OPINIÓN · 3 MAYO, 2023 06:16

La desinformación como mecanismo de control en Venezuela

Ver más de

Dulce Yumar

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los enamorados del acto de leer y de informarse en Venezuela tenemos un recuerdo encantador, cuando el domingo en la mañana después de un «tintico» nos apresurábamos al kiosco a comprar El Nacional, El Universal, y quizás Tal cual o Economía Hoy. Si no acudíamos temprano nos quedábamos desalentados sin nada, y el día como incompleto. Comparábamos tratamientos y despliegue informativo. Se disfrutaban las crónicas y otros artículos de opinión.

Esas experiencias que nos han marcado y nos motivaron a pasar del campo de las letras a la comunicación, tristemente ya no existe nada de eso. Los medios impresos desaparecieron del mapa y el ejercicio del periodismo se convirtió en una profesión de riesgo. Tanto los medios como los profesionales de la comunicación han estado en la mira del chavismo como una amenaza que hay que controlar e ir incluso más allá con la violencia de la agresión, persecución, acusación de terrorista y cárcel.

Es una lucha tenaz entre el despliegue de la hegemonía comunicacional del régimen y el denodado esfuerzo de los periodistas para defender el periodismo independiente. Ese esfuerzo ha hecho que muchos de estos profesionales amenazados tomen el camino del exilio forzado donde siguen en su pelea por el derecho a la información veraz de los ciudadanos. Es una oposición a diario trabada con tesón porque para el régimen es el enemigo a desaparecer. Incluso el año pasado la Asamblea chavista pretendió modificar la Ley de Ejercicio del Periodismo y el Código de Ética.

Este desmantelamiento de las capacidades informativas de la sociedad persigue el control político y la censura de cualquier elemento que pueda afectar su proyecto, y el manejo poco transparente de la gestión pública. El poder al servicio del partido y otros sectores que lo soportan como el
militar. Y más aún cuando el régimen es militarista de base como este despótico autoritarismo reinante, que pretendió actualizar el mito del héroe clave en nuestra cultura.

«Informicidio»

La desaparición del periodismo impreso apareció en los titulares como una agresión que se llevó todo: prestigio, bienes, sedes. Arrancaron con El Nacional porque su orientación resultaba peligrosa políticamente. Siguieron los otros más tradicionales como El Universal, unos quebraron y no pudieron cubrir gastos esenciales como el papel y por la censura.

Después arrasaron con la radio que une lo informativo con la música que entretiene, y es de más fácil acceso para la mayoría porque basta con oír y no interpretar lectura. Hoy sobreviven algunos programas de interés y amplia cobertura en emisoras consolidadas. Pero la destrucción de la radiodifusión ha sido como una aplanadora manejada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, que supervisa y revoca licencias sin explicación y apego a la norma. Cerraron 285 emisoras a nivel nacional. Espacio Público señaló que un 75% de los medios han sido clausurados. La libertad de expresión va en camino de desaparecer. Decimos que no ha muerto este derecho porque muy inteligentemente los profesionales de la comunicación en Venezuela emigraron a la transmisión digital. Esta tabla de salvación ha sido difícil de instalar porque han tenido que apropiarse de técnicas novedosas y estimular lo mismo en los ciudadanos ávidos de información veraz. Es interesante destacar que quienes conducen estas páginas, que son ahora la única ventana que nos permite saber lo que pasa, aun cuando estemos lejos, son periodistas agredidos, perseguidos y en el exilio. Desde fuera del país continúan en su meritoria labor.

Podemos señalar: Efecto Cocuyo, Runrunes, El Pitazo, Armando.info, como medios que siguen en la pelea. Otras páginas evocan medios impresos destruidos como El Nacional y Tal Cual. Tienen coberturas de temas diversos, pero nunca falta el dramático aspecto político. Armando.info hace periodismo de investigación de la gestión pública, financiera y de la escandalosa corrupción. Han adelantado supuestas campañas anticorrupción con investigaciones importantes, coma el caso de PDSA ahora en la palestra pública para «lavar» la podredumbre reinante.

Ahora bien, la plataforma digital en el país es bien difícil de gestionar con esos propósitos informativos y no de ventana simpática de imágenes de todo tipo como Facebook. El acceso a internet representa la supuesta casi mitad de la población, pero las empresas que lo proporcionan son caóticas. Por ejemplo, en CANTV se desaparecen líneas telefónicas sin explicación, otros hogares siguen pagando ABA pero no tienen el servicio y mantienen la esperanza de recobrarlo. También la electricidad no es un servicio público constante. El sector educativo por su situación económica no puede acceder a ello, aunque es fundamental para su trabajo. En igual condición está un importante sector en emergencia humanitaria compleja. Quizás habría que organizar una variante de «Radio Bemba» con información y no rumores de todo tipo.

La censura actúa con bloqueos de todo tipo a páginas o a usuarios «peligrosos». Al parecer servicios internacionales como Movistar están en la misma movida, no se sabe si es por control a eventuales clientes o por otras intenciones inconfesables. Ahora el problema proviene de la amenaza de intervenir las ONG. Los periodistas tienen la absoluta convicción de que la lucha por la libertad de expresión y el libre flujo de la información son fundamentales para romper estas podridas cadenas que sumergen el país en la debacle, tal como piensan otros sectores de la sociedad que luchan por ello.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Del confinamiento al encierro existencial

 

 

 

ESPECIALES · 19 MARZO, 2023

20 presas políticas

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2023

Ser docente en Venezuela, un oficio en quiebre

Texto por Albany Andara, Reynaldo Mozo y Ronny Rodríguez

ESPECIALES · 5 MARZO, 2023

10 años de la muerte de Hugo Chávez

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 19 FEBRERO, 2023

Nicaragüenses en el destierro

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 8 JUNIO, 2023 05:30

Gritos de sangre y miedo

Estas son las señales que debemos atender con nuestros adolescentes.

OPINIÓN · 7 JUNIO, 2023 05:30

Papás desentendidos

El modelo machista tiene entre sus particularidades el alentar a los hombres a regar su semilla sin ocuparse mucho de hacerse cargo de los frutos.

OPINIÓN · 6 JUNIO, 2023 05:30

La cultura del “no-esfuerzo”

Los «hombres de barro» carecen de capacidades cognitivas para confrontar las exigencias sociaes, económicas y políticas.

OPINIÓN · 5 JUNIO, 2023 05:30

La política universitaria y la relatividad del mal

Después de 15 años se convocan elecciones en la Universidad Central de Venezuela. Ha pasado mucha agua debajo del puente, hemos vivido desgarradoras experiencias como comunidad universitaria. Una de las lecciones aprendidas, para mí, ha sido que el poder corrompe se vista de dictadura, totalitarismo o emplee el lenguaje y los argumentos de la democracia. […]

OPINIÓN · 3 MAYO, 2023

La desinformación como mecanismo de control en Venezuela

Texto por Dulce Yumar

Los enamorados del acto de leer y de informarse en Venezuela tenemos un recuerdo encantador, cuando el domingo en la mañana después de un «tintico» nos apresurábamos al kiosco a comprar El Nacional, El Universal, y quizás Tal cual o Economía Hoy. Si no acudíamos temprano nos quedábamos desalentados sin nada, y el día como incompleto. Comparábamos tratamientos y despliegue informativo. Se disfrutaban las crónicas y otros artículos de opinión.

Esas experiencias que nos han marcado y nos motivaron a pasar del campo de las letras a la comunicación, tristemente ya no existe nada de eso. Los medios impresos desaparecieron del mapa y el ejercicio del periodismo se convirtió en una profesión de riesgo. Tanto los medios como los profesionales de la comunicación han estado en la mira del chavismo como una amenaza que hay que controlar e ir incluso más allá con la violencia de la agresión, persecución, acusación de terrorista y cárcel.

Es una lucha tenaz entre el despliegue de la hegemonía comunicacional del régimen y el denodado esfuerzo de los periodistas para defender el periodismo independiente. Ese esfuerzo ha hecho que muchos de estos profesionales amenazados tomen el camino del exilio forzado donde siguen en su pelea por el derecho a la información veraz de los ciudadanos. Es una oposición a diario trabada con tesón porque para el régimen es el enemigo a desaparecer. Incluso el año pasado la Asamblea chavista pretendió modificar la Ley de Ejercicio del Periodismo y el Código de Ética.

Este desmantelamiento de las capacidades informativas de la sociedad persigue el control político y la censura de cualquier elemento que pueda afectar su proyecto, y el manejo poco transparente de la gestión pública. El poder al servicio del partido y otros sectores que lo soportan como el
militar. Y más aún cuando el régimen es militarista de base como este despótico autoritarismo reinante, que pretendió actualizar el mito del héroe clave en nuestra cultura.

«Informicidio»

La desaparición del periodismo impreso apareció en los titulares como una agresión que se llevó todo: prestigio, bienes, sedes. Arrancaron con El Nacional porque su orientación resultaba peligrosa políticamente. Siguieron los otros más tradicionales como El Universal, unos quebraron y no pudieron cubrir gastos esenciales como el papel y por la censura.

Después arrasaron con la radio que une lo informativo con la música que entretiene, y es de más fácil acceso para la mayoría porque basta con oír y no interpretar lectura. Hoy sobreviven algunos programas de interés y amplia cobertura en emisoras consolidadas. Pero la destrucción de la radiodifusión ha sido como una aplanadora manejada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, que supervisa y revoca licencias sin explicación y apego a la norma. Cerraron 285 emisoras a nivel nacional. Espacio Público señaló que un 75% de los medios han sido clausurados. La libertad de expresión va en camino de desaparecer. Decimos que no ha muerto este derecho porque muy inteligentemente los profesionales de la comunicación en Venezuela emigraron a la transmisión digital. Esta tabla de salvación ha sido difícil de instalar porque han tenido que apropiarse de técnicas novedosas y estimular lo mismo en los ciudadanos ávidos de información veraz. Es interesante destacar que quienes conducen estas páginas, que son ahora la única ventana que nos permite saber lo que pasa, aun cuando estemos lejos, son periodistas agredidos, perseguidos y en el exilio. Desde fuera del país continúan en su meritoria labor.

Podemos señalar: Efecto Cocuyo, Runrunes, El Pitazo, Armando.info, como medios que siguen en la pelea. Otras páginas evocan medios impresos destruidos como El Nacional y Tal Cual. Tienen coberturas de temas diversos, pero nunca falta el dramático aspecto político. Armando.info hace periodismo de investigación de la gestión pública, financiera y de la escandalosa corrupción. Han adelantado supuestas campañas anticorrupción con investigaciones importantes, coma el caso de PDSA ahora en la palestra pública para «lavar» la podredumbre reinante.

Ahora bien, la plataforma digital en el país es bien difícil de gestionar con esos propósitos informativos y no de ventana simpática de imágenes de todo tipo como Facebook. El acceso a internet representa la supuesta casi mitad de la población, pero las empresas que lo proporcionan son caóticas. Por ejemplo, en CANTV se desaparecen líneas telefónicas sin explicación, otros hogares siguen pagando ABA pero no tienen el servicio y mantienen la esperanza de recobrarlo. También la electricidad no es un servicio público constante. El sector educativo por su situación económica no puede acceder a ello, aunque es fundamental para su trabajo. En igual condición está un importante sector en emergencia humanitaria compleja. Quizás habría que organizar una variante de «Radio Bemba» con información y no rumores de todo tipo.

La censura actúa con bloqueos de todo tipo a páginas o a usuarios «peligrosos». Al parecer servicios internacionales como Movistar están en la misma movida, no se sabe si es por control a eventuales clientes o por otras intenciones inconfesables. Ahora el problema proviene de la amenaza de intervenir las ONG. Los periodistas tienen la absoluta convicción de que la lucha por la libertad de expresión y el libre flujo de la información son fundamentales para romper estas podridas cadenas que sumergen el país en la debacle, tal como piensan otros sectores de la sociedad que luchan por ello.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Del confinamiento al encierro existencial

 

 

 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 8 JUNIO, 2023 05:30

Gritos de sangre y miedo

OPINIÓN · 7 JUNIO, 2023 05:30

Papás desentendidos

OPINIÓN · 6 JUNIO, 2023 05:30

La cultura del “no-esfuerzo”