Poco o nada habla la gente del revocatorio, dicen líderes comunitarios

POLÍTICA · 22 ENERO, 2022 10:30

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

«Para nada, aquí la gente está pendiente solo de cómo resuelve su día a día», así responde, Julimer Chirinos de 35 años, al preguntársele sobre si conoce la propuesta de un referendo revocatorio contra el mandato de Nicolás Maduro y si se habla del tema en su comunidad.

Chirinos vive con sus hijos y esposo en la parte baja de San Blas, en Petare, municipio Sucre del estado Miranda. Comenta que la comunidad tiene serios problemas de agua y transporte, sin dejar de lado la preopación diaria por obtener el ingreso necesario para que los hijos no se acuesten sin comer.

«A veces veo sobre el tema en redes sociales, personas que están a favor o en contra. Yo creo que la gente solo quiere que se resuelvan los problemas y vivir mejor. En estos momentos no veo a nadie capacitado para gobernar el país ni del chavismo ni de la oposición», dice a Efecto Cocuyo.

El líder comunitario de Petare Norte, Vicente Páez, ratifica lo que expresa Chirinos. Los petareños, asegura, en su mayoría solo hablan del alto costo de la vida, de que falta el gas y que el agua potable por tuberías no llega desde hace más de 60 días.

Su opinión personal es que el revocatorio planteado es «una trampa del gobierno» para legitimarse. Se pregunta si los países del mundo seguirán insistiendo en que «Maduro es un usurpador» y continuarán con las sanciones si el gobernante gana la consulta, haciendo uso de todos los recursos a su alcance. Aunado a ello, señala la oposición está muy «golpeada y desprestigiada» y debe revisar su liderazgo.

«De todas maneras la mesa aún no está servida, se le tiene que explicar a la gente cuáles son las condiciones para participar», agrega.

Miedo a firmar

En Catia y Antímano, del Distrito Capital, líderes comunitarios expresan algo similar. El revocatorio no es un tema que preocupe a la comunidad y entre los pocos que lo conversan manifiestan numerosas dudas sobre el proceso.

«Hay miedo por las firmas, por las listas que se puedan hacer después con ellas, quitar bonos, bolsas (del Clap), pero también la necesidad motiva, hay un deseo de salir del gobierno y el revocatorio puede ser una oportunidad, pero primero hay que tener claridad sobre el proceso», señala el líder social de Antímano, José «chegoyo» Ochoa.

Ochoa cree que si la oposición mayoritaria no se suma al impulso del revocatorio será «cuesta arriba» que las organizaciones autorizadas por el Poder Electoral puedan recabar las manifestaciones de voluntad (20% del Registro Electoral). También considera que si la convocatoria cobra fuerza entre la gente, los partidos deben saber escuchar y acompañar el clamor popular.

El Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover), Todos Unidos por el Referendo Revocatorio y el el Comité Ejecutivo Nacional de Confedejunta, en conjunto con el Comité de la Democracia Nacional como Internacional, son las organizaciones autorizadas por el Consejo Nacional Electoral para recabar las 4.231.969 de manifestaciones de voluntad.

El dirigente confiesa que si la propuesta toma forma estará dispuesto a impulsarla en su comunidad «porque es un derecho constitucional y una oportunidad si el pueblo así lo quiere».

Tras reafirmar que la comunidad «está pendiente de otros temas del día a día», Kadary Rondón, desde Catia, percibe que toda la información relacionada con el revocatorio es muy reciente y poca y hay que esperar cómo se desenvuelven los acontecimientos y ver si la gente asume y compra la propuesta.

Al igual que Páez piensa que el referendo solo servirá para legitimarle el período a Maduro hasta 2024. También ve con escepticismo que el CNE haya ahorrado el primer paso a las organizaciones (recolección de 1% de firmas), lo que a su juicio indica que hay un interés oculto de Miraflores, al permitir por ahora que fluya el proceso.

Desde Chacao Jetse López y Susana Henríquez igual señalan que las preocupaciones actuales del colectivo del municipio giran en torno a problemas como la falta de agua e Internet y el acceso a los alimentos y no en temas como el revocatorio. Como dirigentes vecinales expresan sus dudas sobre que el referendo se concrete al igual que ocurrió en 2016.

«No estoy en contra de que haya gente que impulse el referendo porque es un derecho constitucional y es válido jugar en todos los tableros. Hay que esperar a ver si se logra convocar y evaluar los llamados a participar o no», dice López.

 Chat vecinales

En las calles de Baruta y El Hatillo prácticamente no se habla del tema, pero es distinto en los chat vecinales en los que los participantes, aunque de manera incipiente, comienzan a manifestarse a favor o en contra del revocatorio.

«El debate aún no está caliente», apunta Christian Rivas de la organización vecinal Baruta en Movimiento.

En lo personal, Rivas difiere de la propuesta de revocatorio por las experiencias negativas de 2004 y 2016 y por la división que reina en la oposición. Se inclina porque el antichavismo se reorganice, trabaje en la unidad y se prepare para los comicios presidenciales de 2024, con la escogencia de un candidato unitario.

Pese a ello, sugiere a quienes promueven el referendo a informar más la gente sobre el proceso y responder a dudas tales como quién viene después si se lograra revocar a Maduro y cómo se daría esa transición de cara a 2024.

Maru Redondo, líder comunitaria baruteña habla de un «sí condicionado» al tema del revocatorio en su ámbito de acción porque la gente que habla del tema tiene grandes dudas. Una de ellas, señala es quiénes están detrás del impulso del referendo a parte de Mover y si entre las tres organizaciones autorizadas por el CNE recogerán las firmas o si será una sola.

Desde Mover se está a la espera de que el ente comicial publique el cronograma sobre el proceso de revocatorio, «lo antes posible», para arrancar, paso por paso con la recolección de las manifestaciones de voluntad. 

«Hay dudas y desconfianza», comenta Redondo. Aun así comparte la opinión según la cual los venezolanos deben aprovechar los mecanismos de participación a su alcance, entre ellos el referendo, para movilizarse y expresarse. Destaca que organizaciones vecinales del municipio se alistan para promover la discusión del tema del revocatorio en las comunidades e informar a sus habitantes.

«Vamos a comenzar a promoverlo»

Con la finalidad de informar a los vecinos y darle herramientas para que analicen los pro y los contra de la propuesta de revocatorio y tomen una decisión, la organización Foro Hatillano tiene previstos una serie encuentros para la discusión en el municipio, los primeros días de febrero. Su directora, Marianela Escalona, apunta que tales foros incluirán la participación de miembros de Mover para que expongan su punto de vista.

«Todo mecanismo de participación es válido como salida a esta crisis, hay que participar. Sabemos que el gobierno de Maduro intentará sabotear el proceso pero igual los venezolanos debemos poder ejercer nuestro derecho, confiar en nosotros mismos y en nuestra capacidad para movilizarnos», sostiene.

Desde El Hatillo, otra líder comunitaria, Irina Arraiz, señala que el revocatorio es tema de conversación mayormente entre vecinos de entre 40 y 50 años, pero especialmente de la tercera edad. Percibe inquietud por las firmas que se recojan y por lo que pueda hacer el gobierno de Maduro con ellas, desde anularlas hasta usarlas para la persecución o tomar represalias.

«Yo apoyaré el revocatorio si logran hacerlo, aunque preferiría que la oposición se enfoque en la preparación para 2024. Pero desde ya se debe informar a la gente sobre el referendo, hablarle claro, explicarle bien cómo se piensan recoger esas firmas y no crear falsas esperanzas», añade.