OPINIÓN · 31 AGOSTO, 2022 05:30

La violencia simbólica y las Primeras Ministras

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Ser un mujeriego no inhabilita para ser un buen gobernante”. Quien afirma esto es un hombre, Lord David Owen, diplomático británico, después de estudiar el liderazgo político ejercido durante los siglos XIX y XX.  En su catálogo registra casos comprobados de alcohólicos, drogadictos, adictos al sexo, depresivos, neuróticos, obsesivos, maníacos, bipolares, narcisistas y otras patologías en el ejercicio del poder, minimizando las consecuencias de tales problemas al sopesar los enormes aportes que todos esos gobernantes hicieron en favor de sus países durante sus mandatos.

Un estudio realizado en 2006 estimó que el 49% de los presidentes de Estados Unidos sufría de una enfermedad mental en algún momento de su vida. El 27% de ellos se vieron afectados mientras estaban en el cargo. Casos documentados sobre episodios cargados de mal comportamiento, cometidos por algunas de estas personalidades abundan, en todos los continentes y a lo largo de toda la historia.

Aun cuando las enfermedades, físicas o mentales, de los jefes de Estado son un asunto personal, inevitablemente influyen en la toma de decisiones y cambian el curso de los acontecimientos. A pesar de esto, y por obra y gracia de los estereotipos sexistas, a ellos se les perdona y se justifican sus atributos psicopáticos con terminología médica tal como el denominado ‘síndrome de hybris’ o embriaguez de poder existencial que ciega a quienes acumulan mucho mando en sus manos. Se atribuyen a las presiones típicas de un trabajo como este, el efecto desencadenador de problemas latentes de personalidad.

No solamente se les comprende, incluso se les admira más, porque a pesar de sus trastornos, se les menciona como ejemplos de liderazgo y sin duda alguna pasaron a la posteridad sin que sus trapos sucios salieran a la calle. Pero si quien preside la jefatura es mujer, otras explicaciones menos amables emergen. Aunque muchos presidentes consumen alcohol y se divierten abiertamente, las líderes femeninas que hacen lo mismo son juzgadas con mucha mayor hostilidad, al punto de que se llega a dudar de su capacidad para permanecer en el cargo.

Es violencia simbólica

Todas las reacciones de rechazo suscitadas esta semana hacia la Primera Ministra de Finlandia Sanna Marín, en torno a un video donde ella sale bailando, califica como violencia simbólica, un término que explica la forma como se naturaliza y reproduce la subordinación y el maltrato, especialmente hacia las mujeres y que está tipificada en nuestra Ley Orgánica a Vivir una Libre Vida de Violencia como delito. Son mensajes, valores, iconos, signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

Se trata de una “violencia amortiguada, insensible e invisible para sus propias víctimas, que se ejerce esencialmente a través de caminos puramente simbólicos de la comunicación y del conocimiento”.

Es una violencia casi sutil, normalizada por los sesgos habituales con base en todas las formas de expropiación a los que hemos sido sometidas las mujeres desde la fundación del patriarcado: control de nuestro cuerpo, autonomía económica, de la palabra, del tiempo, la sexualidad, la credibilidad profesional, el desprecio moral y estético y la exclusión del espacio público.

Una mujer poderosa está más expuesta a las críticas que un hombre poderoso

Sanna Marín tuvo que dar mil explicaciones por el video filtrado y hacerse voluntariamente un test antidrogas: «No tomé drogas ni consumí nada más que alcohol. Bailé, canté y festejé en mi tiempo libre, cosas perfectamente legales». El diario El País de España, encabeza esas declaraciones con un “Al borde de las lágrimas, Sanna Marin, la primera ministra de Finlandia, se ha defendido este miércoles tras una semana de críticas…”. Líneas llenas de estereotipos y descalificaciones que destacan debilidades de una mujer en el poder y que los medios deberían evitar para no perpetuar la estigmatización.

Todas las mujeres directivas hemos experimentado el doble rasero con el cual nos miden, comparado con los criterios que se usan para evaluar el desempeño de los hombres, usualmente menos duros y exigentes. La forma como hablas, como te vistes o adornas, lo que dices y cómo lo dices o con quién te reúnes, influye en la forma como se te evalúa en el ejercicio del poder al margen de tus logros o aportes. Tomar alcohol y mostrar parte del cuerpo, como ellos hacen, nos puede costar el puesto. Se nos califica como incompetentes y se nos aparta. Un error nos cuesta el doble y nos expone más al escrutinio del “mujer tenías que ser”.

Eliminemos el doble rasero

Por eso yo le diría a Sanna y a todas las que están en el poder o liderando espacios hiper masculinizados, que no les paren a los haters machistas, que hagamos lo que nos plazca sin tener que estar justificándonos cada dos minutos por lo que pensamos o sentimos. Demostremos con nuestras acciones que somos capaces, inteligentes y cuerdas, pero defendamos también nuestro derecho a relajarnos y lidiar con las enormes responsabilidades que conlleva el ejercicio de poder, incluso ser “hombreriegas” si nos place y que eso no sea motivo de condena. (Por cierto, mujeriego aparece en el Diccionario de la Real Academia, hombreriega no. A ellos se les permite, para nosotras no existe ni el término. Una muestra más de trato desigual).

En conjunto, aboguemos porque la gente mejor calificada acceda a los puestos de poder para que manden con probidad y competencia mental y emocional, pero al mismo tiempo, desmontemos la práctica de perdonar, tolerar y aplaudir a los hombres por las mismas conductas que son castigadas en el caso de las mujeres. Eso no es justo, ojalá lo podamos ver.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: El mito del síndrome de la impostora

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Reanudando la función de la política

Los grandes acuerdos —sean políticos, económicos, sociales, familiares, laborales, etc.— no se logran por el mero voluntarismo, ni mucho menos son amores a primera vista. Al contrario, su materialización depende de un esfuerzo sostenido entre personas que tienen diferentes visiones del mundo y que, sin duda, evitarían que sus hijos (as) se conocieran para reducir […]

OPINIÓN · 28 NOVIEMBRE, 2022 05:30

En busca de la mejor foto del virus de la hepatitis C

El virus de la hepatitis C, o VHC, provoca una infección crónica en el hígado que puede producir daños permanentes y, en casos extremos, cáncer. Afecta a alrededor de 58 millones de personas en todo el mundo y ocasiona unas 290.000 muertes cada año. Si bien hay tratamientos disponibles para las infecciones relacionadas con el […]

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

Carlos Maslatón, un influencer de Buenos Aires en Argentina, publicó un tuit acerca de un gol de Brasil a Serbia durante el Mundial y se refirió a este último país como “Yugoslavia”, al principio pensé que había sido un error voluntario pero siguió tuiteando reincidiendo en el error; obviamente, al tener numerosas reacciones en esta […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

Si el tema del cuidado de la salud física por parte de los hombres es complicado, mucho más es su salud mental, su emocionalidad. En los patrones tradicionales de crianza del varón se sanciona la expresión emotiva por ser considerada propia de las mujeres; seres de segunda, según ese mismo pensamiento. A la fantasía de […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022

La violencia simbólica y las Primeras Ministras

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

“Ser un mujeriego no inhabilita para ser un buen gobernante”. Quien afirma esto es un hombre, Lord David Owen, diplomático británico, después de estudiar el liderazgo político ejercido durante los siglos XIX y XX.  En su catálogo registra casos comprobados de alcohólicos, drogadictos, adictos al sexo, depresivos, neuróticos, obsesivos, maníacos, bipolares, narcisistas y otras patologías en el ejercicio del poder, minimizando las consecuencias de tales problemas al sopesar los enormes aportes que todos esos gobernantes hicieron en favor de sus países durante sus mandatos.

Un estudio realizado en 2006 estimó que el 49% de los presidentes de Estados Unidos sufría de una enfermedad mental en algún momento de su vida. El 27% de ellos se vieron afectados mientras estaban en el cargo. Casos documentados sobre episodios cargados de mal comportamiento, cometidos por algunas de estas personalidades abundan, en todos los continentes y a lo largo de toda la historia.

Aun cuando las enfermedades, físicas o mentales, de los jefes de Estado son un asunto personal, inevitablemente influyen en la toma de decisiones y cambian el curso de los acontecimientos. A pesar de esto, y por obra y gracia de los estereotipos sexistas, a ellos se les perdona y se justifican sus atributos psicopáticos con terminología médica tal como el denominado ‘síndrome de hybris’ o embriaguez de poder existencial que ciega a quienes acumulan mucho mando en sus manos. Se atribuyen a las presiones típicas de un trabajo como este, el efecto desencadenador de problemas latentes de personalidad.

No solamente se les comprende, incluso se les admira más, porque a pesar de sus trastornos, se les menciona como ejemplos de liderazgo y sin duda alguna pasaron a la posteridad sin que sus trapos sucios salieran a la calle. Pero si quien preside la jefatura es mujer, otras explicaciones menos amables emergen. Aunque muchos presidentes consumen alcohol y se divierten abiertamente, las líderes femeninas que hacen lo mismo son juzgadas con mucha mayor hostilidad, al punto de que se llega a dudar de su capacidad para permanecer en el cargo.

Es violencia simbólica

Todas las reacciones de rechazo suscitadas esta semana hacia la Primera Ministra de Finlandia Sanna Marín, en torno a un video donde ella sale bailando, califica como violencia simbólica, un término que explica la forma como se naturaliza y reproduce la subordinación y el maltrato, especialmente hacia las mujeres y que está tipificada en nuestra Ley Orgánica a Vivir una Libre Vida de Violencia como delito. Son mensajes, valores, iconos, signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

Se trata de una “violencia amortiguada, insensible e invisible para sus propias víctimas, que se ejerce esencialmente a través de caminos puramente simbólicos de la comunicación y del conocimiento”.

Es una violencia casi sutil, normalizada por los sesgos habituales con base en todas las formas de expropiación a los que hemos sido sometidas las mujeres desde la fundación del patriarcado: control de nuestro cuerpo, autonomía económica, de la palabra, del tiempo, la sexualidad, la credibilidad profesional, el desprecio moral y estético y la exclusión del espacio público.

Una mujer poderosa está más expuesta a las críticas que un hombre poderoso

Sanna Marín tuvo que dar mil explicaciones por el video filtrado y hacerse voluntariamente un test antidrogas: «No tomé drogas ni consumí nada más que alcohol. Bailé, canté y festejé en mi tiempo libre, cosas perfectamente legales». El diario El País de España, encabeza esas declaraciones con un “Al borde de las lágrimas, Sanna Marin, la primera ministra de Finlandia, se ha defendido este miércoles tras una semana de críticas…”. Líneas llenas de estereotipos y descalificaciones que destacan debilidades de una mujer en el poder y que los medios deberían evitar para no perpetuar la estigmatización.

Todas las mujeres directivas hemos experimentado el doble rasero con el cual nos miden, comparado con los criterios que se usan para evaluar el desempeño de los hombres, usualmente menos duros y exigentes. La forma como hablas, como te vistes o adornas, lo que dices y cómo lo dices o con quién te reúnes, influye en la forma como se te evalúa en el ejercicio del poder al margen de tus logros o aportes. Tomar alcohol y mostrar parte del cuerpo, como ellos hacen, nos puede costar el puesto. Se nos califica como incompetentes y se nos aparta. Un error nos cuesta el doble y nos expone más al escrutinio del “mujer tenías que ser”.

Eliminemos el doble rasero

Por eso yo le diría a Sanna y a todas las que están en el poder o liderando espacios hiper masculinizados, que no les paren a los haters machistas, que hagamos lo que nos plazca sin tener que estar justificándonos cada dos minutos por lo que pensamos o sentimos. Demostremos con nuestras acciones que somos capaces, inteligentes y cuerdas, pero defendamos también nuestro derecho a relajarnos y lidiar con las enormes responsabilidades que conlleva el ejercicio de poder, incluso ser “hombreriegas” si nos place y que eso no sea motivo de condena. (Por cierto, mujeriego aparece en el Diccionario de la Real Academia, hombreriega no. A ellos se les permite, para nosotras no existe ni el término. Una muestra más de trato desigual).

En conjunto, aboguemos porque la gente mejor calificada acceda a los puestos de poder para que manden con probidad y competencia mental y emocional, pero al mismo tiempo, desmontemos la práctica de perdonar, tolerar y aplaudir a los hombres por las mismas conductas que son castigadas en el caso de las mujeres. Eso no es justo, ojalá lo podamos ver.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: El mito del síndrome de la impostora

¿Cómo valoras esta información?

6

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Reanudando la función de la política

OPINIÓN · 28 NOVIEMBRE, 2022 05:30

En busca de la mejor foto del virus de la hepatitis C

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia