«Queremos salud»: Mujeres con cáncer de mama piden respuestas, a un año de las cautelares

SALUD · 18 OCTUBRE, 2021 19:37

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

María Alejandra Díaz recibió un diagnóstico oportuno de cáncer de mama, pero la falta de acceso continuo a su tratamiento derivó en una recaída. Aunque en octubre de 2020 fue una de las 12 mujeres con cáncer de mama que recibieron medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), su condición se ha agravado desde entonces y no ha recibido ni una llamada de parte del Estado. 

«En esta espera de medicamentos y llamadas tuve una recaída de la enfermedad y estoy padeciendo de cáncer de hígado, cáncer de pulmón y cáncer en los huesos. Ha sido un golpe bastante fuerte tanto para mí como para mi familia. Yo padezco la enfermedad, pero mi familia padece todo lo que implica conseguir salud o mantener por un tiempo más a un familiar a su lado», dijo este lunes 18 de octubre.

Durante una rueda de prensa en la víspera del Día Internacional contra el Cáncer de Mama, Díaz, de 45 años, destacó que no ha podido conseguir en el sector público los medicamentos que necesita para mantener su tratamiento. Tampoco ha podido realizarse los estudios requeridos para conocer el alcance de su metástasis en los huesos. 

«Hemos tenido que vender cosas para conseguir medicamentos porque para nadie es un secreto que el sistema de salud en Venezuela está muy deteriorado. Tratas de buscar los medicamentos y no los consigues, si quieres luchar por tu vida y ver crecer a tus hijos, tienes que buscar opciones y la opción que tenemos es recurrir a la venta de nuestras cosas», añadió. 

Díaz pide a las autoridades que tomen medidas para garantizar el acceso a la salud de las personas con enfermedades crónicas: «Nosotros no somos una carga, somos seres humanos y queremos tener salud. No escogimos tener la enfermedad». 

Luisa Rodríguez Táriba, directora de la Fundación de Lucha contra el Cáncer de Mama (Funcamama) reportó que el país sufre un colapso generalizado de los servicios oncológicos.

Denunció la ausencia de mamógrafos, ecógrafos, resonadores y tomógrafos, además de la inoperatividad de las unidades de radioterapia: en el país solo funcionan parcialmente las de Caracas en los oncológicos Padre Machado y Luis Razetti, mientras que las quimioterapias tampoco están garantizadas en su totalidad. 

De las 12 mujeres con cáncer de mama beneficiarias de las medidas cautelares, seis eran usuarias de Funcamama. De ellas, una falleció al quedarse sin atención.

«Otra tiene una metástasis en cadera y está en cama sin movilización», dijo Rodríguez y agregó que también sufrió una fractura porque debía caminar tres cuadras para buscar agua.

Una de ellas era enfermera. En el marco de la pandemia emigró a Alemania para buscar opciones para su salud, pero al llegar no pudo trabajar ni tener acceso a servicios médicos. Otra de las beneficiarias está hospitalizada por metástasis.

Entre rifas y espera

Una de las beneficiarias es María Zambrano, de 59 años, quien padece de un cáncer de mama agresivo y extraño desde hace tres años.

Para conseguir los medicamentos que necesita depende de su familia y de sus amistades, pues el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) no le garantiza todo su tratamiento. Además, debe resolver por su cuenta dónde realizarse exámenes. 

Ingresarla a un hospital oncológico le tomó a su familia 15 días de idas consecutivas al centro de salud: siempre les decían que no había cupo, relató la hermana de María Zambrano. 

«Cuando entró fue más costoso porque tuve que cubrir todos los medicamentos. Tuve que comprarlos con ayuda de mis hermanos, hice rifas para comprar medicamentos, para hacer exámenes y no pudimos hacer radioterapia», contó la familiar.

Resaltó que el sector público no realiza los más básicos estudios radiológicos. Tampoco ha podido garantizarle un gammagrama óseo por falta de recursos. 

«Es muy difícil convivir y ver a tu familiar que decae cada día más. Desde mayo de 2020 que recibió su última quimio, hasta el 4 de octubre de 2021 fue que fue evaluada por los médicos del oncológico, donde le diagnostican nuevamente ‘una pepita’ en espera de punción para una biopsia, que se hace en privado porque en público no hay insumos», dijo.

En el marco del mes de concientización sobre el cáncer de mama y a un año de las medidas cautelares que deberían garantizarle respuestas a su hermana, pide apoyo. «Que nos ayuden y no nos olviden».

Las otras seis mujeres eran representadas por SenosAyuda. Una de ellas tuvo que someterse a una segunda mastectomía y enfrenta una posible metástasis, contó Nancy Cardozo, gerente de la organización. De otras dos perdieron el rastro, mientras que las tres restantes todavía reciben el apoyo de la organización. 

Rodríguez y Cardozo igualmente denunciaron que las listas de espera para recibir atención son cada vez más largas y una mujer puede aguardar hasta seis meses para que le abran una historia médica. 

Enrique López Loyo, presidente de la Academia Nacional de Medicina y vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Mastología, destacó que las terapias de alto costo prácticamente han desaparecido del sector público, al igual que la posibilidad de obtener diagnósticos precoces y exámenes prioritarios. 

«Se ha producido una desobediencia del Estado venezolano al requerimiento de atención a las personas con cáncer de mama», expresó el especialista.

Las peticiones 

A un año de las medidas cautelares de la Cidh para 12 mujeres con cáncer de mama, las beneficiarias y las organizaciones peticionarias (Funcamama, SenosAyuda, Acción Solidaria, Prepara Familia y el Centro de Justicia y Paz) exigen al Estado que adopte medidas para proteger el derecho a salud, vida e integridad de las personas con cáncer. 

Natasha Saturno, representante de Acción Solidaria, indicó que las organizaciones también llaman al Estado a reconocer la gravedad de la emergencia humanitaria compleja y la afectación sobre las personas con condiciones oncológicas. 

También solicitaron reestructurar el Programa Nacional de Oncología y ofrecer tratamiento médico, exámenes especializados y atención de calidad, además de incidir para que el Plan de respuesta humanitaria para Venezuela incluya a las personas con enfermedades no transmisibles y que exista un enfoque diferenciado de género. 

«Solicitamos la actualización de las estadísticas sanitarias y epidemiológicas, especialmente las oncológicas, que no se publican desde 2014», dijo Saturno.