El motín por los derechos humanos que pone los ojos del mundo en El Helicoide

Motín, bombas lacrimógenas, familias angustiadas, desinformación. Este 16 de mayo El Helicoide, sede caraqueña del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), mostró un escenario que predomina en las cárceles comunes del país cuando los presos deciden exigir que se respeten sus derechos. Algo totalmente inesperado para sus custodios, pues la repercusión nacional e internacional de este hecho puso los ojos del mundo en este centro de reclusión venezolano.

Al mediodía, los familiares que esperaban su turno para visitar a los reclusos se angustiaron cuando los funcionarios del Sebin los sacaron de las instalaciones. Se escucharon gritos y detonaciones provenientes del interior de lo que debe ser un centro de detención preventiva, es decir, un lugar donde los detenidos solo deben pasar 48 horas, según lo estipulan las leyes venezolanas.

Dentro de las celdas, un grupo de presos había golpeado a Gregory Sanabria, estudiante de Táchira detenido por razones políticas desde 2014. Al parecer, el joven intentó mediar para evitar que una protesta por los derechos humanos se convirtiera en una revuelta violenta. Lo que ganó fue una golpiza en la cara.

Lea también: Agredido el preso político Gregory Sanabria en El Helicoide

Sus compañeros presos políticos lo auxiliaron y lograron unificar esfuerzos. Así, los llamados presos comunes, aliados con los presos políticos se adueñaron del acceso a las celdas y prohibieron la entrada a cualquier funcionario. En total, el grupo lo conforman 265 personas, entre ellos 30 mujeres.

Suspensión de traslados a tribunales, centros penitenciarios e instituciones médicas; escasez de agua y alimentos; aislamiento; insalubridad y hacinamiento, eran las principales exigencias que motivaban su acción.

“Ellos tienen dos meses sin agua. Debemos darles dinero para que paguen una cisterna. Yo, por ejemplo, tuve un año sin ver a mi familiar, que está preso desde 2015. Ahora solo le dan comida una vez al día y solo los días de visita dejan que coman lo que uno trae”, manifestó una de las mujeres a la que le suspendieron el acceso por la situación irregular.

El motín ocasionó una respuesta: bombas lacrimógenas y suspensión de la visita. Una hora después, un grupo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) con equipos antimotín se apostó en el patio que funge como entrada a la sede. Una amenaza para los detenidos.

Las redes sociales estallaron. En El Helicoide hay 54 presos políticos -según Foro Penal-, entre los que se encuentran Joshua Holt, un ciudadano americano; Daniel Ceballos, exalcalde del municipio San Cristóbal (Táchira); Gregory Hinds y Geraldine Chacón, miembros de la ONG Embajadores Comunitarios; y cuatro adolescentes (dos de ellas mujeres) con boletas de excarcelación sin ejecutar, como también es el caso de otro de los reclusos que protestaban hoy, el concejal de San Cristóbal José Vicente García, entre varios que tiene la misma condición.

Lea más: Daniel Ceballos desde El Helicoide: Estamos decididos a resistir, incluso con nuestras vidas

A las 3:00 pm, uno de los privados de libertad, detenido por agredir a un diputado, logró comunicarse con un familiar que se encontraba a las afueras de El Helicoide y le indicó que solicitaban la presencia del fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab, y de la ministra para Servicios Penitenciarios, Iris Varela, para dar celeridad a sus causas.

La mayoría están frenadas debido a la falta de traslados a los tribunales; además de que otro grupo tenía pendientes medidas cautelares de libertad y boletas de excarcelación.

Lea también: Presos y sus familiares exigen presencia del Fiscal General en El Helicoide

“El Tribunal 24° de Control de Caracas pidió el traslado de mi hijo a un centro médico. Aún no ha sido llevado”, denunció Jorge Fernández, padre de Vilca Fernández, quien sufre de hipertensión y problemas respiratorios. Su hijo está preso por un mensaje en Twitter que publicó en 2016 dirigido a Diosdado Cabello. Su juicio se inició el año pasado, después de 14 audiencias diferidas.

Pero Jaime Brito, de 24 años de edad, vive una situación de retardo procesal mucho más grave. Desde hace dos años fue aprehendido por uniformados del Sebin y fue señalado de participar en el homicidio de un alto funcionario del Ejército en 2016. Sus parientes aseguraron a Efecto Cocuyo que nunca ha sido presentado en tribunales; es decir, no ha sido imputado por ningún delito en todo este tiempo.

Lo mismo ocurre con Juan Pedro Lares, hijo de un alcalde de Mérida, quien fue aprehendido en ese estado y trasladado a El Helicoide. Hasta ahora se desconoce la razón de su detención.

En las afueras de la sede del Sebin también se encontraba María Lourdes González, madre de Óscar Millán, privado de libertad el 24 de enero de este año. Ella aseveró que desde esa fecha no ha visto a su único hijo, quien pertenecía a una ONG llamada Corazón Valiente.

“Están en una celda de dos metros cuadrados. Duermen sentados sobre unas colchonetas pegados a la pared. Los excrementos deben guardarlos en bolsas o potes que son los que quedan de la comida que les pasan los familiares. Hay cucarachas. Algunos tienen infecciones en la piel, en los oídos y diarrea“, manifestó la mujer.

Lea también: Cortan servicio eléctrico en las instalaciones del Sebin en El Helicoide, denuncian presos

A las 9:00 de la noche, el comisionado de la Policía de Chacao Fred Mavares, uno de los que tiene boleta de excarcelación firmada en agosto de 2016 pero sigue tras las rejas, hizo contacto telefónico con los familiares que se encontraban afuera del centro de reclusión.

.- FM: Estamos en una manifestación de resistencia constitucional. Aquí hay muchas personas secuestradas. Al principio fuimos atacados con bombas lacrimógenas, pero no hay ningún preso, ni común ni político, lesionado. Estamos todos juntos, no hay conflicto interno.

.- Periodistas: ¿Cómo se encuentra Gregory Sanabria y quién lo agredió?

.- FM: Gregory Sanabria fue el detonante porque unos presos por negligencia del Sebin lo agredieron. Está bien, maltratado. Está en la lucha con nosotros.

.- P: ¿Hay presencia del Ministerio Público?

.- FM: Ahora llegó un representante de Tarek William Saab. No queremos negociar nada sino que se cumpla con la Constitución y el mandato de los jueces.

.- P: ¿Han hablado con funcionarios del Sebin?

.- FM: En ningún momento hubo violencia contra los funcionarios del Sebin. Ellos se fueron retirandopor las buenas“. Saben el estado de indefensión en el que estamos y por eso se retiraron sin novedad.

.- P: ¿Cómo está Joshua Holt?

.- FM: Joshua está muy bien, está unido a la manifestación. Está en su celda, tranquilo. Estamos tratando de que no se involucre en esta situación. Logramos sacar un video de él para que el mundo supiera que está bien.  Estará bien, hasta que no nos vayan a atacar.

.- P: ¿Cómo están los adolescentes?

.- Los menores de edad están bien. Están resguardados. Es algo delicado porque ellos no deberían estar en esta institución. Están aquí secuestrados.

Minutos después, Gonzalo Himiob, director de Foro Penal, llegó al sitio. Reiteró las declaraciones del comisionado Mavares y responsabilizó a las autoridades del Estado por la integridad física de los privados de libertad.

Poco antes, el encargado de negocios de los Estados Unidos en Venezuela, Todd Robinson, denunciaba que no fue atendido en la sede de Cancillería venezolana, a donde asistió para solicitar información sobre los ciudadanos estadounidenses presos en El Helicoide, entre ellos Holt.

También el secretario general de la OEA, Luis Almagro, había condenado los actos violentos contra los presos políticos y los principales medios internacionales seguían de cerca lo que ocurría en esta sede de la policía política, efectuando contactos con los familiares e incluso vía telefónica con algunos de los detenidos, como lo hizo en la noche CNN en Español.

Doce horas después de que inició el motín de los presos del Sebin, los altos funcionarios del Estado con quienes los manifestantes solicitaron hablar no habían llegado a El Helicoide y los familiares continuaban a la intemperie esperando respuesta, además porque temen que si se ausentan, los detenidos sean trasladados intempestivamente sin que se conozca su destino ni el estado físico de cada uno de ellos.

Los que sí llegaron fueron los diputados Richard Blanco, Juan Andrés Mejías y Tamara Adrián, entre otros. También estuvieron activistas de derechos humanos como Alonso Medina Roa, José Vicente Haro, Rosa Orozco y Carlos Daniel Moreno.

Cardenal Urosa llama al Gobierno a evitar un derramamiento de sangre en El Helicoide

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!