OPINIÓN · 14 OCTUBRE, 2022 05:28

Somos más que petróleo

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Venezuela ha tenido problemas para dibujar una bandera cultural particular. En el extranjero nuestro nombre se ha vinculado con riqueza petrolera, mujeres bellas, y más recientemente, con crisis política, social y económica.

Crecimos escuchando que Venezuela es un país de incontables bondades, la mayoría relacionadas con las riquezas materiales del subsuelo, y lamentablemente, muy pocas vinculadas con la generosidad de nuestra gente, belleza y diversidad geográfica, oferta culinaria, arte, entre otros.

Tenemos tesoros ocultos, de los cuales poco se habla y cuyo origen y significado son capaces de mostrar la extensa complejidad y riqueza de nuestra tierra y su gente. Hablamos de los productos reconocidos por ser de Denominación de Origen Controlada (DOC), distintivo utilizado internacionalmente, para referirse a las manufacturas o géneros, que cuentan con condiciones geográficas, meteorológicas y capacidades transformacionales únicas en el mundo.

El Cacao de Chuao

En Europa y Japón se disfrutan de extraordinarios chocolates venezolanos elaborados con el cacao de Chuao. Una de las mayores y más ancestrales plantaciones de cacao se encuentra en la hacienda Chuao, donde se produce un cacao reconocido por su alto valor genético y singularidades organolépticas, el cual da vida a unas semillas de sabores complejos e irreproducibles.

Para preservar sus características, los cacaoteros venezolanos han preservado el origen genético del cacao vernáculo, solo realizando los cruces requeridos con otros cacaos continentales y desechando las especies que comprometen la esencia de la semilla. Lejos de toda industrialización, se mantienen las técnicas ancestrales y artesanales de fermentación en cajones, o simplemente, tablas de apamate.

A diferencia de otras riquezas naturales, hemos defendido a capa y espada, las matas de cacao de nuestros abuelos, lo que ha derivado en joyas de sabor y aroma, que no se encuentran en otros países.

La combinación única de naturaleza, obstinación, constancia cultural e imperfecciones en el procesamiento del grano, hacen de Venezuela el país con mayor riqueza genética en las pocas variedades de cacao que tenemos, lo que ha permitido abrirnos espacio en la pastelería y bombonería más renombrada del mundo.

Chuao es el único cacao que cuenta con certificación de origen controlado, y otras siguen el mismo camino: los cacaos Carenero, Caripito y Cajigal, todos con rasgos y matices al paladar realmente diferentes y únicos.

Ron de Venezuela

Los productores de ron venezolano lograron ya desde el siglo XIX confeccionar un destilado esmerado, delicado y añejo, con los más altos estándares de calidad, reconocido por los más exigentes expertos del mundo.

Las condiciones climáticas del país permiten que las cañas usadas para producirlo sean únicas en su especie. El proceso de destilado y añejado en barrica de roble, nunca en la historia ha cedido a las tentaciones del apuro, los inmensos volúmenes y la industrialización. Lo anterior, ha derivado en un ron ámbar oscuro, recio y delicado, dulce y seco a la vez. Los propios reguladores venezolanos del rubro exigen que para que el alcohol destilado de la caña sea considerado ron, debe permanecer un mínimo de dos años añejando en las barricas. 

El ron venezolano ha sido reconocido con más de 500 premios internacionales, siendo el más premiado en clasificación Ultra Premium a través de reconocidas marcas como Santa Teresa, Diplomático, Carúpano, Ron Roble, Cacique y Pampero.

En días pasados, se hizo pública la compra de Ron Diplomático y su empresa productora, Destilerías Unidas, por el grupo internacional Brown-Forman, dueño de reconocidas marcas como Jack Daniels. Ya en el pasado, Ron Santa Teresa pasaba a formar parte del portafolio de productos de la gigante multinacional, Bacardí.

En ambos casos, las condiciones para la alianza comercial o adquisición por multinacionales ha sido el mantener los estándares de calidad del ron venezolano.

El Cocuy de Pecaya y Lara

En el suroeste de Coro, Falcón, se encuentra Pecaya, tierra donde se produce el primer cocuy con denominación de origen controlada de Venezuela, el Cocuy Pecayero. También en Lara, recientemente reconocida con indicación geográfica protegida, se produce un excepcional cocuy local.

Este año, hemos visto cómo han surgido diferentes marcas de Cocuy Premium en el país, que han alcanzado importantes galardones en competencias internacionales, desplazando incluso a los tradicionales destilados de agave mexicanos.

Somos más que petróleo

En búsqueda por una identidad y sentido de pertenencia, los venezolanos, a lo largo de nuestra historia, hemos sido marcados por la lamentable circunstancia de vivir en una histórica economía de «explotación y puerto». El petróleo, con las riquezas y pobrezas que ha generado, ha reforzado tal forma de existir.

A un lado del oro negro, por empeño, y casi de terquedad de algunos, se han venido gestando pocas historias como las mencionadas con el cacao, el ron y el cocuy, que dan algo de tintura a nuestra identidad.

Sin contar un sinnúmero de manifestaciones culturales, costumbristas y artísticas, existen un caudal de productos vernáculos dignos de la denominación de origen controlado, como lo son nuestros quesos, el ají margariteño, el cangrejo azul de Maracaibo, el ganado raza Carora, la chicha andina, la papa merideña, el café de Sarare y muchos, muchísimos otros.

Asimismo, tenemos un gentilicio inigualable, producto del mestizaje, divergentes improntas culturales dadas por la cuantiosa inmigración histórica y nuestro vivir tropical, que nos hace un pueblo cálido, trabajador, abierto y divertido. Esto, también merece una denominación de origen controlada, el ser venezolano.

¿Qué estamos esperando para sembrar y promover la verdadera venezolanidad en el mundo? No la petrolera y la de las mises.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Darién: el tapón de la muerte

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

Carlos Maslatón, un influencer de Buenos Aires en Argentina, publicó un tuit acerca de un gol de Brasil a Serbia durante el Mundial y se refirió a este último país como “Yugoslavia”, al principio pensé que había sido un error voluntario pero siguió tuiteando reincidiendo en el error; obviamente, al tener numerosas reacciones en esta […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

Si el tema del cuidado de la salud física por parte de los hombres es complicado, mucho más es su salud mental, su emocionalidad. En los patrones tradicionales de crianza del varón se sanciona la expresión emotiva por ser considerada propia de las mujeres; seres de segunda, según ese mismo pensamiento. A la fantasía de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista

El Mundial de fútbol ya irrumpió para ser el centro de atención durante unas semanas. Los cánticos y banderitas de los distintos países servirán para avivar preferencias y rivalidades. Muchos de los niños ven a través de las pantallas a los jugadores de las barajitas del álbum que coleccionaron. Los padres comparten sus experiencias de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Recuperando a Venezuela: microeconomía

En la entrega pasada referimos que existe una tendencia a la mejora de variables macroeconómicas como inflación, tasa de cambio, empleo y pobreza, así como una activación modesta, aunque para nada despreciable de nuestra economía. No obstante, todavía hace falta mucho recorrido y esfuerzo para lograr un movimiento significativo y estructural de la actividad productiva […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022

Somos más que petróleo

Texto por Oscar Doval

Venezuela ha tenido problemas para dibujar una bandera cultural particular. En el extranjero nuestro nombre se ha vinculado con riqueza petrolera, mujeres bellas, y más recientemente, con crisis política, social y económica.

Crecimos escuchando que Venezuela es un país de incontables bondades, la mayoría relacionadas con las riquezas materiales del subsuelo, y lamentablemente, muy pocas vinculadas con la generosidad de nuestra gente, belleza y diversidad geográfica, oferta culinaria, arte, entre otros.

Tenemos tesoros ocultos, de los cuales poco se habla y cuyo origen y significado son capaces de mostrar la extensa complejidad y riqueza de nuestra tierra y su gente. Hablamos de los productos reconocidos por ser de Denominación de Origen Controlada (DOC), distintivo utilizado internacionalmente, para referirse a las manufacturas o géneros, que cuentan con condiciones geográficas, meteorológicas y capacidades transformacionales únicas en el mundo.

El Cacao de Chuao

En Europa y Japón se disfrutan de extraordinarios chocolates venezolanos elaborados con el cacao de Chuao. Una de las mayores y más ancestrales plantaciones de cacao se encuentra en la hacienda Chuao, donde se produce un cacao reconocido por su alto valor genético y singularidades organolépticas, el cual da vida a unas semillas de sabores complejos e irreproducibles.

Para preservar sus características, los cacaoteros venezolanos han preservado el origen genético del cacao vernáculo, solo realizando los cruces requeridos con otros cacaos continentales y desechando las especies que comprometen la esencia de la semilla. Lejos de toda industrialización, se mantienen las técnicas ancestrales y artesanales de fermentación en cajones, o simplemente, tablas de apamate.

A diferencia de otras riquezas naturales, hemos defendido a capa y espada, las matas de cacao de nuestros abuelos, lo que ha derivado en joyas de sabor y aroma, que no se encuentran en otros países.

La combinación única de naturaleza, obstinación, constancia cultural e imperfecciones en el procesamiento del grano, hacen de Venezuela el país con mayor riqueza genética en las pocas variedades de cacao que tenemos, lo que ha permitido abrirnos espacio en la pastelería y bombonería más renombrada del mundo.

Chuao es el único cacao que cuenta con certificación de origen controlado, y otras siguen el mismo camino: los cacaos Carenero, Caripito y Cajigal, todos con rasgos y matices al paladar realmente diferentes y únicos.

Ron de Venezuela

Los productores de ron venezolano lograron ya desde el siglo XIX confeccionar un destilado esmerado, delicado y añejo, con los más altos estándares de calidad, reconocido por los más exigentes expertos del mundo.

Las condiciones climáticas del país permiten que las cañas usadas para producirlo sean únicas en su especie. El proceso de destilado y añejado en barrica de roble, nunca en la historia ha cedido a las tentaciones del apuro, los inmensos volúmenes y la industrialización. Lo anterior, ha derivado en un ron ámbar oscuro, recio y delicado, dulce y seco a la vez. Los propios reguladores venezolanos del rubro exigen que para que el alcohol destilado de la caña sea considerado ron, debe permanecer un mínimo de dos años añejando en las barricas. 

El ron venezolano ha sido reconocido con más de 500 premios internacionales, siendo el más premiado en clasificación Ultra Premium a través de reconocidas marcas como Santa Teresa, Diplomático, Carúpano, Ron Roble, Cacique y Pampero.

En días pasados, se hizo pública la compra de Ron Diplomático y su empresa productora, Destilerías Unidas, por el grupo internacional Brown-Forman, dueño de reconocidas marcas como Jack Daniels. Ya en el pasado, Ron Santa Teresa pasaba a formar parte del portafolio de productos de la gigante multinacional, Bacardí.

En ambos casos, las condiciones para la alianza comercial o adquisición por multinacionales ha sido el mantener los estándares de calidad del ron venezolano.

El Cocuy de Pecaya y Lara

En el suroeste de Coro, Falcón, se encuentra Pecaya, tierra donde se produce el primer cocuy con denominación de origen controlada de Venezuela, el Cocuy Pecayero. También en Lara, recientemente reconocida con indicación geográfica protegida, se produce un excepcional cocuy local.

Este año, hemos visto cómo han surgido diferentes marcas de Cocuy Premium en el país, que han alcanzado importantes galardones en competencias internacionales, desplazando incluso a los tradicionales destilados de agave mexicanos.

Somos más que petróleo

En búsqueda por una identidad y sentido de pertenencia, los venezolanos, a lo largo de nuestra historia, hemos sido marcados por la lamentable circunstancia de vivir en una histórica economía de «explotación y puerto». El petróleo, con las riquezas y pobrezas que ha generado, ha reforzado tal forma de existir.

A un lado del oro negro, por empeño, y casi de terquedad de algunos, se han venido gestando pocas historias como las mencionadas con el cacao, el ron y el cocuy, que dan algo de tintura a nuestra identidad.

Sin contar un sinnúmero de manifestaciones culturales, costumbristas y artísticas, existen un caudal de productos vernáculos dignos de la denominación de origen controlado, como lo son nuestros quesos, el ají margariteño, el cangrejo azul de Maracaibo, el ganado raza Carora, la chicha andina, la papa merideña, el café de Sarare y muchos, muchísimos otros.

Asimismo, tenemos un gentilicio inigualable, producto del mestizaje, divergentes improntas culturales dadas por la cuantiosa inmigración histórica y nuestro vivir tropical, que nos hace un pueblo cálido, trabajador, abierto y divertido. Esto, también merece una denominación de origen controlada, el ser venezolano.

¿Qué estamos esperando para sembrar y promover la verdadera venezolanidad en el mundo? No la petrolera y la de las mises.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Darién: el tapón de la muerte

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista