OPINIÓN · 8 OCTUBRE, 2021 05:33

Mi viejo y el covid

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El viejo

Mi viejo de 94 años es un inmigrante español, republicano, ateo, de aspecto y proceder noble y pausado. Llegó a Venezuela en 1954, siguiendo los pasos de un tío suyo.

Su tío Luis había escapado de la cárcel, con una condena a fusilamiento, cuya rifa ganó por ser rojo, anti-monárquico y, sobre todo, anti-franquista.

Huyendo de una España totalmente empobrecida, en la que su familia tenía el estigma ideológico socialista, y también de la bastardía; su madre, tíos y tías, al igual que él mismo, terminaron dispersos entre Argentina, Brasil y Venezuela, para más nunca encontrarse. Mantuvieron toda una vida, la unión epistolar de la familia extendida, porque los encuentros “en vivo” eran imposibles, dado lo costoso de los pasajes y travesías en esos tiempos.

Cuando papá llegó a La Guaira, de su tío Luis quedaba la mala noticia de una muerte accidental reciente, y una viuda, quien todavía lo lloraba:

—Mira que morirse en un accidente y no en la cárcel, su destino estaba marcado (decía la tía Ramona, quien poco después emigró a Cuba y contrajo nuevas nupcias con un local, para terminar sus días, ya anciana, en Miami, escapada del régimen de Castro).

Mi padre conoció aquí a mamá, hicieron vida, oficio y familia, y tuvieron 2 hijos varones, mi hermano Raúl y yo, ambos médicos (aunque este servidor, desviado vocacional, se dedique hoy en día a las finanzas).

Paranoia COVID

Al principio de la pandemia, dada la edad del viejo y el hecho de que tiene una fibrosis pulmonar crónica, que lo obliga a estar con oxígeno permanentemente, lo mantuvimos aislado en su casa, con su cuidadora –mi madre murió hace años-, recibiendo sólo visitas de nosotros, sus hijos, con mascarillas, geles y demás parafernalia.

A lo largo del tortuoso camino COVID, nos mandó “largo pal´ carajo”, y comenzó a hacer sus salidas rutinarias a casa de mi hermano y a mi casa. Así, todos los fines de semana, iba a visitar a sus nietos y demás familia. Siempre, con el “bigotico” de oxígeno y el tapabocas. Su válida excusa para romper el presidio forzado al que lo habíamos sometido era:

—¡Coño!, déjenme tranquilo, tengo 94 años y lo poco que me queda, quiero vivirlo cerca de mis afectos, de mis amores. De algo habré de morir. Si no es de COVID, a mi edad, hasta una diarrea mata.

Tenía razón, consideramos y respetamos su muy lógica voluntad, con las mayores precauciones posibles.

Cuando alguien de la familia, caía con COVID, como pasó con mi mujer y uno de mis hijos, inmediatamente, le prohibimos acercamiento, por el tiempo prudencial y después volvía a su rutina de visitas. Los sábados a casa de mi hermano, los domingos, a mi casa.  

Asimismo, y a regañadientes, se dejó vacunar. Digo a regañadientes, porque sostenía, que a su edad, la vacuna podría aprovecharse para otra gente que la necesitaba más, no un viejo como él que estaba “más de allá que de acá”.

Lo que tenía que pasar

Hace un par de semanas, pasó lo inevitable. Congestión nasal, algo de tos, PCR+, y ¡zas!, “pa´ la clínica de una”.

Hospitalizado, con anticoagulantes, remdesivir endovenoso y otras drogas, mientras leía, y se mantenía al día sobre el acontecer mundial, a través de internet en su laptop,-sí es un abuelo computarizado-, milagrosamente salió de alta a su casa después de unos días. Todavía aislado, de reposo, y rogando a Dios porque siga bien y no se complique, parece haber sobrevivido a la peste del siglo XXI.

Mientras estaba hospitalizado, a través del teléfono y email, estuvimos en comunicación continua, ya que no me dejaron verlo por los protocolos de aislamiento de rigor. Siempre de buen ánimo, decía que se sentía engripado, pero que estaba bien en ese “spa” forzado en el que lo habían internado.

En algún momento, por pura echadera de vainas, le pregunté si seguía siendo ateo. Muy socarrón me dijo, que ahora se consideraba agnóstico, porque no sabía bien del todo eso del cielo y del infierno, y ante la duda, prefería mantener una nueva postura menos radical.

Le pregunté también si no le tenía miedo a la muerte, a lo que me contestó que en lo absoluto, ya que había vivido a plenitud. Sin embargo, aclaró que no estaba para nada apurado y que por ahora dejaría “que otros se colearan en la fila”.

De pesado e insistente, le pregunté si seguía siendo socialista, a lo que me respondió con una claridad vertical, que ahora estaba de moda decir “humanista”, y que era mejor que lo encasillara en esa categoría. Eso sí, que de neoliberal no tenía nada de eso, ni muerto.

Mi padre siempre ha tenido ese sentido del humor sutil y delicioso, más de inglés que de español. Lamentablemente, nosotros sus hijos, heredamos el humor negro, mordaz, cáustico y hasta procaz de mi madre.

Papá, muy probablemente saldrá bien parado de esta batalla médica. Dios, nos permita tenerlo un rato más con nosotros –curiosamente, mi hermano y yo, sí somos católicos, por pertinaz insistencia materna, quien era católica, apostólica, romana y de derecha. De hecho, mi padre dice que se casó con ella, independientemente de las diferencias ideológicas, porque era una morena de una guapura irresistible, idéntica a la de María Félix, y además, porque en el fondo, muy en el fondo, era buena persona.

Lamentablemente esta historia con hermoso desenlace no es lo que estamos viviendo a nivel mundial, ni en Venezuela.

Asimetrías

A las vacunas, detección temprana, cuidados médicos y drogas de primera, sólo tiene acceso un 5% de la población mundial.

No olvidemos que hasta el momento contamos con reportes oficiales de contagio de 220 millones de personas y han fallecido casi 5 millones a nivel mundial . Según epidemiólogos entendidos, esta cifra podría multiplicarse hasta por 7 u 8 veces, debido a los casos asintomáticos y al subregistro que existe en todos los países.

Según la ONU, tan sólo un 20% de la población mundial ha accedido a la vacunada, con una distribución muy desigual. Así, en los países desarrollados, hasta un 80% de su gente está vacunada, y algunos países muy pobres, especialmente ubicados en el continente africano, la inmunización no alcanza el 3%.

Al respecto, hace pocos días el Secretario General de la ONU, António Guterres, manifestaba su preocupación por la asimétrica distribución de las inmunizaciones y atención médica contra el COVID en los diferentes países del mundo.

Desde la guerra de Kosovo -que viví muy de cerca, otro día les cuento por qué- donde participó activamente la OTAN, masacrando miles de civiles kosovares, con el silencio cómplice de la ONU, no puedo evitar percibir a las Naciones Unidas como un organismo demagógico, y casi apéndice, para lo bueno y lo malo, de los países imperiales del orbe.

Así que la declaración de Guterres, me pareció poco menos que cínica. La asimetría mundial no ocurre en temas de salud solamente, también ocurre en cualquier tema social, económico o político que se nos venga a la mente, con la tranquila vista, y algunos pañitos calientes de la ONU y otras multilaterales.

Nuestro país no es la excepción, sujeto de esa asimetría que menciona Guterres, tanto por ineptitud de nuestros gobernantes, como por las salvajes sanciones gringas, Venezuela tiene un importante número de casos y todavía insuficientes inmunizaciones. Aunque en este último aspecto, hemos de destacar que el gobierno está haciendo esfuerzos extraordinarios para hacerse de vacunas, a pesar del bloqueo gringo. De hecho, hasta la semana pasada dentro y fuera del mecanismo Covax, ya habían ingresado al país más de 5 millones de dosis.  

Al día de hoy, en Venezuela se reportan cifras oficiales de 374.000 casos y 4.600 muertos. Muchos epidemiólogos dicen que esta cifra debe ser multiplicada por 10. Además, aseveran, que a diferencia de mi padre, la mayoría de los afectados y muertos, no han contado con las posibilidades de atención médica y han padecido la enfermedad e incluso han fallecido en sus propias casas, debido a la insuficiente capacidad de atención médica en los  centros de salud. Por esta razón, las medidas preventivas extremas, entre ellas la cuarentena 7+7, hacen mucho sentido.

Por fuentes extraoficiales sabemos que en este momento vivimos un repunte de COVID, lo cual en ninguna cifra formal se ve reflejado. Además, se iniciarán las clases presenciales a partir del 25 de este mes, así como el gobierno dará pausa a las medidas de cuarentena durante noviembre y diciembre, “para el disfrute de los venezolanos, así como el incremento de la actividad comercial propia de fin de año”.

Imaginamos que en los primeros meses del año vamos a ver contagiados y muertos por doquier. No entendemos pues, el cese de medidas preventivas por parte de las autoridades venezolanas.

Por ahora, mi padre sigue dejando que otros se “coleen en la fila” y se le adelanten. “Te amamos pa”.

Vaya este escrito dedicado a todos los venezolanos, muchos de ellos amigos, que han sucumbido ante la enfermedad.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Sociedad venezolana al cuadrado?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 7 OCTUBRE, 2021 05:11

Inicio de clases con educación emocional

Maduro anunció que será el lunes 25 de octubre el inicio de actividades presenciales en todos los niveles educativos. La mayoría de los centros se mantienen a la expectativa de si el anuncio se materializará. Otros centros han iniciado actividades en modalidad virtual o semipresencial. La información sobre alguno de los regresos indica que se […]

OPINIÓN · 6 OCTUBRE, 2021 05:32

La bomba de tiempo vinculada a la salud de las venezolanas

Creo que nadie que haya escuchado atentamente la presentación del reporte de ENCOVI 2021 ha logrado dormir tranquilamente por estos días. Tantos datos inquietantes para los que estamos dentro y fuera, pero pendientes del país. Tantas complejidades que se tejen contra la posibilidad de una recuperación social y económica pronta. ¡Tanta impotencia junta! De todos […]

OPINIÓN · 5 OCTUBRE, 2021 05:50

A quién le exijo

¿A quién le exijo? Pregunta con avidez una madre que ve como se llevan preso a su hijo. No ha cometido delito y la “autoridad” no lo explica. El desencadenamiento de esta historia puede ser diverso, desde la pernocta en una celda común hasta la muerte. Hay cuerpos policiales que ejecutan una orden o producen […]

OPINIÓN · 5 OCTUBRE, 2021 05:45

Cambio de frecuencia

La historia es reveladora y fehaciente testimonio del poder de la oración. No sólo la Biblia lo confirma. También, los hechos sucedidos en medio de tempestades físicas, espirituales, militares, y desde luego, políticas. Sobre todo, ante el furor que una crisis política que incita a las desgracias que no sólo inhiben libertades. También, inducen estampidas […]