OPINIÓN · 26 FEBRERO, 2022 05:35

La guerra no es un juego

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En momentos en que los países ricos se disponen a entrar francamente en la “normalidad” post pandemia del covid, los telediarios anuncian: se disparó la guerra. Quedamos fríos porque se trata de una guerra caliente.

La guerra, hasta hoy, ocurre en un pequeño país del este de Europa, pero pudiera ser la mecha de una bomba a explotar en los próximos días a nivel mundial. O peor aún, pudiera ser el comienzo de la tercera. Ojalá que no.

El fantasma de la guerra empieza a recorrer Europa, el escenario de las dos guerras mundiales en el siglo pasado. El sufrimiento quedó sembrado, las cicatrices no se han cerrado por completo.

Por edad, casi todos los europeos que vivieron la dolorosa y traumática experiencia de las guerras han muerto, por tanto, para las nuevas generaciones la guerra es cuestión de cuentos de abuelos, de historia, de películas en las salas de cine o en la televisión, algo casi divertido.

Como si fuera poco, la industria del cine y los videojuegos han hecho de la guerra un espectáculo que mueve emociones, divierte. Así lo han aprendido las nuevas generaciones. Vamos a jugar a la guerra, dicen los niños.

Las generaciones vivientes europeas no han vivido un conflicto armado en carne propia. Lo más cercano a la guerra ha sido el terrorismo y, como su nombre lo dice, genera terror pero el ataque es puntual, no es una acción permanente, queda el trauma. En una guerra, el terror dura lo que dure la guerra. Días, meses, años. Nunca se sabe.

Guerra es guerra

Ha explotado una guerra de incalculables consecuencias en Europa, pero también pudiera ser semejante a la que desde hace años se vive en países de África, Asia y América Latina. Los conflictos bélicos en los países pobres, por lo general, solo tienen visibilidad puntual a nivel mundial. Cuando ocurre en los ricos, o cerca de ellos, es otro cantar.

Las redacciones de las agencias de noticias no paran de informar sobre el conflicto bélico europeo. Pareciera que no sucede más nada en el mundo, ni en los mismos países. De repente, la guerra y la amenaza de que se extienda es la matriz de opinión global. Hay guerras que llevan años y no las mencionan.

Cuando una guerra involucra a las mayores potencias económicas es noticia perenne. Cuando los rugidos bélicos se oyen cerca, asustan, aunque no sean disparos. Cuando están lejos no son una amenaza. Tiene lógica.

Riesgos informativos de la guerra

Ante cualquier conflicto que altera la cotidianidad se genera avidez informativa por parte de la gente. Sin duda, en estos momentos, en casi todo el mundo, ha aumentado la exposición a los medios y a las redes virtuales. Hay “carne de primera” en las agencias de noticias.

Además del riesgo de especulación informativa por parte de algunas agencias y medios ante cualquier noticia de interés y más si es trágica -en la época de información diseminada a través de medios no formales; como son las redes virtuales- la población está en riesgo de desinformación por los bulos o inventos informativos generados en laboratorios especializados o por cualquiera que quiera divertirse.

Ante un conflicto social o armado, los riesgos de sesgo informativo son altísimos. Los análisis periodísticos pierden objetividad y se vuelven opinaticos. La información deja de ser. Lo que debe ser. La noticia se transmite en términos de “malos” y “buenos”, de víctimas y victimarios.

Estamos ante el peligro de nuevos estereotipos. A los alemanes les ha costado casi un siglo superar en el imaginario mundial la creencia de que todos ellos son nazis. Los japoneses y otros asiáticos han tenido que hacer mucho esfuerzo para librarse del estereotipo de malos, que se les creó después de la Segunda Guerra Mundial. Veamos qué queda después del actual conflicto. Los medios de comunicación tienen mucha responsabilidad en ello. Perderemos todos.

¿Quién pierde en las guerras?

La representación psíquica de la guerra, no solo en los niños y niñas, es la de un juego donde hay ganadores y perdedores. Los resultados suelen verse en términos de quién gana, poco se ve a quien pierde.

En un conflicto bélico, independientemente del bando que venza o esté venciendo, hay más perdedores que ganadores. Quien más pierde es la población civil, la gente del común, muy probablemente, como tú y yo, como nuestras familias y gente amiga y la no amiga también.

La más cruenta de las consecuencias de una guerra es el trauma de quienes pierden seres queridos y de quien no. Es el terror permanente de esos días, el hambre, las necesidades insatisfechas de todo tipo. El miedo sembrado, los sueños perdidos.

La gente desplazada deja sus propiedades, sus raíces. Huye destrozada anímicamente. Además de las muertes, las heridas físicas y emocionales, la guerra destruye viviendas, edificaciones de cualquier tipo, inclusive las históricas. La guerra quiebra economías, hace perder perspectivas. Siembra impotencia e incertidumbre.

La guerra, por pequeña que sea, ocurra donde ocurra, es indeseable desde todo punto de vista.

El poeta español, Miguel Hernández, quien supo de guerras en carne propia, escribió quizás desde una mazmorra:

Tristes guerras
si no es amor la empresa

Tristes, tristes

Tristes armas
si no son las palabras

Tristes, tristes

Tristes hombres
si no mueren de amores.

Tristes, tristes,

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Jóvenes en crisis

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 31 ENERO, 2023 05:30

Gobierno sin oposición

El término oposición no luce tan fácil de definir. Sin embargo, la palabra es conocida por todos. Aunque pocos comprenden sus intríngulis. En toda sociedad, nadie escapa de las implicaciones políticas que priman sus dinámicas. Sobre todo, cuando sus enredos y contrasentidos se esparcen por los espacios donde se instala un sector de la política […]

OPINIÓN · 30 ENERO, 2023 05:30

El baile del núcleo de la Tierra

Durante mucho tiempo el núcleo de la Tierra ha sido un lugar fascinante para los científicos, encontrándose a unos 2.900 kilómetros por debajo de la superficie. Se cree que existe como una bola de metal caliente compuesto por hierro y níquel, que posee muchas cualidades únicas, incluyendo su propia rotación. Recientemente los geocientíficos, quienes están […]

OPINIÓN · 29 ENERO, 2023 05:30

La importancia de la «gravedad» en la política

La gravedad es una fuerza de atracción universal con una enorme importancia en el orden de las galaxias, estrellas y planetas y pareciera que no tiene que ver con la política, pero sí y mucho. La política está asociada también al orden pero en lo social, en lo humano. En la organización de la gente […]

OPINIÓN · 28 ENERO, 2023 05:40

Imaginario de un violador sexual

La violación sexual es uno de los delitos mas graves que un hombre puede cometer con una mujer, más si esa violación es a una adolescente o niña. Igual de grave es cuando la víctima es un varón. Violación es una agresión no solo en la vagina, ano, boca u otras partes del cuerpo de […]

OPINIÓN · 28 ENERO, 2023

La guerra no es un juego

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

En momentos en que los países ricos se disponen a entrar francamente en la “normalidad” post pandemia del covid, los telediarios anuncian: se disparó la guerra. Quedamos fríos porque se trata de una guerra caliente.

La guerra, hasta hoy, ocurre en un pequeño país del este de Europa, pero pudiera ser la mecha de una bomba a explotar en los próximos días a nivel mundial. O peor aún, pudiera ser el comienzo de la tercera. Ojalá que no.

El fantasma de la guerra empieza a recorrer Europa, el escenario de las dos guerras mundiales en el siglo pasado. El sufrimiento quedó sembrado, las cicatrices no se han cerrado por completo.

Por edad, casi todos los europeos que vivieron la dolorosa y traumática experiencia de las guerras han muerto, por tanto, para las nuevas generaciones la guerra es cuestión de cuentos de abuelos, de historia, de películas en las salas de cine o en la televisión, algo casi divertido.

Como si fuera poco, la industria del cine y los videojuegos han hecho de la guerra un espectáculo que mueve emociones, divierte. Así lo han aprendido las nuevas generaciones. Vamos a jugar a la guerra, dicen los niños.

Las generaciones vivientes europeas no han vivido un conflicto armado en carne propia. Lo más cercano a la guerra ha sido el terrorismo y, como su nombre lo dice, genera terror pero el ataque es puntual, no es una acción permanente, queda el trauma. En una guerra, el terror dura lo que dure la guerra. Días, meses, años. Nunca se sabe.

Guerra es guerra

Ha explotado una guerra de incalculables consecuencias en Europa, pero también pudiera ser semejante a la que desde hace años se vive en países de África, Asia y América Latina. Los conflictos bélicos en los países pobres, por lo general, solo tienen visibilidad puntual a nivel mundial. Cuando ocurre en los ricos, o cerca de ellos, es otro cantar.

Las redacciones de las agencias de noticias no paran de informar sobre el conflicto bélico europeo. Pareciera que no sucede más nada en el mundo, ni en los mismos países. De repente, la guerra y la amenaza de que se extienda es la matriz de opinión global. Hay guerras que llevan años y no las mencionan.

Cuando una guerra involucra a las mayores potencias económicas es noticia perenne. Cuando los rugidos bélicos se oyen cerca, asustan, aunque no sean disparos. Cuando están lejos no son una amenaza. Tiene lógica.

Riesgos informativos de la guerra

Ante cualquier conflicto que altera la cotidianidad se genera avidez informativa por parte de la gente. Sin duda, en estos momentos, en casi todo el mundo, ha aumentado la exposición a los medios y a las redes virtuales. Hay “carne de primera” en las agencias de noticias.

Además del riesgo de especulación informativa por parte de algunas agencias y medios ante cualquier noticia de interés y más si es trágica -en la época de información diseminada a través de medios no formales; como son las redes virtuales- la población está en riesgo de desinformación por los bulos o inventos informativos generados en laboratorios especializados o por cualquiera que quiera divertirse.

Ante un conflicto social o armado, los riesgos de sesgo informativo son altísimos. Los análisis periodísticos pierden objetividad y se vuelven opinaticos. La información deja de ser. Lo que debe ser. La noticia se transmite en términos de “malos” y “buenos”, de víctimas y victimarios.

Estamos ante el peligro de nuevos estereotipos. A los alemanes les ha costado casi un siglo superar en el imaginario mundial la creencia de que todos ellos son nazis. Los japoneses y otros asiáticos han tenido que hacer mucho esfuerzo para librarse del estereotipo de malos, que se les creó después de la Segunda Guerra Mundial. Veamos qué queda después del actual conflicto. Los medios de comunicación tienen mucha responsabilidad en ello. Perderemos todos.

¿Quién pierde en las guerras?

La representación psíquica de la guerra, no solo en los niños y niñas, es la de un juego donde hay ganadores y perdedores. Los resultados suelen verse en términos de quién gana, poco se ve a quien pierde.

En un conflicto bélico, independientemente del bando que venza o esté venciendo, hay más perdedores que ganadores. Quien más pierde es la población civil, la gente del común, muy probablemente, como tú y yo, como nuestras familias y gente amiga y la no amiga también.

La más cruenta de las consecuencias de una guerra es el trauma de quienes pierden seres queridos y de quien no. Es el terror permanente de esos días, el hambre, las necesidades insatisfechas de todo tipo. El miedo sembrado, los sueños perdidos.

La gente desplazada deja sus propiedades, sus raíces. Huye destrozada anímicamente. Además de las muertes, las heridas físicas y emocionales, la guerra destruye viviendas, edificaciones de cualquier tipo, inclusive las históricas. La guerra quiebra economías, hace perder perspectivas. Siembra impotencia e incertidumbre.

La guerra, por pequeña que sea, ocurra donde ocurra, es indeseable desde todo punto de vista.

El poeta español, Miguel Hernández, quien supo de guerras en carne propia, escribió quizás desde una mazmorra:

Tristes guerras
si no es amor la empresa

Tristes, tristes

Tristes armas
si no son las palabras

Tristes, tristes

Tristes hombres
si no mueren de amores.

Tristes, tristes,

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Jóvenes en crisis

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 31 ENERO, 2023 05:30

Gobierno sin oposición

OPINIÓN · 30 ENERO, 2023 05:30

El baile del núcleo de la Tierra

OPINIÓN · 29 ENERO, 2023 05:30

La importancia de la «gravedad» en la política