OPINIÓN · 3 ABRIL, 2021 04:34

George, Sarah, Victoria y…

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

George Floyd en EE UU; Sarah en Inglaterra, y Victoria Salazar, una salvadoreña que vivía en México, no se murieron, les mataron policías. No fueron asesinatos a causa de protestas políticas o en allanamientos de barrios en busca de delincuentes, no.  A George y Victoria les mató un policía al detenerles por motivos sin mayor importancia. A Sarah la secuestró y violó un policía. Pero esos asesinatos revelan más que violencia policial. 

Los asesinatos de George, Sarah y Victoria tienen en común que los cometió un policía y que, además, estas tres víctimas tenían características físicas que les identificaba con grupos sociales históricamente menospreciados: uno era negro, las otras dos, mujeres.     

Prejuicios y estereotipos pesan más que los derechos humanos                                

Los asesinatos de George, Sarah, Victoria y muchos más, en muchas partes del mundo, expresan exceso de violencia policial, violación de derechos humanos, pero también prejuicios y estereotipos que predominan en algunos sectores sociales.

Ni el racismo, ni el sexismo, ni la violencia policial son exclusivos de EE UU, Inglaterra o México o de los policías. En cualquier país hay grupos sociales que asumen que la vida de un negro o de una mujer, vale menos que la de una persona blanca o un hombre.

Además, de racismo o sexismo la violencia policial puede expresar clasismo, aporofobia, xenofobia o cualquier otra creencia que genere odio hacia quienes son distintos.  Lo malo, malísimo, es que la policía está investida de poder y al ejercer sus funciones puede abusar hasta matar.                                                                                                                 

Los prejuicios de cualquier tipo son irracionales. Se necesita mucha educación para cambiarlos.  Los policías que asesinaron a George, Sarah y Victoria y los que han asesinado a muchos más en cualquier parte del mundo, lo han hecho respondiendo a prejuicios aprendidos antes de llegar a las academias de policías, donde se formaron y esas instituciones no han podido cambiar esos prejuicios y estereotipos; o es terrible pensarlo, pero no es descartable, han podido reforzarlos.                                            

Aparatos represivos del Estado

Los cuerpos policiales, junto a los militares, han sido creados por las sociedades para su defensa. Estos aparatos, cuerpos o instituciones son del Estado y, por tanto, están a cargo del gobierno, cualquiera que este sea, y su misión es mantener el status quo, que las cosas se mantengan como están.

Ocurre que cuando la policía aparece involucrada en delitos, como en estos tres asesinatos y muchos más, la imagen pública del cuerpo policial se deteriora. Cuando un solo policía comete un delito, pone a toda la institución en entredicho. Un hecho muy dañino, peligroso para cualquier sociedad. Pues, se asume que la policía está para proteger a la ciudadanía.                                        

El fin de la violencia policial            

Esta última semana de marzo un tribunal en EE UU ha comenzado el juicio a los policías acusados del crimen de George. En Inglaterra, hasta el primer ministro salió a protestar por el crimen de Sarah y el policía detenido será juzgado. En las calles de México, la madre de Victoria ha marchado junto a centenares de mujeres y hombres reclamando justicia. También lo han hecho los presidentes de México y El Salvador

Aquí, allá y más allá, se clama justicia por los crímenes cometidos por policías. La madre de Victoria dice: no me devolverán a mi hija, pero yo me sentiría mejor moral y emocionalmente si esos señores pagaran por su asesinato.

Además de justicia, hay que aspirar a que la policía se libre de prejuicios o estereotipos a la hora de actuar, que sus funcionarios no comentan delitos y mucho menos que asesinen a quien detenga, cualquiera que sea el motivo de la detención.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La vida de la gente es la prioridad

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

Carlos Maslatón, un influencer de Buenos Aires en Argentina, publicó un tuit acerca de un gol de Brasil a Serbia durante el Mundial y se refirió a este último país como “Yugoslavia”, al principio pensé que había sido un error voluntario pero siguió tuiteando reincidiendo en el error; obviamente, al tener numerosas reacciones en esta […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

Si el tema del cuidado de la salud física por parte de los hombres es complicado, mucho más es su salud mental, su emocionalidad. En los patrones tradicionales de crianza del varón se sanciona la expresión emotiva por ser considerada propia de las mujeres; seres de segunda, según ese mismo pensamiento. A la fantasía de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista

El Mundial de fútbol ya irrumpió para ser el centro de atención durante unas semanas. Los cánticos y banderitas de los distintos países servirán para avivar preferencias y rivalidades. Muchos de los niños ven a través de las pantallas a los jugadores de las barajitas del álbum que coleccionaron. Los padres comparten sus experiencias de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Recuperando a Venezuela: microeconomía

En la entrega pasada referimos que existe una tendencia a la mejora de variables macroeconómicas como inflación, tasa de cambio, empleo y pobreza, así como una activación modesta, aunque para nada despreciable de nuestra economía. No obstante, todavía hace falta mucho recorrido y esfuerzo para lograr un movimiento significativo y estructural de la actividad productiva […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022

George, Sarah, Victoria y…

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

George Floyd en EE UU; Sarah en Inglaterra, y Victoria Salazar, una salvadoreña que vivía en México, no se murieron, les mataron policías. No fueron asesinatos a causa de protestas políticas o en allanamientos de barrios en busca de delincuentes, no.  A George y Victoria les mató un policía al detenerles por motivos sin mayor importancia. A Sarah la secuestró y violó un policía. Pero esos asesinatos revelan más que violencia policial. 

Los asesinatos de George, Sarah y Victoria tienen en común que los cometió un policía y que, además, estas tres víctimas tenían características físicas que les identificaba con grupos sociales históricamente menospreciados: uno era negro, las otras dos, mujeres.     

Prejuicios y estereotipos pesan más que los derechos humanos                                

Los asesinatos de George, Sarah, Victoria y muchos más, en muchas partes del mundo, expresan exceso de violencia policial, violación de derechos humanos, pero también prejuicios y estereotipos que predominan en algunos sectores sociales.

Ni el racismo, ni el sexismo, ni la violencia policial son exclusivos de EE UU, Inglaterra o México o de los policías. En cualquier país hay grupos sociales que asumen que la vida de un negro o de una mujer, vale menos que la de una persona blanca o un hombre.

Además, de racismo o sexismo la violencia policial puede expresar clasismo, aporofobia, xenofobia o cualquier otra creencia que genere odio hacia quienes son distintos.  Lo malo, malísimo, es que la policía está investida de poder y al ejercer sus funciones puede abusar hasta matar.                                                                                                                 

Los prejuicios de cualquier tipo son irracionales. Se necesita mucha educación para cambiarlos.  Los policías que asesinaron a George, Sarah y Victoria y los que han asesinado a muchos más en cualquier parte del mundo, lo han hecho respondiendo a prejuicios aprendidos antes de llegar a las academias de policías, donde se formaron y esas instituciones no han podido cambiar esos prejuicios y estereotipos; o es terrible pensarlo, pero no es descartable, han podido reforzarlos.                                            

Aparatos represivos del Estado

Los cuerpos policiales, junto a los militares, han sido creados por las sociedades para su defensa. Estos aparatos, cuerpos o instituciones son del Estado y, por tanto, están a cargo del gobierno, cualquiera que este sea, y su misión es mantener el status quo, que las cosas se mantengan como están.

Ocurre que cuando la policía aparece involucrada en delitos, como en estos tres asesinatos y muchos más, la imagen pública del cuerpo policial se deteriora. Cuando un solo policía comete un delito, pone a toda la institución en entredicho. Un hecho muy dañino, peligroso para cualquier sociedad. Pues, se asume que la policía está para proteger a la ciudadanía.                                        

El fin de la violencia policial            

Esta última semana de marzo un tribunal en EE UU ha comenzado el juicio a los policías acusados del crimen de George. En Inglaterra, hasta el primer ministro salió a protestar por el crimen de Sarah y el policía detenido será juzgado. En las calles de México, la madre de Victoria ha marchado junto a centenares de mujeres y hombres reclamando justicia. También lo han hecho los presidentes de México y El Salvador

Aquí, allá y más allá, se clama justicia por los crímenes cometidos por policías. La madre de Victoria dice: no me devolverán a mi hija, pero yo me sentiría mejor moral y emocionalmente si esos señores pagaran por su asesinato.

Además de justicia, hay que aspirar a que la policía se libre de prejuicios o estereotipos a la hora de actuar, que sus funcionarios no comentan delitos y mucho menos que asesinen a quien detenga, cualquiera que sea el motivo de la detención.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La vida de la gente es la prioridad

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista