De la pobreza hasta las mascarillas: las mentiras de la Memoria y Cuenta 2020

COCUYO CHEQUEA · 13 ENERO, 2021 20:27

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

30
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

Entre verdades, medias verdades y afirmaciones falsas. El mandatario Nicolás Maduro resumió los hechos que caracterizaron su gestión en el 2020 en una alocución que duró casi cuatro horas el pasado martes, 12 de enero.

De regreso en las instalaciones de la Asamblea Nacional, ahora de mayoría chavista y con su legitimidad en discusión, el gobernante habló sobre cómo Venezuela ha abordado la crisis sanitaria por el COVID-19, el impacto de las sanciones en la economía, las misiones sociales, la deuda externa y más.

La Unidad de Verificación de Datos y Fact checking de Efecto Cocuyo analizó el discurso de Maduro sobre su gestión en la presentación de la Memoria y Cuenta. A continuación, cinco mentiras que dijo en el Parlamento.

Cifras de pobreza

Según el gobernante durante el año 2020 la pobreza extrema por necesidad se ubicó en 4% y la pobreza general en 17%. Sin embargo, la estadística contrasta con la alarmante realidad que revela la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) 2019-2020 que concluye que Venezuela es el país más pobre de la región.

El estudio señala que, si se determina a través de la línea de pobreza, se encuentra que 96% de los hogares están en situación de pobreza y 79%  en pobreza extrema, hecho que significa en el último caso que los ingresos percibidos son insuficientes para cubrir la canasta alimentaria.

Si se adopta el método multidimensional, el cual incluye cinco dimensiones que abarcan además de los ingresos otras variables relacionadas con el empleo, la educación, las condiciones de la vivienda y los servicios públicos, se estima que 65% de los hogares se encuentran en situación de pobreza.

Toneladas de alimentos

Según Maduro “en 2020 se llegó a producir 400 mil toneladas de alimentos (…) y estamos llegando casi a un punto de auto abastecimiento y la actividad agrícola se está reinventando”.

Sin embargo, cifras de Fedeagro sostienen que la superficie sembrada en 2020 en maíz blanco y amarillo fue de 150.000 hectáreas, apenas un 20% de la producción ordinaria. En arroz, sumado el ciclo invierno–verano, es de 59.000 hectáreas al año y, para autoabastecerse, el país debe cosechar unas 220.000 hectáreas

Por otra parte, el vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), Celso Fantinel, señaló que la producción de alimentos retrocedió más de medio siglo.

Medicinas venezolanas para el COVID-19

Maduro dijo que Venezuela “alcanzó dos medicinas que se ha comprobado en los ensayos clínicos, en los ensayos de laboratorio y en todas las pruebas científicas, su efectividad del 100% para anular el virus del COVID-19”.

Maduro se refirió a la molécula DR10: un producto natural extraído de una planta con reputación de ser medicinal, pero cuya identidad aún se desconoce.

Aunque esta molécula se estudió en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), expertos aseguran que aún falta camino por recorrer, por lo que no se puede llamar medicina: el hecho de haber encontrado inhibición a nivel de laboratorio no significa que el compuesto, al final, pueda traducirse en un medicamento que pueda curar el COVID-19.

La segunda medicina se trata de las “gotas milagrosas del doctor José Gregorio Hernández”. Aún permanecen en evaluaciones. Sin embargo, ninguna de las dos opciones ha publicado estudios preliminares ni finales y hasta la fecha no existe tratamiento probado como efectivo al 100% ni recomendado por la Organización Mundial de la Salud contra el COVID-19.

Primer país del mundo en usar tapabocas

El mandatario aseguró que Venezuela fue el primer país del mundo en ponerse el tapaboca y declarar la obligatoriedad de su uso. En Shanghai (China) es obligatorio su uso desde el 8 de febrero de 2020 para todos los residentes. Al menos en la región, En América Latina, Uruguay anunció la obligatoriedad del uso de la mascarilla el 13 de marzo, el mismo día en el que fue implementado en Venezuela.