Familia de niños: “Me quedé sola con mis hermanitos” - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2019 05:32

Familia de niños: “Me quedé sola con mis hermanitos”

Ver más de

Mirla Perez | @mirlamargarita

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Es una expresión que se cruza, se sobrepone, está en todas partes, es pronunciada por alguien, por muchos o por nadie. Está en el ambiente. Está en la vida. En la vida de cada niño o niña que se queda sola. La familia es la más golpeada en este proceso tan duro como es la migración.

No hay seguridad, se quebrantó el piso firme del afecto, de los sueños y la esperanza. Se está quebrando lo que nos hace venezolano, el punto de anclaje que nos ha permitido ver el mundo con ilusión y con arrojo. ¿Qué puedo pedir a este niño que se quedó solo, sin afecto, sin piso, sin sueño? Sin madre, sin la raíz que lo sostenga.

Ya no son casos aislados, la tendencia es a ver crecer frente a nuestra mirada familias de niños solos. ¿Puedo llamarlos familia? Ya dudo. No tengo seguridad en lo que veo, pero siento la dolorosa sensación que estamos frente a la debacle, a la destrucción más grande de nuestra historia. Al sufrimiento más hondo, a la soledad más absoluta, al vacío afectivo que no logrará ser llenado por nada ni por nadie. Eso es lo que veo y siento estupor.

En un reciente estudio que hicimos en el Estado Zulia, el Centro de Investigaciones populares (CIP) junto al Observatorio Social y Humanitario (OSH), nos encontramos con esta realidad. Explotó ante nosotros. Niñas solas, sin adultos en la familia, enfrentan una de las realidades más dura que hayamos podido vivir.

La Hermana Betsabé, con lágrimas en los ojos, nos cuenta del hambre, la miseria, el abandono al que son sometidos nuestros niños. En una escuela en San Francisco, municipio al sur de Maracaibo, encontramos esta realidad: “Otra irregularidad que yo también he visto en el colegio… La cantidad de niñas que están quedando solas, a veces se quedan con el abuelo, pero tenemos casos, de niñas que se van con las de 5to año, una en 3er año y la otra en primaria, y están solas. Solas en una casa. La de 5to año es la que tiene que hacer frente, como hermana mayor de sus hermanitas, o quedan a cargo de la vecina, viven aquí, pero la vecina es la que le tiene que dar la “vueltita” de vez en cuando, pero las niñas están solas. Solas.”

¿Qué edad tiene la niña mayor, 15 0 16 años? Sí, es la hermana mayor de una familia de niñas. Esto en Venezuela era excepcional, hoy se está convirtiendo en norma. ¿Cuántas comunidades de niños vamos a tener? ¿Estamos calibrando el impacto, estamos dimensionando el problema a futuro, somos capaces de advertir las terribles consecuencias socio-culturales y afectivas que se han de desencadenar en el futuro?

Dar la mano no es suficiente

Como investigadora me hago la pregunta y como persona me atrapa el pánico y el dolor. Esto es parte de la crisis humanitaria que atravesamos. ¿Tienen conciencia los políticos de esto que se está viviendo en nuestras comunidades y nuestros niños en ellas? Es terrible que tenga que responder con un “no lo sé.”

“… Las niñas están solas…” en un territorio devastado como el zuliano. ¿Qué comen, quién le proporciona seguridad en las largas noches de agonía porque la luz no llega? Son niñas, el miedo debe ser el compañero inseparable en las noches calientes y oscuras que les toca vivir a diario. ¿Hasta cuándo podrán estudiar? Se acorta para ellas toda posibilidad.

Esta es la debacle que ha dejado el Estado criminal a su paso: niños sin escuela, sin educación y sin familia. Ver a esta Venezuela devastada desde los ojos de estos niños aterra. ¿Qué hacemos? La tendencia parece ser irreversible, los consejos de protección no existen, no garantizan nada, no tienen ni quieren tener capacidad de respuesta.

Como cristiana doy la mano, pero la mano no es suficiente, si no se ofrecen las respuestas estructurales, las que lleguen a la raíz, las que sean capaces de eliminar el mal desde el origen.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Del mismo autor

Mirar a través de los ojos de mi padre

 

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 13 NOVIEMBRE, 2019 05:53

Pregunta cruel

Estamos en transición: vivimos una ilusión de igualdad de género-unas sociedades más que otras

OPINIÓN · 12 NOVIEMBRE, 2019 05:22

Cuando la prensa es el enemigo

En la medida en que los presidentes deciden suspender suscripciones, lo vemos en una perspectiva del derecho a la libertad de expresión e información

OPINIÓN · 11 NOVIEMBRE, 2019 05:57

Ella habla con extraterrestres

Durante siglos, los seres humanos nos hemos preguntado si estamos solos en el universo y en los últimos 200 años, el reto ha sido el poder entablar una comunicación interestelar con una inteligencia extraterrestre, fascinando a algunos de los mejores científicos y matemáticos del mundo. Imaginemos que en el 2036 un nativo del sistema solar […]

OPINIÓN · 10 NOVIEMBRE, 2019 05:17

Las redes generan redes

las redes generan redes que pueden articular mejor los anhelos mayoritarios de las sociedades y fortalecer la calidad de la democracia.