¿Alcaldías usan jornadas de vacunación para inyectar la Sputnik V? - Efecto Cocuyo

COCUYO CHEQUEA · 28 OCTUBRE, 2020 09:09

¿Alcaldías usan jornadas de vacunación para inyectar la Sputnik V?

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Que el temor al COVID-19 no nuble su capacidad para detectar desinformación. Una cadena asegura que las alcaldías (sin especificar cuáles) usan las jornadas de vacunación para colocar la Sputnik V sin el conocimiento de las personas.

Las primeras líneas de la cadena dicen: “atención, va a haber un operativo de las Alcaldías para vacunar a la población venezolana, van a decir: (que es la vacuna para el: Sarampión, Paludismo u otras enfermedades de erradicación sugeridas) eso es una absoluta mentira es: “la vacuna rusa Sputnik V” (sic). Luego asegura que tiene efectos secundarios y daños colaterales “irreversibles” y que trae un virus “para el exterminio de las masas”.

Esta desinformación aparece en el contexto de la llegada de la inmunización rusa al país. El pasado 2 de octubre, Venezuela recibió el primer lote de la vacuna rusa contra el COVID-19, la Sputnik V, para su aplicación como parte de la fase III de ensayos clínicos. Para captar voluntarios mayores de 18 años, el Sistema Patria habilitó una encuesta para que se postulen los interesados en participar en las pruebas.

Dos semanas después, el Centro Nacional de Bioética (Cenabi) advirtió al país que la vacuna rusa contra la COVID-19, la Sputnik V, aún se encuentra en fase experimental, por lo que no está autorizada para su uso en la población general, pese a que el gobierno de Nicolás Maduro haya aprobado su aplicación.

Jornadas de vacunación

La Unidad de Verificación de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo dividió la cadena en varias partes para facilitar la revisión. Se consultaron cuentas de Twitter, notas de prensa y chequeos anteriores para dimensionar lo que aparece en el texto.

La cadena tiene un par de elementos que hacen pensar que se podría tratar de una desinformación: no da detalles sobre la acusación de hace. No especifica qué alcaldías tienen operativos de vacunación, cuándo empezaron o algún detalle sobre cómo es el modus operandi de estas jornadas en las que se aplican inmunizaciones sin consentimiento de las personas.

El texto solo aparece en la cuenta de Twitter y Facebook de La Voz Suprema, donde se suele publicar desinformación. No se encontró ningún portal de noticias con la denuncia que aparece en la cadena.

Para tener al menos una muestra de los 335 municipios del país, Cocuyo Chequea buscó jornadas de vacunación solo en el Área Metropolitana de Caracas a través de las herramientas de búsqueda avanzada de Twitter. En las cuentas de las alcaldías y de algunos alcaldes se rastrearon las palabras “vacuna” y “vacunación”.

Las alcaldías de El Hatillo, Baruta, Chacao y Sucre no tienen operativos en curso.  Sin embargo, sí se hizo una jornada gratuita en el municipio Libertador, del 15 de septiembre al 15 de octubre. Según la información publicada por la alcaldesa Erika Farías, ninguno de estos operativos estaba relacionado con los ensayos clínicos de la inmunización rusa.

Efectos secundarios

Los posibles efectos secundarios de una vacuna en fase de pruebas son previsibles y forman parte del proceso que se debe seguir para crear una inmunización efectiva. El Cenabi advirtió que, al ser un producto experimental, la vacuna puede causar efectos secundarios negativos. Por esta razón es importante que las personas que deciden participar en los experimentos tengan en cuenta que:

1️⃣Nadie puede obligarlos a formar parte

2️⃣Los responsables deben informar antes de la aplicación cuáles son las características de la vacuna que va a recibir y sus efectos positivos y negativos

3️⃣La información de la vacuna debe estar un “protocolo de investigación“, que debe ser sometido a la aprobación de un comité independiente de bioética en el país

“Las personas que están recibiendo la vacuna en esta condición experimental corren mayores riesgos que las que la reciben una vez aprobada, porque la eficacia del producto no está del todo comprobada y pudiera producir efectos secundarios negativos que no se conocen para el momento”, dice el documento.

Cuidado con los antivacunas

Los posibles efectos secundarios de cualquier vacuna experimental no deben confundirse con los efectos secundarios que podría generar un producto ya aprobado. Desde la aparición del COVID-19 en el mundo, los grupos antivacunas han desarrollado una campaña de desinformación en contra de las inmunizaciones sin ninguna base científica.

Uno de sus argumentos es el posible impacto negativo en la salud. Cocuyo Chequea ha verificado varias cadenas y teorías conspirativas sobre las vacunas, algunas relacionadas con Bill Gates, otras con la red 5G y una que asegura que las inmunizaciones cambian el material genético de las personas.

La sección de vacunas del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos explica que los efectos más comunes tras la vacunación son leves. Algunos son dolor o inflamación en el área donde se aplicó la inmunización, fiebre, cansancio, dolor de cabeza y dolor muscular. Esta es una reacción normal y es una señal de que el cuerpo está empezando a desarrollar la protección contra la enfermedad.

Las reacciones alérgicas graves son muy poco frecuentes, le ocurre a una o dos personas de cada millón de dosis administradas.

La vacuna rusa y los “virus mortales”

Al 15 de septiembre, 14% de las 300 personas vacunadas en Rusia con la Sputnik V mostraron efectos secundarios, dijo el ministro de Sanidad, Mijail Murashko. Comentaron que sintieron debilidad, leves dolores musculares y fiebre. Sin embargo, según el titular de Sanidad, se trata de reacciones previsibles, “justo lo que está descrito en las instrucciones”.

Hasta el 14 de octubre, el Instituto de Epidemiología de Rospotrebnadzor, responsable de la protección de los derechos del consumidor en Rusia, no había registrado efectos secundarios graves, según dijo su vicedirector a la agencia de noticias Sputnik.

Datos recopilados por Prodavinci señalan que existe una controversia en relación con los resultados preliminares de la vacuna rusa. Un grupo de científicos cuestionaron los resultados de las fases I y II. Algunos solicitaron la data numérica original de estas etapas pero los científicos del Centro Nacional Gamaleya no respondieron.

En conclusión, si bien es cierto que la vacuna rusa podría tener algunos efectos secundarios, lo que es común en una vacuna experimental, es falso que las alcaldías estén haciendo jornadas para inyectar la Sputnik V sin conocimiento de las personas.