OPINIÓN · 29 OCTUBRE, 2021 05:40

Mis padres y la negociación

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En estos días cayó en mis manos un descomunal y pesado álbum familiar, que en buena medida recogía en fotos sepias y blanco y negro, la historia familiar desde los años 30 hasta los 60. Entre ellas, destacan fotografías de mis abuelos maternos y paternos, así como de mis padres, de mi hermano y mías. Con nostalgia, me di un tiempo para recorrer, página tras página, y como hipnotizado, pasó por delante de mis ojos un resumen histórico de nuestros orígenes.

En una foto, mi madre, de unos 10 años entonces, aparecía como una niña morena, de pelo lacio y corte de cabello al hombro, entre sus cuatro hermanos y sus padres. Su padre, parado, con porte militar, estaba ataviado con un uniforme de la Guardia Civil española, usando el clásico y lustroso sombrero tricorne, que todavía portan en la actualidad. Además, llevaba charreteras, cordones, medallas y otros abalorios. Mi abuela, sentada a su lado, vestía de riguroso luto, por algún familiar recientemente fallecido, imagino. Los niños, todos alrededor de sus padres estaban vestidos con trajes de domingo del tiempo, de un impoluto blanco.

Pues sí, mi abuelo, vasco de origen, era un militar falangista que había luchado en la guerra civil, y terminó sembrando su familia en Castilla La Vieja, donde se enamoró y desposó a una vallisoletana moruna. La infancia de mi madre, nacida en 1926, transcurrió en cuarteles, aquí y allá, entre bombardeos, olor a pólvora y capellanes; que le inculcaron el amor a la falange, a la derecha, a Franco, a Dios y a la Virgen. Formó más adelante, parte de la juventud falangista, cuyo himno recordaba y cantaba hasta próxima su muerte a los 88 años: —“Cara al sol con la camisa nueva, que tú bordaste en rojo ayer, me hallará la muerte si me lleva y no te vuelvo a ver”. Esta canción, está entre mis recuerdos más remotos, ya que con ella, nos arrulló a mi hermano y a mi cuando niños, como si de una canción de cuna se tratara.

Dada su privilegiada posición, al ser hija de un militar franquista, hizo que nunca conociera el hambre y la miseria, en una muy empobrecida y retrasada España por la guerra civil. Decidió a emigrar en 1954, a una boyante y moderna Venezuela, bajo el yugo de Pérez Jiménez, donde conquistó sus sueños de familia, fortuna y legado. A lo largo de su vida y hasta su muerte, se declaraba franquista, perez-jimenista, furiosa antichavista y ferviente católica. Jamás dejó de votar en el aluvión de elecciones de la revolución. De hecho, en 2012, muy anciana, y enferma de muerte, acudió a las urnas en una camilla. Como siempre, elección tras elección, al salir del centro de votación, dijo: —¡Esta vez sí ganamos, Chávez se irá, ya veréis!

En otra fotografía está la de mi padre siendo niño, de tez blanca, pelo claro rizado, con expresión de resignación y una ropa a claras luces muy humilde. Su madre sentada, cargaba a su hijo, vestida también de riguroso negro. O estaba de moda, o vivían de luto en luto.

Como les conté en otra entrega, mi padre, nacido en 1927, era hijo natural de un rico terrateniente gallego, quien nunca lo vio a la cara, y menos, se ocupó de él. Mi abuela, venía de una «casa de rojos», republicanos, ateos, dirigentes gremiales, muertos en la guerra civil, fusilados, presos y pasando cualquier tipo de penuria económica, ya que vivían pobremente de lo que podían sembrar en una pequeña huerta cerca de casa, así como de las pocas “pelas” que podía hacer su madre como servicio doméstico y como costurera. En esa familia, las mujeres libres, los hombres perseguidos o presos.

Dada la miseria en que vivía, mi abuela migró a Argentina, en los 40, sus hermanos sobrevivientes, fueron escapando de la cárcel y condenas de fusilamiento, llegando también a Argentina, Brasil y Venezuela. En 1954, con 27 años y tras hacerse con los oficios de delineante (el que dibujaba los planos a los ingenieros y arquitectos) y ebanista, decide salir de Galicia y llega a Venezuela, siguiendo los pasos de su tío Luis, quien escapó literalmente de un paredón de fusilamiento.

Tras la muerte de Franco y la transición a la democracia, mi padre, quien siempre ha mantenido la línea ideológica socialista y se sigue declarando ateo, celebró la legalización de los partidos de izquierda e incluso, algunos de sus primos, fueron los primeros diputados gallegos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Hoy si bien, se muestra muy crítico con muchos aspectos del chavismo, ya que incluso en oportunidades los tilda de derecha vestida de rojo, sigue pensando que el fascismo es deleznable y le tiene una verdadera fobia a la derecha rancia, excluyente y al neoliberalismo.

Volviendo a la historia, mis padres se conocieron incidentalmente en las navidades de 1954, ambos solteros, cuando en una fiesta de fin de año, en algún club de Caracas, según decía, no se pudo resistir a sacar a bailar un paso doble, a una morena voluptuosa parecida a María Felix. A primera vista se enamoran perdidamente, y se desposaron al poco tiempo.

Ambos, trabajaron toda la vida sin parar, con el sueño de comprarse una vivienda propia, hacer de sus hijos profesionales universitarios de primera, bilingües, y con postgrados en el exterior; así como lograr un patrimonio que les brindara seguridad a ellos y hoy todavía a nosotros, sus hijos.

Hablando el otro día con mi padre, hoy de 94 años, le pregunté, cómo había podido estar casado con mi madre por más de 50 años, dada la distancia ideológica en lo político y la divergencia en la manera de ser y pensar.

La respuesta fue corta, sencilla y hasta de perogrullo:

—Hijo, amor y vocación. Primero de tu madre me atrajo lo hermosa que era. Luego cuando la conocí bien, me di cuenta que era una mujer de carácter, buenos sentimientos y una generosidad infinita. Con sus empleados era dura pero espléndida. Con los amigos, incondicional, y de mí, una eterna enamorada. Independientemente de nuestras diferencias ideológicas, podíamos discutir, incluso pelear, a veces llegábamos a acuerdos, la mayoría de las veces, no. Nos unían el amor por ustedes, los proyectos en común, nuestro plan de vida y los valores más esenciales. Por eso me casé, por eso fue mi compañera toda la vida, y estuve a su lado cuando en la cama clínica dio su último suspiro. La extraño y me volvería casar con ella, mil veces más.

Muchos años antes, cuando cumplieron 50 años de casados, le pregunté a mi madre lo mismo. Por qué te casaste con un hombre tan diferente a ti. Una persona, que no comparte tus ideas y pensamientos políticos, tu fervor religioso, y tantas otras cosas. Su respuesta fue parecida:

—Ante todo hijo, tu padre era muy guapo (eso es cierto, era un flaco atlético, alto, con un porte de actor de cine, siempre con lentes oscuros, camisa deportiva y una sonrisa dulce que nunca ha borrado de su expresión). Además, siempre ha sido un trabajador incansable, un padre ejemplar, un marido cómplice, caballeroso, que me apoyó en cada proyecto y emprendimiento laboral. También, un hombre que enaltecía a la mujer y el feminismo, cosa poco común en esos tiempos. Por otra parte, él dice que es ateo, pero nada de nada, tu padre sí cree en Dios, pero lo disimula muy bien. Y de socialista nada, eso lo dice por decirlo, será humanista, pero comunista no es.

Así era mamá, pintaba a mi padre como quería, si lo quería católico, pues católico era, si lo quería capitalista, pues neoliberal lo volvía.

Esta referencia familiar sentida, la planteo a la luz de la interrupción de la mesa de diálogo por parte del oficialismo tras la extradición de Alex Saab.

A los venezolanos, debería unirnos Venezuela, como único sujeto y proyecto de vida. Si algo compartimos todos los venezolanos, es el profundo deseo por hacer el país, una patria grande, pujante, próspera e inclusiva, llena de oportunidades para todo el mundo y con gran bienestar social, económico y político.

No puedo dejar de preguntarme, si los actores políticos tanto de la IV, como de la V república, piensan y sienten lo mismo.

Por un lado los oficialistas interrumpen un ya obligatorio diálogo y negociaciones para poder lograr los mínimos acuerdos políticos requeridos, para sacar a la patria del atolladero y grave crisis económica, social y hasta humanitaria que atravesamos.

Por otra parte, observo todavía a actores de la oposición, como Leopoldo López, solicitando a los gringos, que mantengan las salvajes sanciones y bloqueo comercial, como mecanismo de coerción para que el gobierno entregue el poder. Esto, aunque dichas sanciones ahorcan a las mayorías, al pueblo, a los ciudadanos «de a pie», a los más pobres; y poco horadan la permanencia del gobierno en el poder.

No puedo resignarme a la afirmación de que los países tienen a los gobernantes que merecen. Los venezolanos no queremos ni merecemos líderes y dirigentes políticos que defiendan sus propios intereses, su afán de permanencia, su afán de tomar el poder por las buenas o por las malas, aunque esto nos cueste el futuro y hasta la vida.

En el complicado ajedrez político que vivimos, un «proyecto único nación» es lo que debe prevalecer, no intereses mezquinos e individuales, que vestidos de derecha o izquierda, desprecian nuestro gentilicio.

¡Vamos señores del gobierno, a sentarse a dialogar nuevamente!, falta mucha tela que cortar, y sin acuerdos ni conciliación nacional es imposible “echar pa´lante” a nuestra amada Venezuela.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Venezolanos sin plan

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2021 05:48

Ante el fracaso

Uno de los sentimientos que a las personas y grupos les cuesta más soportar es el de fracaso.  Nuestra cultura orienta hacia el éxito a través de diferentes valores. Las instituciones sociales, en particular, la familia, la escuela y los medios de comunicación definen las estrategias para alcanzar el éxito y evitar el fracaso. Tenemos […]

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2021 05:48

Golpear a un asteroide para salvar a la tierra

La semana pasada, la NASA lanzó el primer intento mundial para desviar un asteroide de su curso, una misión “emocionante”. Los expertos han dicho que algún día podría ayudar a prevenir un impacto catastrófico con nuestro planeta. La misión llamada DART se embarcará en un viaje de casi un año alrededor del Sol. Si todo […]

OPINIÓN · 28 NOVIEMBRE, 2021 05:45

El «cuotismo» y la despolarización, claves el 21N

A propósito de lo ocurrido el pasado 21 de noviembre y analizando en profundidad los resultados en todo el territorio nacional, he querido volver a resaltar dos cosas que considero han tenido un alto impacto. La primera tiene que ver con la forma de seleccionar los candidatos y la segunda con la despolarización que está […]

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2021 05:45

El síndrome del error reincidente

En el conmovido y cambiante mundo de la política, muchos son los dislates que se presumen impolutos. En medio de las obcecaciones y contradicciones que suscriben una decisión política, emergen problemas que, presuntuosamente, se asumen como objetivos a fin de acicalar realidades. Si algo en ese contexto debe considerarse, son los problemas que ocasiona un […]