OPINIÓN · 10 ABRIL, 2021 04:03

La vacuna anticovid es un derecho

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Es imposible escaparse. Las redes, los noticieros, las conversas de paseantes por la calle, por donde te encuentres con gente, el tema es la vacuna. La anticovid. Quizás el pinchazo más anhelado por la inmensa parte de la humanidad pero que, en muchos países, es difícil de lograr.

Cuando se hizo el anuncio de la disposición de varias vacunas anticovid, la humanidad respiró. Se vio cerca el fin de la pandemia, que en un año ha hecho estragos en la sociedad, la economía, la salud física y mental.

Ya el mundo se aproxima a la dramática cifra de tres millones de vidas perdidas por el covid-19, más decenas de millones que han pasado por el susto e intensos malestares de la enfermedad.

Transcurrido el primer trimestre con vacunas sobre la faz de la tierra, solo unos pocos países han avanzado con la vacunación. Problemas económicos, políticos y logísticos están impidiendo que las campañas avancen cómo se esperaba en los países ricos, pero muchas más dificultades hay en los países pobres.

En algunos países pobres, ni siquiera han comenzado a vacunar. Gran parte de la población de esos países está en riesgo de infectarse y morir dado el colapso sanitario, que podría producir una alta tasa de incidencia del SARS-CoV-2. Infecciones que en este momento serían evitables.

Geopolítica y la vacuna

Sigue agudizándose la diferencia de los avances en la vacunación entre los países ricos y los pobres, como ha sido denunciado por las propias autoridades de la Organización Mundial de la Salud.

Países industrializados, como Estados Unidos y varios de Europa, blindan las patentes de sus vacunas para que no salgan de sus territorios y así, vacunar a la mayoría de su población y a la de países aliados política y económicamente. Además, evitan el colapso de sus sistemas sanitarios, protegen sus economías que saldrán favorecidas con la venta de tan preciado bien. Ahorita y a futuro.

El acaparamiento de vacunas, por parte de los países productores y sus aliados, impide una distribución mundial de esos salvavidas con criterio de justicia social. Por otro lado, la farmacéutica del mundo occidental y los intereses políticos detrás de ella, se ha encargado de descalificar, estigmatizar o invisibilizar a las vacunas producidas por países -fuera del llamado “mundo capitalista”- como Rusia y China. Ambos con alta capacidad productiva de vacunas que han sido experimentadas como las demás.

El objetivo de las campañas de descrédito hacia las vacunas distintas a las producidas por las empresas del mundo occidental, parece ser sacarlas de la competencia en el mercado. Cuestión de dinero, de mucho dinero. Un acto que roza a la ética, porque ante la pandemia que azota al mundo, la salud de la gente debería privar sobre los negocios.

Por su parte, las agencias transnacionales de asistencia social han habilitado mecanismos de distribución alternativa de las vacunas en los países pobres, tipo Covax. Pero es insuficiente para una amplia cobertura de la población, y poner en marcha ese mecanismo ha encontrado dificultades a lo interno de ciertos países por razones económicas, políticas, como rencillas entre grupos, abuso de poder y corrupción.

La vacuna es el derecho a la salud, a la vida

Toda vacuna produce un doble sentimiento: miedo al pinchazo por una posible reacción y entusiasmo por evitar un mal peor. Ante el anuncio de las vacunas anticovid, las reservas iniciales de la gente -en todo el mundo- se basaban en la desconfianza: ¿cómo tan rápido -menos de un año- se produjeron varias vacunas cuando para otros males que llevan años entre nosotros, todavía no las hay?

No hubo campañas por parte de los productores de las vacunas, para combatir la desconfianza de la gente. No había necesidad. Los estragos de la pandemia han sido tan evidentes, que el miedo privó sobre la desconfianza y se pasó a ansiar la vacuna, a ponérsela tan pronto como se pueda. Ese, hoy es un clamor mundial.

Tampoco ha habido mucha información por parte de las farmacéuticas o los gobiernos acerca de los posibles efectos secundarios de la vacuna anticovid. A veces, las mismas autoridades se muestran confusas, se contradicen, se desdicen. El desarrollo de la vacuna ha sido muy rápido, es muy reciente. Todavía falta por aprender. Y, sin embargo, la inmensa mayoría de la gente quiere ser vacunada.

Como se ha dicho, cualquier efecto secundario de la vacuna será menor que enfermar de covid19 y el riesgo de morir por esa causa. La gente se vacuna y sale alegre, sintiendo, quizás, la única alegría que esta pandemia le ha brindado.

La vacuna anticovid, por ser un preciado objeto de mercado, ha pasado a ser un recurso de poder y con ella los gobernantes que logren eficiencia en la vacunación ganarán prestigio, mientras que los ineficientes agregarán a sus rayas, otra raya más. Aunque no es otra raya cualquiera. Es la que dejará ver a la historia que esa ineficacia e irresponsabilidad produjo sufrimiento de millares, quizás millones, y la muerte de decenas de miles de sus gobernados.

Los gobernantes, y quienes están detrás o por encima de ellos, tienen que tener claro que la vacuna no es una dádiva, ni un instrumento de poder, es un derecho de la gente. El derecho de evitar el sufrimiento, de salvar su vida y la de quienes le rodean.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: George, Sarah, Victoria y…

ESPECIALES · 19 MARZO, 2023

20 presas políticas

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2023

Ser docente en Venezuela, un oficio en quiebre

Texto por Albany Andara, Reynaldo Mozo y Ronny Rodríguez

ESPECIALES · 5 MARZO, 2023

10 años de la muerte de Hugo Chávez

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 19 FEBRERO, 2023

Nicaragüenses en el destierro

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 31 MARZO, 2023 05:48

Las sanciones no son el camino

En los últimos 15 días, el escándalo de corrupción de PDVSA ha ocupado los titulares de los medios. Todo ello da cuenta del deterioro que vivimos en Venezuela. Aunque  la corrupción administrativa como otros desmanes de orden político y social deben ser atendidos por el gobierno y por todos nosotros, ahora mismo lo que importa […]

OPINIÓN · 30 MARZO, 2023 05:25

El miedo a estar solos

El sociólogo y filósofo Zygmunt Bauman advierte recientemente sobre una realidad más dantesca: el impacto que tiene la imposibilidad de estar solos. «Pero la desconexión con la gente también es una dificultad. Según las últimas investigaciones, la persona promedio pasa siete horas y media -la mitad del día despierto- frente a una pantalla, no frente […]

OPINIÓN · 29 MARZO, 2023 05:45

Cambiar el enfoque sobre las drogas

En medio de una crisis energética, disputas geopolíticas, sequías, incremento de precios de los alimentos, pandemia, etc., hay una industria que no ha detenido su crecimiento y a nadie se le ocurriría declarar que hay una escasez: drogas. A decir verdad —salvo algunos años excepcionales—, desde la famosa declaración de la «guerra contra las drogas» […]

OPINIÓN · 28 MARZO, 2023 05:37

Política y educación, una relación fundamentada

Numerosas razones convergen sobre la brecha que hay entre la política y la educación. El abordaje de este temas desde la perspectiva académico–universitaria adquiere un mejor sentido para concienciar no sólo acerca de la importancia que implica, sino sobre el efecto que generan en el ejercicio profesional. Incluso, en medio de la actitud que, en […]

OPINIÓN · 10 ABRIL, 2021

La vacuna anticovid es un derecho

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Es imposible escaparse. Las redes, los noticieros, las conversas de paseantes por la calle, por donde te encuentres con gente, el tema es la vacuna. La anticovid. Quizás el pinchazo más anhelado por la inmensa parte de la humanidad pero que, en muchos países, es difícil de lograr.

Cuando se hizo el anuncio de la disposición de varias vacunas anticovid, la humanidad respiró. Se vio cerca el fin de la pandemia, que en un año ha hecho estragos en la sociedad, la economía, la salud física y mental.

Ya el mundo se aproxima a la dramática cifra de tres millones de vidas perdidas por el covid-19, más decenas de millones que han pasado por el susto e intensos malestares de la enfermedad.

Transcurrido el primer trimestre con vacunas sobre la faz de la tierra, solo unos pocos países han avanzado con la vacunación. Problemas económicos, políticos y logísticos están impidiendo que las campañas avancen cómo se esperaba en los países ricos, pero muchas más dificultades hay en los países pobres.

En algunos países pobres, ni siquiera han comenzado a vacunar. Gran parte de la población de esos países está en riesgo de infectarse y morir dado el colapso sanitario, que podría producir una alta tasa de incidencia del SARS-CoV-2. Infecciones que en este momento serían evitables.

Geopolítica y la vacuna

Sigue agudizándose la diferencia de los avances en la vacunación entre los países ricos y los pobres, como ha sido denunciado por las propias autoridades de la Organización Mundial de la Salud.

Países industrializados, como Estados Unidos y varios de Europa, blindan las patentes de sus vacunas para que no salgan de sus territorios y así, vacunar a la mayoría de su población y a la de países aliados política y económicamente. Además, evitan el colapso de sus sistemas sanitarios, protegen sus economías que saldrán favorecidas con la venta de tan preciado bien. Ahorita y a futuro.

El acaparamiento de vacunas, por parte de los países productores y sus aliados, impide una distribución mundial de esos salvavidas con criterio de justicia social. Por otro lado, la farmacéutica del mundo occidental y los intereses políticos detrás de ella, se ha encargado de descalificar, estigmatizar o invisibilizar a las vacunas producidas por países -fuera del llamado “mundo capitalista”- como Rusia y China. Ambos con alta capacidad productiva de vacunas que han sido experimentadas como las demás.

El objetivo de las campañas de descrédito hacia las vacunas distintas a las producidas por las empresas del mundo occidental, parece ser sacarlas de la competencia en el mercado. Cuestión de dinero, de mucho dinero. Un acto que roza a la ética, porque ante la pandemia que azota al mundo, la salud de la gente debería privar sobre los negocios.

Por su parte, las agencias transnacionales de asistencia social han habilitado mecanismos de distribución alternativa de las vacunas en los países pobres, tipo Covax. Pero es insuficiente para una amplia cobertura de la población, y poner en marcha ese mecanismo ha encontrado dificultades a lo interno de ciertos países por razones económicas, políticas, como rencillas entre grupos, abuso de poder y corrupción.

La vacuna es el derecho a la salud, a la vida

Toda vacuna produce un doble sentimiento: miedo al pinchazo por una posible reacción y entusiasmo por evitar un mal peor. Ante el anuncio de las vacunas anticovid, las reservas iniciales de la gente -en todo el mundo- se basaban en la desconfianza: ¿cómo tan rápido -menos de un año- se produjeron varias vacunas cuando para otros males que llevan años entre nosotros, todavía no las hay?

No hubo campañas por parte de los productores de las vacunas, para combatir la desconfianza de la gente. No había necesidad. Los estragos de la pandemia han sido tan evidentes, que el miedo privó sobre la desconfianza y se pasó a ansiar la vacuna, a ponérsela tan pronto como se pueda. Ese, hoy es un clamor mundial.

Tampoco ha habido mucha información por parte de las farmacéuticas o los gobiernos acerca de los posibles efectos secundarios de la vacuna anticovid. A veces, las mismas autoridades se muestran confusas, se contradicen, se desdicen. El desarrollo de la vacuna ha sido muy rápido, es muy reciente. Todavía falta por aprender. Y, sin embargo, la inmensa mayoría de la gente quiere ser vacunada.

Como se ha dicho, cualquier efecto secundario de la vacuna será menor que enfermar de covid19 y el riesgo de morir por esa causa. La gente se vacuna y sale alegre, sintiendo, quizás, la única alegría que esta pandemia le ha brindado.

La vacuna anticovid, por ser un preciado objeto de mercado, ha pasado a ser un recurso de poder y con ella los gobernantes que logren eficiencia en la vacunación ganarán prestigio, mientras que los ineficientes agregarán a sus rayas, otra raya más. Aunque no es otra raya cualquiera. Es la que dejará ver a la historia que esa ineficacia e irresponsabilidad produjo sufrimiento de millares, quizás millones, y la muerte de decenas de miles de sus gobernados.

Los gobernantes, y quienes están detrás o por encima de ellos, tienen que tener claro que la vacuna no es una dádiva, ni un instrumento de poder, es un derecho de la gente. El derecho de evitar el sufrimiento, de salvar su vida y la de quienes le rodean.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: George, Sarah, Victoria y…

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 31 MARZO, 2023 05:48

Las sanciones no son el camino

OPINIÓN · 30 MARZO, 2023 05:25

El miedo a estar solos

OPINIÓN · 29 MARZO, 2023 05:45

Cambiar el enfoque sobre las drogas