OPINIÓN · 19 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El verdor de los manglares cambia con la Luna

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las recientes inundaciones han paralizado ciudades en todo el mundo. Estas últimas semanas, Pakistán, Filipinas, Italia, Austria y otros, sufrieron crecidas catastróficas. Y en casa se inundaron poblaciones en Lara, Aragua, La Guaira, Miranda, Carabobo, Apure y Barinas, lo que convirtió al periodo agosto-septiembre en uno de los más lluviosos en mucho tiempo. Pero la lluvia torrencial no es la única causa de las inundaciones. Muchos pueblos y ciudades costeras de Venezuela ya han sido afectados por las mareas, que cada vez son más altas.

Un estudio reciente de la NASA sugiere que las inundaciones empeorarán a mediados de la década de 2030, cuando la órbita de la Luna comience un nuevo ciclo. Además de esto, se suma el aumento del nivel del mar debido al cambio climático. Pero ¿qué significan los hallazgos para las vastas costas de Venezuela y los que viven allí? Que las inundaciones costeras que se han experimentado hasta ahora, pueden ser el inicio de lo que se verá en el futuro.

La atracción gravitacional de la Luna sobre las mareas del planeta es solo una de las muchas cosas que ocurren en la Tierra. Recientemente, los investigadores han descubierto que los ciclos lunares no solo sincronizan el momento de las migraciones de los animales y el desove masivo de corales, sino que también pueden influir en las fluctuaciones de la cubierta vegetal de los manglares.

Dado el creciente interés sobre los manglares, los hallazgos del estudio publicado en Science Advances podrían mejorar la comprensión de la aparente conexión entre los ciclos lunares, las mareas y el crecimiento de los manglares, y también podría dar una advertencia anticipada de su vulnerabilidad ante las sequías severas.

Los autores del trabajo habían leído respecto al “balanceo lunar” en una publicación realizada por la NASA, donde se mostraba que en su próximo ciclo las mareas provocarían un aumento de las inundaciones costeras. Así que el equipo de investigación estableció lo que parecía una fuerte conexión entre los ciclos lunares y los manglares. “Cuando trazamos la tendencia en la cubierta vegetal por año, notamos una oscilación realmente interesante en un ciclo aproximado de 18 años”, escribieron los autores. Agregando, “cuando observamos en detalle el momento de los altos y bajos del ciclo lunar, coincidió perfectamente con los cambios en el follaje de los manglares”.

Dirigido por ecólogos de humedales, el equipo de investigación midió la cubierta de los manglares utilizando imágenes satelitales de alta resolución, tomadas entre 1987 y 2020. Al profundizar en los datos, los científicos encontraron una fluctuación sorprendente en el follaje de los manglares. Esto ocurre porque la Luna afecta las oscilaciones de las mareas y humedece periódicamente las raíces de los manglares costeros, produciendo los patrones de crecimiento de estos árboles tolerantes a la sal. Llamado el “balanceo lunar”, este ciclo oscila cada 18,61 años, empujando a las mareas hacia abajo y hacia arriba en dos fases distintas, de alrededor de 9,3 años de duración. Este balanceo parece ser un factor dominante que controla la expansión y contracción del follaje de los manglares.

Cuando el balanceo lunar estuvo en su fase mínima, los investigadores determinaron que los ecosistemas de manglares se secaban, debido a que tenían menos días con las raíces saturadas de agua, generando un mayor estrés hídrico. Esto condujo a una cubierta vegetal más delgada. En su punto máximo, el balanceo lunar pudo impulsar mareas más altas, lo que promovió el crecimiento de los manglares. La sincronicidad entre el balanceo lunar y la cubierta de los manglares se destacó en un contexto de cambio climático constante, en el que las temperaturas más altas del aire, los niveles del mar y de CO2 están asociados con la expansión de los manglares y el engrosamiento de la cubierta vegetal.

Eso no es todo. El equipo descubrió que estos factores de los ciclos lunares y las mareas diarias también interactúan con otros eventos climáticos como El Niño, que influye en los períodos alternos de fuertes lluvias y sequías prolongadas en Australia y las costas de América del Sur. Por ejemplo, cuando unos 40 millones de manglares se secaron y murieron en el Golfo de Carpentaria en el 2015, la mayor muerte de manglares en la historia, un intenso fenómeno de El Niño coincidió con un mínimo de la oscilación lunar. Esto explicó por qué el Golfo sufrió una mayor pérdida de manglares que las zonas adyacentes.

El clima extremadamente seco del intenso fenómeno de El Niño no solo hizo que los niveles promedio del mar en el Golfo cayeran 40 centímetros, sino que la depresión en el ciclo lunar contribuyó a que las mareas bajaran aún más, lo que condujo a que vastas áreas de manglares estuvieran sedientas de agua. El análisis mostró que la muerte de los manglares también fue más pronunciada en las marismas que bordean las costas y los canales de los ríos, áreas sujetas a cambios extremos en la altura de la marea, lo que agregó peso a las conclusiones de los investigadores.

La humanidad es testigo de cómo los mares se arrastran inexorablemente más y más hacia arriba. Una vez se pensó que este sería un problema para las generaciones futuras, pero cada vez es más evidente que este es un desafío a ser atendido, aquí y ahora. La investigación publicada recientemente confirma esta conclusión. Estudios como este son importantes para desentrañar los ritmos naturales de la Tierra, y este, en particular, podría generar investigaciones futuras que analicen si la capacidad de los manglares para absorber y almacenar carbono en los suelos, también cambia con los ciclos lunares.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Enfoque personalizado para el tratamiento del cáncer

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

Nuevamente, hoy 28 septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, los grupos de mujeres de movimientos feministas en el mundo nos levantamos para exigir a los gobiernos la despenalización y legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, con el objetivo de reducir las muertes por interrupciones inseguras del […]

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

El humo de la democracia se ha ido esfumando rápidamente. Se oyen voces que pretenden reivindicar imposibles o erigir absurdos. Pero tan contradictorias intenciones, lejos de lograr algunas de las promesas en provecho del desarrollo, terminaron afectando propuestas de crecimiento que habría inspirado el progreso que presumía merecer el país. En los primeros 20 años […]

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?

La demencia es un síndrome neurocognitivo que se refiere a un conjunto de síntomas relacionados con la pérdida de memoria y el deterioro de la función cognitiva, entre otros. Una de las formas más comunes de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que afecta a millones de personas. Según los datos en 2020, unos 55 […]

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022

El verdor de los manglares cambia con la Luna

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Las recientes inundaciones han paralizado ciudades en todo el mundo. Estas últimas semanas, Pakistán, Filipinas, Italia, Austria y otros, sufrieron crecidas catastróficas. Y en casa se inundaron poblaciones en Lara, Aragua, La Guaira, Miranda, Carabobo, Apure y Barinas, lo que convirtió al periodo agosto-septiembre en uno de los más lluviosos en mucho tiempo. Pero la lluvia torrencial no es la única causa de las inundaciones. Muchos pueblos y ciudades costeras de Venezuela ya han sido afectados por las mareas, que cada vez son más altas.

Un estudio reciente de la NASA sugiere que las inundaciones empeorarán a mediados de la década de 2030, cuando la órbita de la Luna comience un nuevo ciclo. Además de esto, se suma el aumento del nivel del mar debido al cambio climático. Pero ¿qué significan los hallazgos para las vastas costas de Venezuela y los que viven allí? Que las inundaciones costeras que se han experimentado hasta ahora, pueden ser el inicio de lo que se verá en el futuro.

La atracción gravitacional de la Luna sobre las mareas del planeta es solo una de las muchas cosas que ocurren en la Tierra. Recientemente, los investigadores han descubierto que los ciclos lunares no solo sincronizan el momento de las migraciones de los animales y el desove masivo de corales, sino que también pueden influir en las fluctuaciones de la cubierta vegetal de los manglares.

Dado el creciente interés sobre los manglares, los hallazgos del estudio publicado en Science Advances podrían mejorar la comprensión de la aparente conexión entre los ciclos lunares, las mareas y el crecimiento de los manglares, y también podría dar una advertencia anticipada de su vulnerabilidad ante las sequías severas.

Los autores del trabajo habían leído respecto al “balanceo lunar” en una publicación realizada por la NASA, donde se mostraba que en su próximo ciclo las mareas provocarían un aumento de las inundaciones costeras. Así que el equipo de investigación estableció lo que parecía una fuerte conexión entre los ciclos lunares y los manglares. “Cuando trazamos la tendencia en la cubierta vegetal por año, notamos una oscilación realmente interesante en un ciclo aproximado de 18 años”, escribieron los autores. Agregando, “cuando observamos en detalle el momento de los altos y bajos del ciclo lunar, coincidió perfectamente con los cambios en el follaje de los manglares”.

Dirigido por ecólogos de humedales, el equipo de investigación midió la cubierta de los manglares utilizando imágenes satelitales de alta resolución, tomadas entre 1987 y 2020. Al profundizar en los datos, los científicos encontraron una fluctuación sorprendente en el follaje de los manglares. Esto ocurre porque la Luna afecta las oscilaciones de las mareas y humedece periódicamente las raíces de los manglares costeros, produciendo los patrones de crecimiento de estos árboles tolerantes a la sal. Llamado el “balanceo lunar”, este ciclo oscila cada 18,61 años, empujando a las mareas hacia abajo y hacia arriba en dos fases distintas, de alrededor de 9,3 años de duración. Este balanceo parece ser un factor dominante que controla la expansión y contracción del follaje de los manglares.

Cuando el balanceo lunar estuvo en su fase mínima, los investigadores determinaron que los ecosistemas de manglares se secaban, debido a que tenían menos días con las raíces saturadas de agua, generando un mayor estrés hídrico. Esto condujo a una cubierta vegetal más delgada. En su punto máximo, el balanceo lunar pudo impulsar mareas más altas, lo que promovió el crecimiento de los manglares. La sincronicidad entre el balanceo lunar y la cubierta de los manglares se destacó en un contexto de cambio climático constante, en el que las temperaturas más altas del aire, los niveles del mar y de CO2 están asociados con la expansión de los manglares y el engrosamiento de la cubierta vegetal.

Eso no es todo. El equipo descubrió que estos factores de los ciclos lunares y las mareas diarias también interactúan con otros eventos climáticos como El Niño, que influye en los períodos alternos de fuertes lluvias y sequías prolongadas en Australia y las costas de América del Sur. Por ejemplo, cuando unos 40 millones de manglares se secaron y murieron en el Golfo de Carpentaria en el 2015, la mayor muerte de manglares en la historia, un intenso fenómeno de El Niño coincidió con un mínimo de la oscilación lunar. Esto explicó por qué el Golfo sufrió una mayor pérdida de manglares que las zonas adyacentes.

El clima extremadamente seco del intenso fenómeno de El Niño no solo hizo que los niveles promedio del mar en el Golfo cayeran 40 centímetros, sino que la depresión en el ciclo lunar contribuyó a que las mareas bajaran aún más, lo que condujo a que vastas áreas de manglares estuvieran sedientas de agua. El análisis mostró que la muerte de los manglares también fue más pronunciada en las marismas que bordean las costas y los canales de los ríos, áreas sujetas a cambios extremos en la altura de la marea, lo que agregó peso a las conclusiones de los investigadores.

La humanidad es testigo de cómo los mares se arrastran inexorablemente más y más hacia arriba. Una vez se pensó que este sería un problema para las generaciones futuras, pero cada vez es más evidente que este es un desafío a ser atendido, aquí y ahora. La investigación publicada recientemente confirma esta conclusión. Estudios como este son importantes para desentrañar los ritmos naturales de la Tierra, y este, en particular, podría generar investigaciones futuras que analicen si la capacidad de los manglares para absorber y almacenar carbono en los suelos, también cambia con los ciclos lunares.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Enfoque personalizado para el tratamiento del cáncer

¿Cómo valoras esta información?

7

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana