OPINIÓN · 14 SEPTIEMBRE, 2022 05:00

Se necesitan hombres más valientes

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

9
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Coraje, arrojo, valentía, son atributos comúnmente asociados a la masculinidad tradicional cuando de conquistar territorios y controlar el poder se trata. Pero no son esas cualidades las que emergen para defender los derechos humanos de las mujeres. Antes bien, lo que observo ante los hechos de discriminación hacia las mujeres por parte de muchos hombres, es cierta apatía o abstención, una especie de actitud de ver los toros desde la barreras o de complacencia por un fenómeno que no les genera indignación y que la mayoría considera “natural”.

Conversando con grupos de hombres sobre estos temas, he descubierto que esas posiciones lo que encubren en el fondo es miedo. Temor a traicionar a la tribu, a no poder demostrar virilidad o reafirmar hombría, al “chaleco” y a las bromas de los fratres, a la exclusión. La cacareada solidaridad entre hombres pasa su factura a la disidencia, a quienes cuestionan los privilegios propios de ser varón, a quienes marcan distancia del estereotipo y se declaran feministas abiertamente. Los amigos de mi marido al leer lo que yo escribo o escuchar lo que yo digo le preguntan consternados: “¿cómo te calas esto?”

La práctica de que al nacer varón o mujer se atribuyan roles y características que deben ser cumplidas a toda costa, ha generado enormes desigualdades. Esa opresión, llamada género (masculino o femenino), se vive desde la jerarquía (lo masculino sobre lo femenino) y deriva en las brechas políticas, económicas y sociales que constatamos en todas las estadísticas que dan cuenta de la discriminación sexista.

El problema es que intentando mantener el estatus de miembro del privilegiado club de los varones, muchas mujeres, niñas y adolescentes siguen sufriendo discriminación abierta y encubierta. Cuando un hombre se para en la acera del frente de las necesidades e intereses de las mujeres, las brechas se amplían.

Por ello urge cambiar de diseño y atreverse a romper con los estereotipos que condicionan las relaciones humanas, tal y como las vivimos hoy. Eso requiere valentía de la de verdad. El coraje de todo pionero que sabe que está rompiendo paradigmas, que entiende que no será bien comprendido, que incluso será rechazado, pero que igualmente se atreve.


Atrevidos

Necesitamos hombres que pongan las alarmas ante los maltratos que sufren las mujeres en el ámbito personal o laboral o donde quiera que se dé el acto violento. No vale voltear la cara, hacerse el loco, mirar para otro lado. Queremos hombres que denuncien al compadre si es preciso y que deje claro que no será alcahuete de machos violentos.

Necesitamos hombres que no consuman pornografía, ni prostitución, conscientes de que están alimentando una industria de explotación sexual que solo beneficia a los proxenetas y delincuentes que usan el cuerpo de las mujeres para enriquecerse. Si no hay consumo no hay trata, no hay violencia sexual, no hay abuso.

Hombres que respeten la palabra de una mujer, cuando ella dice NO y que no las violen, ni las sometan en contra de su voluntad solo por satisfacerse a sí mismos. Hombres que no se definan hombres por la cantidad de mujeres con las que tienen sexo.

Queremos hombres a los que no les dé pena comprometerse al 100% en las labores de cuidados y asumir la carga doméstica como propia, y si es preciso estar dispuestos a dejar su carrera profesional para que su pareja tenga oportunidades. Que no sean siempre ellas las que tienen que abandonar por tener que cuidar hasta la suegra. Hombres que vayan a las reuniones del colegio, al pediatra, al dentista; que hagan tareas, los bañen, bajen fiebres, y asuman las labores no divertidas de la crianza.

Hombres que no aborten criaturas dejándolas antes de que nazcan, o después, sin asumir siquiera la pensión alimentaria ni la responsabilidad paterna que se amerita para no dejar solas a las mujeres con la crianza y sostenimiento del hogar.

Hacen falta hombres que dejen de contar chistes sexistas donde dejan a las mujeres en ridículo, que no les rían las gracias a los machistas cuando muestra sus videos y fotos de mujeres cosificadas o mercantilizadas como trofeo para su propio placer.

Hombres que escuchen más y hablen menos, sin interrumpir o explicar en tono condescendiente a las mujeres por pensar que la razón está de su lado y que de las mujeres solo se espera emocionalidad y hormonas.

Hombres en el poder que dejen de temer y combatir la presencia de mujeres poderosas en sus espacios, sabiendo que tienen que hacer ejercicios de “desempoderamiento”, tomar consciencia de sus privilegios y abrir espacios para compartir el poder. No queremos concesiones de inclusión porque somos la mitad de la población, no una minoría. Exigimos paridad en todos los espacios sin que salgan con la tesis de la meritocracia como excusa, porque esa regla no ha aplicado para ustedes nunca.

Hombres que nos acompañen en las marchas de denuncia, que hagan bulla ante los femicidios, que se indignen y digan basta, que conversen y discutan públicamente sobre el tema, que no descalifiquen nuestros reclamos ni nos hagan sentir que son temas segunda categoría.


Sé un activista

Necesitamos ir más allá de la sensibilización, para pasar a la acción. No es suficiente con que entiendas y nos des palmaditas, párate con nosotras y reclama también. La respuesta que queremos va por el compromiso decidido a romper el pacto patriarcal que ha preservado el poder para los hombres desde los inicios de la historia. No hay transformación cultural que no comience por una transformación personal. Por eso todos pueden hacer la diferencia desde sus propios espacios de vida.

Esta agenda por la igualdad de oportunidades y la defensa de nuestros derechos seguirá registrando lentos avances si no nos involucramos hombres y mujeres, en conjunto, en la erradicación de formas patriarcales de convivencia. No hay sociedad sostenible ni desarrollo posible, dejando por fuera al 50% de quienes la componen. Esta es una agenda de futuro, que nos beneficia a todos y todas y que debería estar en todos los planes prospectivos estratégicos de países civilizados.

Construyamos en equipo una sociedad más amable y menos injusta con las mujeres. Nos la deben.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: La violencia simbólica y las Primeras Ministras

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

Nuevamente, hoy 28 septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, los grupos de mujeres de movimientos feministas en el mundo nos levantamos para exigir a los gobiernos la despenalización y legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, con el objetivo de reducir las muertes por interrupciones inseguras del […]

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

El humo de la democracia se ha ido esfumando rápidamente. Se oyen voces que pretenden reivindicar imposibles o erigir absurdos. Pero tan contradictorias intenciones, lejos de lograr algunas de las promesas en provecho del desarrollo, terminaron afectando propuestas de crecimiento que habría inspirado el progreso que presumía merecer el país. En los primeros 20 años […]

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022

Se necesitan hombres más valientes

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Coraje, arrojo, valentía, son atributos comúnmente asociados a la masculinidad tradicional cuando de conquistar territorios y controlar el poder se trata. Pero no son esas cualidades las que emergen para defender los derechos humanos de las mujeres. Antes bien, lo que observo ante los hechos de discriminación hacia las mujeres por parte de muchos hombres, es cierta apatía o abstención, una especie de actitud de ver los toros desde la barreras o de complacencia por un fenómeno que no les genera indignación y que la mayoría considera “natural”.

Conversando con grupos de hombres sobre estos temas, he descubierto que esas posiciones lo que encubren en el fondo es miedo. Temor a traicionar a la tribu, a no poder demostrar virilidad o reafirmar hombría, al “chaleco” y a las bromas de los fratres, a la exclusión. La cacareada solidaridad entre hombres pasa su factura a la disidencia, a quienes cuestionan los privilegios propios de ser varón, a quienes marcan distancia del estereotipo y se declaran feministas abiertamente. Los amigos de mi marido al leer lo que yo escribo o escuchar lo que yo digo le preguntan consternados: “¿cómo te calas esto?”

La práctica de que al nacer varón o mujer se atribuyan roles y características que deben ser cumplidas a toda costa, ha generado enormes desigualdades. Esa opresión, llamada género (masculino o femenino), se vive desde la jerarquía (lo masculino sobre lo femenino) y deriva en las brechas políticas, económicas y sociales que constatamos en todas las estadísticas que dan cuenta de la discriminación sexista.

El problema es que intentando mantener el estatus de miembro del privilegiado club de los varones, muchas mujeres, niñas y adolescentes siguen sufriendo discriminación abierta y encubierta. Cuando un hombre se para en la acera del frente de las necesidades e intereses de las mujeres, las brechas se amplían.

Por ello urge cambiar de diseño y atreverse a romper con los estereotipos que condicionan las relaciones humanas, tal y como las vivimos hoy. Eso requiere valentía de la de verdad. El coraje de todo pionero que sabe que está rompiendo paradigmas, que entiende que no será bien comprendido, que incluso será rechazado, pero que igualmente se atreve.


Atrevidos

Necesitamos hombres que pongan las alarmas ante los maltratos que sufren las mujeres en el ámbito personal o laboral o donde quiera que se dé el acto violento. No vale voltear la cara, hacerse el loco, mirar para otro lado. Queremos hombres que denuncien al compadre si es preciso y que deje claro que no será alcahuete de machos violentos.

Necesitamos hombres que no consuman pornografía, ni prostitución, conscientes de que están alimentando una industria de explotación sexual que solo beneficia a los proxenetas y delincuentes que usan el cuerpo de las mujeres para enriquecerse. Si no hay consumo no hay trata, no hay violencia sexual, no hay abuso.

Hombres que respeten la palabra de una mujer, cuando ella dice NO y que no las violen, ni las sometan en contra de su voluntad solo por satisfacerse a sí mismos. Hombres que no se definan hombres por la cantidad de mujeres con las que tienen sexo.

Queremos hombres a los que no les dé pena comprometerse al 100% en las labores de cuidados y asumir la carga doméstica como propia, y si es preciso estar dispuestos a dejar su carrera profesional para que su pareja tenga oportunidades. Que no sean siempre ellas las que tienen que abandonar por tener que cuidar hasta la suegra. Hombres que vayan a las reuniones del colegio, al pediatra, al dentista; que hagan tareas, los bañen, bajen fiebres, y asuman las labores no divertidas de la crianza.

Hombres que no aborten criaturas dejándolas antes de que nazcan, o después, sin asumir siquiera la pensión alimentaria ni la responsabilidad paterna que se amerita para no dejar solas a las mujeres con la crianza y sostenimiento del hogar.

Hacen falta hombres que dejen de contar chistes sexistas donde dejan a las mujeres en ridículo, que no les rían las gracias a los machistas cuando muestra sus videos y fotos de mujeres cosificadas o mercantilizadas como trofeo para su propio placer.

Hombres que escuchen más y hablen menos, sin interrumpir o explicar en tono condescendiente a las mujeres por pensar que la razón está de su lado y que de las mujeres solo se espera emocionalidad y hormonas.

Hombres en el poder que dejen de temer y combatir la presencia de mujeres poderosas en sus espacios, sabiendo que tienen que hacer ejercicios de “desempoderamiento”, tomar consciencia de sus privilegios y abrir espacios para compartir el poder. No queremos concesiones de inclusión porque somos la mitad de la población, no una minoría. Exigimos paridad en todos los espacios sin que salgan con la tesis de la meritocracia como excusa, porque esa regla no ha aplicado para ustedes nunca.

Hombres que nos acompañen en las marchas de denuncia, que hagan bulla ante los femicidios, que se indignen y digan basta, que conversen y discutan públicamente sobre el tema, que no descalifiquen nuestros reclamos ni nos hagan sentir que son temas segunda categoría.


Sé un activista

Necesitamos ir más allá de la sensibilización, para pasar a la acción. No es suficiente con que entiendas y nos des palmaditas, párate con nosotras y reclama también. La respuesta que queremos va por el compromiso decidido a romper el pacto patriarcal que ha preservado el poder para los hombres desde los inicios de la historia. No hay transformación cultural que no comience por una transformación personal. Por eso todos pueden hacer la diferencia desde sus propios espacios de vida.

Esta agenda por la igualdad de oportunidades y la defensa de nuestros derechos seguirá registrando lentos avances si no nos involucramos hombres y mujeres, en conjunto, en la erradicación de formas patriarcales de convivencia. No hay sociedad sostenible ni desarrollo posible, dejando por fuera al 50% de quienes la componen. Esta es una agenda de futuro, que nos beneficia a todos y todas y que debería estar en todos los planes prospectivos estratégicos de países civilizados.

Construyamos en equipo una sociedad más amable y menos injusta con las mujeres. Nos la deben.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: La violencia simbólica y las Primeras Ministras

¿Cómo valoras esta información?

9

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito