Jaime Lorenzo: COVID-19 se extendió a toda la red hospitalaria - Efecto Cocuyo

SALUD · 21 NOVIEMBRE, 2020 08:46

Jaime Lorenzo: COVID-19 se extendió a toda la red hospitalaria

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett Fotos por Rosalí Hernández

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Tras ocho meses de emergencia nacional, para el doctor Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos de Venezuela, ya no existe una primera línea de atención como se concebía al inicio de la pandemia: el personal de salud de todos los niveles ha tenido que tratar COVID-19 en Venezuela, que según cifras oficiales ya alcanzó a más de 97.000 personas y provocó más de 850 muertes.

“La primera línea de atención eran las emergencias y las terapias, pero ahorita en toda la red hospitalaria, en todos los niveles, ha habido pacientes con COVID-19. Todo el personal de salud de convirtió en una sola línea de atención”, dijo a Efecto Cocuyo.

Jaime Lorenzo, cirujano del Hospital Periférico de Catia, recordó que al principio de la pandemia era limitada la cantidad de hospitales que podían recibir a personas con síntomas de COVID-19, pero con el paso de los días comenzaron a llegar a los más de 300 hospitales en el país.

“Uno veía que la gente iba a los hospitales, y llegaron a colapsar, pero si ahora en vez de tener la atención en 46 hospitales la tienes en 300, la cantidad de pacientes en un solo centro disminuye. Eso es lo que estamos diciendo: la enfermedad está en todo el sistema de salud. Vemos que ha disminuido la cantidad, pero nuestro gran temor es que los números comiencen a crecer exponencialmente en cualquier momento con la toma de decisiones”, expresó.

Para el vocero, a pesar de que el coronavirus se extendió por todo el territorio, la dotación de protección de parte del Estado venezolano sigue siendo baja y muchos hospitales todavía dependen de donaciones para proteger a sus trabajadores. En ese escenario, múltiples organizaciones de la sociedad civil se han encargado de entregar equipos de protección en alianza con sociedades médicas y grupos como Médicos Unidos de Venezuela.

“Revisando el histórico nos damos cuenta de que la dotación de materiales de protección personal para el equipo de salud ha sido poca. El último gran anuncio de donación lo podemos ir ubicando entre junio y agosto, cuando la Organización Panamericana de la Salud hizo entrega de materiales con la Asamblea Nacional y el gobierno de Maduro. Eso es lo último que tenemos de información de voceros oficiales”, indicó. Hasta la actualidad, no poseen más información sobre grandes compras estatales para proteger a los trabajadores.

Lo positivo

Desde el incremento del número de casos de COVID-19 en Venezuela, Médicos Unidos ha hecho seguimiento al personal de salud fallecido con criterios compatibles con la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, que según sus cálculos supera los 254.

Aunque los médicos no han dejado de fallecer, Lorenzo cree que a partir del impacto inicial generado por el aumento del número de trabajadores afectados, las campañas han mejorado la protección entre los propios trabajadores sanitarios.

“Con las campañas por parte de todas las organizaciones y el llamado de atención al equipo de salud pensamos que ha hecho efecto con fuerza, pero en los últimos informes todavía hay casos. Eso nos indica a nosotros que quizás los materiales no están llegando a las manos de algunos equipos de salud”, añadió.

Entre los elementos positivos que ha dejado la pandemia es la solidaridad entre algunos venezolanos, pues en muchos estados los mismos ciudadanos y algunas organizaciones de la sociedad civil han organizado mecanismos para llevar alimentos a los equipos de salud. Un último aspecto favorable es que la pandemia puede significar el regreso a la medicina preventiva y no enfocarse únicamente en la medicina curativa.

“La otra situación positiva es la higiene que debe tener toda persona. Con esta pandemia y el trabajo de todas las organizaciones y los comunicadores hemos reivindicado el lavado de manos. En la medida en que volvamos a la conciencia de prevención también podremos evitar otras enfermedades como tuberculosis y hepatitis”, destacó.

Lo que falta

Jaime Lorenzo es tajante: uno de los factores que inciden en el trabajo que día a día el personal de salud es la situación salarial en el sector público. Así, afirma que mejorarlo es una urgencia: un médico de “alta jerarquía” ni siquiera percibe el equivalente a 25 dólares mensuales, mientras que un médico recién graduado no llega a los 8 dólares mensuales.

Un segundo aspecto a mejorar según Jaime Lorenzo es la falta de transparencia y la ausencia de una unidad verdadera para reducir el impacto del COVID-19 en el país.

“Tener a todos los mejores luchando en conjunto para combatir una enfermedad como esta es lo que no se hizo. Además, volver ideológica la lucha contra la enfermedad no es lo más adecuado”, dijo el director de Médicos Unidos. “Otra cosa negativa es querer tapar las situaciones reales de lo que ocurre con la enfermedad y lo que pareciera el intento de hacer un uso político de la misma. Se están tomando decisiones socioeconómicas sin tener en cuenta la caracterización de la enfermedad”.