético y del país.

 «De seguir esto como va, tendremos que cambiar algunas proyecciones económicas para Venezuela», estimó.

 

 

 

 

 

¿Cómo valoras esta información?

5

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO