OPINIÓN · 21 OCTUBRE, 2022 05:25

Recesión en puerta

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

«A tiempos de mucho, tiempos de nada» decía mi madre para referirse al hecho de que luego de un periodo de bonanza extrema, inexorablemente sucedía un tiempo de carencias y calamidad.

Si bien es cierto, que la pandemia así como la guerra de Rusia-Ucrania han sido crisis mundiales poco predecibles, me cuesta comprender cómo las economías dominantes del mundo usan una política fiscal francamente expansionista, para atenuar las consecuencias sociales de las calamidades que vivimos.

Poco después del confinamiento forzado por el covid-19 y ante una recesión económica en ciernes por el encierro de todos, los gringos tuvieron la genial idea de aumentar sus reservas un 25%, inyectando al sistema financiero 4 trillones de dólares.

Aquellos que los necesitaban y también quienes no, se hicieron de «créditos blandos» y todo tipo de subsidios y ayudas para empresas y personas. Así, los reales inorgánicamente generados pudieron amainar las consecuencias de la disrupción de cadenas logísticas y la notoria merma de la actividad comercial dados por la pandemia.

Los europeos no se quedaron atrás e hicieron otro tanto. Ayudas iban y venían, en un tiempo donde la falta de productividad no condujo a restricciones en el gasto, sino a salvarse de letal virus, lo que resultaba muy válido, y a mantener el nivel económico al que estaban acostumbrados, lo que era un absurdo.

Más allá de apoyo estatal sanitario, la gente y los empresarios ricos y pobres, no tuvieron que tocar sus ahorros y patrimonio para hacer frente a las penurias económicas que pasaban, sino con las dadivas de los Estados pudieron «tapar los huecos» derivados de la parálisis mundial.

Contracción

En situaciones críticas como las mencionadas, pocas veces las naciones, implementan políticas de reducción de gastos, austeridad en el consumo y uso de ahorros o reservas. Imagino que por ser medidas anti-populistas sería un suicidio desde el punto de vista político.

Como era de esperarse, en los países más ricos, el endeudamiento a costos irrisorios y una demanda que sobrepasaba la oferta, derivaron en una inflación y una devaluación corrosivas.

Para evitar un colapso social y económico, EE. UU. y la Unión Europea deciden aumentar las tasas de interés para que el excedente de liquidez regrese a los bancos centrales y así poder yugular la inflación a expensas de provocar una recesión forzada de la economía. En consecuencia, los mercados bursátiles comienzan a caer, el consumo se ve comprometido, y probablemente el desempleo y la pobreza será lo que deparan los años por venir.

Básicamente por la ceguera de su teleología -que padecemos todos- se postergó la pobreza que debimos vivir en tiempos de pandemia, para sufrirla en este momento histórico.


El año 2023, según el FMI 

El 11 de octubre, Pierre-Olivier Gourinchas, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), declaró: «Lo peor está por venir y para muchos, en el 2023, se sentirá una recesión».

Para ese año, se espera que el crecimiento mundial retroceda un 2.7% comparado con el 3.7% previsto para el cierre de este año. Además, se estima que el año entrante, al menos un tercio de las economías del planeta tendrán crecimientos negativos. De hecho, actualmente el 60% de los países de bajos ingresos están al borde de suspender sus pagos de deuda.

Sumando a las declaraciones del FMI, el gigante de la banca, JP Morgan, pronostica que EE. UU entrará en recesión en los próximos seis a nueve meses.

La historia nos ha enseñado que, «cuando la primera economía del mundo estornuda, es porque el resto está engripado» y el presidente Biden ha reconocido públicamente la posibilidad de que EE. UU. pase por un periodo de «leve recesión».

Si bien, hasta ahora el dólar estadounidense se encuentra estable, debido a su preeminencia de uso en el comercio global, la inflación alcanzará al cierre de este año niveles históricos, cercanos al 9%. El resto del mundo también es presa de inflación y otras monedas de referencia como el euro, el dólar y el yen, se encuentran a la baja, lo que ha alarma a Europa, Asia y Latinoamérica.

Por otra parte, en China, que también verá afectado su crecimiento económico según el FMI, la producción y el consumo se han visto fuertemente afectados debido al cierre indefinido de plantas y actividades comerciales, dado por la ruptura de cadenas logísticas durante la pandemia, así como la prolongación del confinamiento de sus ciudadanos por la política cero covid.

Ante este panorama, el informe del FMI  recomienda a las grandes potencias económicas del mundo, principalmente a China, Estados Unidos y la Unión Europea, a armonizar sus políticas económicas bajo una visión cooperativista, enfocadas especialmente a manejar de forma articulada las políticas monetarias y fiscales.

Lo que no toma en cuenta en sus recomendaciones el FMI, es que el costo político de tolerar inflación, devaluar las monedas y ralentizar la absorción monetaria, sería tan anti-populista que cambiaría de un sopetón a quienes detentan el poder político en esas latitudes.

En la próxima entrega, revisaremos cómo las predicciones del FMI sobre el panorama económico mundial podrían afectar a Latinoamérica y particularmente a Venezuela.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Somos más que petróleo

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Reanudando la función de la política

Los grandes acuerdos —sean políticos, económicos, sociales, familiares, laborales, etc.— no se logran por el mero voluntarismo, ni mucho menos son amores a primera vista. Al contrario, su materialización depende de un esfuerzo sostenido entre personas que tienen diferentes visiones del mundo y que, sin duda, evitarían que sus hijos (as) se conocieran para reducir […]

OPINIÓN · 28 NOVIEMBRE, 2022 05:30

En busca de la mejor foto del virus de la hepatitis C

El virus de la hepatitis C, o VHC, provoca una infección crónica en el hígado que puede producir daños permanentes y, en casos extremos, cáncer. Afecta a alrededor de 58 millones de personas en todo el mundo y ocasiona unas 290.000 muertes cada año. Si bien hay tratamientos disponibles para las infecciones relacionadas con el […]

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

Carlos Maslatón, un influencer de Buenos Aires en Argentina, publicó un tuit acerca de un gol de Brasil a Serbia durante el Mundial y se refirió a este último país como “Yugoslavia”, al principio pensé que había sido un error voluntario pero siguió tuiteando reincidiendo en el error; obviamente, al tener numerosas reacciones en esta […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

Si el tema del cuidado de la salud física por parte de los hombres es complicado, mucho más es su salud mental, su emocionalidad. En los patrones tradicionales de crianza del varón se sanciona la expresión emotiva por ser considerada propia de las mujeres; seres de segunda, según ese mismo pensamiento. A la fantasía de […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022

Recesión en puerta

Texto por Oscar Doval

«A tiempos de mucho, tiempos de nada» decía mi madre para referirse al hecho de que luego de un periodo de bonanza extrema, inexorablemente sucedía un tiempo de carencias y calamidad.

Si bien es cierto, que la pandemia así como la guerra de Rusia-Ucrania han sido crisis mundiales poco predecibles, me cuesta comprender cómo las economías dominantes del mundo usan una política fiscal francamente expansionista, para atenuar las consecuencias sociales de las calamidades que vivimos.

Poco después del confinamiento forzado por el covid-19 y ante una recesión económica en ciernes por el encierro de todos, los gringos tuvieron la genial idea de aumentar sus reservas un 25%, inyectando al sistema financiero 4 trillones de dólares.

Aquellos que los necesitaban y también quienes no, se hicieron de «créditos blandos» y todo tipo de subsidios y ayudas para empresas y personas. Así, los reales inorgánicamente generados pudieron amainar las consecuencias de la disrupción de cadenas logísticas y la notoria merma de la actividad comercial dados por la pandemia.

Los europeos no se quedaron atrás e hicieron otro tanto. Ayudas iban y venían, en un tiempo donde la falta de productividad no condujo a restricciones en el gasto, sino a salvarse de letal virus, lo que resultaba muy válido, y a mantener el nivel económico al que estaban acostumbrados, lo que era un absurdo.

Más allá de apoyo estatal sanitario, la gente y los empresarios ricos y pobres, no tuvieron que tocar sus ahorros y patrimonio para hacer frente a las penurias económicas que pasaban, sino con las dadivas de los Estados pudieron «tapar los huecos» derivados de la parálisis mundial.

Contracción

En situaciones críticas como las mencionadas, pocas veces las naciones, implementan políticas de reducción de gastos, austeridad en el consumo y uso de ahorros o reservas. Imagino que por ser medidas anti-populistas sería un suicidio desde el punto de vista político.

Como era de esperarse, en los países más ricos, el endeudamiento a costos irrisorios y una demanda que sobrepasaba la oferta, derivaron en una inflación y una devaluación corrosivas.

Para evitar un colapso social y económico, EE. UU. y la Unión Europea deciden aumentar las tasas de interés para que el excedente de liquidez regrese a los bancos centrales y así poder yugular la inflación a expensas de provocar una recesión forzada de la economía. En consecuencia, los mercados bursátiles comienzan a caer, el consumo se ve comprometido, y probablemente el desempleo y la pobreza será lo que deparan los años por venir.

Básicamente por la ceguera de su teleología -que padecemos todos- se postergó la pobreza que debimos vivir en tiempos de pandemia, para sufrirla en este momento histórico.


El año 2023, según el FMI 

El 11 de octubre, Pierre-Olivier Gourinchas, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), declaró: «Lo peor está por venir y para muchos, en el 2023, se sentirá una recesión».

Para ese año, se espera que el crecimiento mundial retroceda un 2.7% comparado con el 3.7% previsto para el cierre de este año. Además, se estima que el año entrante, al menos un tercio de las economías del planeta tendrán crecimientos negativos. De hecho, actualmente el 60% de los países de bajos ingresos están al borde de suspender sus pagos de deuda.

Sumando a las declaraciones del FMI, el gigante de la banca, JP Morgan, pronostica que EE. UU entrará en recesión en los próximos seis a nueve meses.

La historia nos ha enseñado que, «cuando la primera economía del mundo estornuda, es porque el resto está engripado» y el presidente Biden ha reconocido públicamente la posibilidad de que EE. UU. pase por un periodo de «leve recesión».

Si bien, hasta ahora el dólar estadounidense se encuentra estable, debido a su preeminencia de uso en el comercio global, la inflación alcanzará al cierre de este año niveles históricos, cercanos al 9%. El resto del mundo también es presa de inflación y otras monedas de referencia como el euro, el dólar y el yen, se encuentran a la baja, lo que ha alarma a Europa, Asia y Latinoamérica.

Por otra parte, en China, que también verá afectado su crecimiento económico según el FMI, la producción y el consumo se han visto fuertemente afectados debido al cierre indefinido de plantas y actividades comerciales, dado por la ruptura de cadenas logísticas durante la pandemia, así como la prolongación del confinamiento de sus ciudadanos por la política cero covid.

Ante este panorama, el informe del FMI  recomienda a las grandes potencias económicas del mundo, principalmente a China, Estados Unidos y la Unión Europea, a armonizar sus políticas económicas bajo una visión cooperativista, enfocadas especialmente a manejar de forma articulada las políticas monetarias y fiscales.

Lo que no toma en cuenta en sus recomendaciones el FMI, es que el costo político de tolerar inflación, devaluar las monedas y ralentizar la absorción monetaria, sería tan anti-populista que cambiaría de un sopetón a quienes detentan el poder político en esas latitudes.

En la próxima entrega, revisaremos cómo las predicciones del FMI sobre el panorama económico mundial podrían afectar a Latinoamérica y particularmente a Venezuela.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Somos más que petróleo

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Reanudando la función de la política

OPINIÓN · 28 NOVIEMBRE, 2022 05:30

En busca de la mejor foto del virus de la hepatitis C

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia