OPINIÓN · 26 ENERO, 2021 04:33

¡Cuán perversa es esta narrativa política!

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“La narrativa política del régimen venezolano se convirtió en instrumento de propaganda”

La política siempre ha buscado motivar actitudes que tiendan a favorecer la causa ideológica que avala la gestión ofertada o en desarrollo. Y así ha sido. Más, desde que la política entendió que la palabra podía penetrar la mente humana tan fácil como una espada blandida punza la espada la humanidad de cualquiera.

Todo evento político-partidista se construye en la palabra. Por insolente o acicalada que pueda revestir la narrativa empleada para ganar acólitos o ingenuos. Para captar prosélitos o furibundos. Para seducir capciosos. O para adversar al enemigo.

Sin embargo, debe subrayarse con toda la pena que acarrea su manifestación, que no toda realidad es digna de excepción. O de alguna que pueda verse implicada por señalamientos patéticos. Situaciones de esta especie, no sólo ocurren en tiempos electorales. Se advierten  a diario. Parecieran parte del guión que siguen los actores de una perversa escena de política mostrada a un excitado público de calle. Un público que, sin mayores razones, espera más de lo que recibe. Triste ejemplo de un populismo arrabalero.

La política venezolana no escapa de la ridícula exposición de lo que ese populismo de achacosa calaña detenta. Además, es capaz de representar. Lo peor es el repudio que genera. Aunque muchos lo toleran para complacer la figura del operador político quien para el momento debe hacerse pasar por el “productor de la obra”.

La narrativa política, o palabrerío demagógico, requiere del hecho de sostener en vilo cualquier barrabasada. Por excéntrica o apagada que pueda ser. Lo que interesa a la camarilla que dirige el atrevido acto de vulgar política es provocar, acribillar, dislocar, desencajar o sensibilizar el pensamiento sobre el cual descansa la decisión que encarrila la acción política. Para ello, la narrativa empleada debe incitar la actitud necesaria. Propia de quien funge como seguidor, militante o fiel simpatizante de la causa política.

La idea de la narrativa que comúnmente utiliza la política en su afán de enquistarse en el poder, es articular procesos mentales de persuasión. Lo logra, mediante la diseminación de frases o lemas que motoricen pasiones de fuerza. Inclusive, capaces de generar agresividad. Al final de todo, esas mismas pasiones se convierten en formas semánticas y dialécticas que generalmente tuercen, deforman, endurecen o configuran las realidades que el proyecto político se plantea.

Más aún, muchas expresiones se popularizan irreflexiva e irresponsablemente. Sobre todo, cuando quienes caen víctimas de dicha narrativa, son individuos que piensan poco. Es ahí cuando las realidades se tornan conflictivas. Las situaciones devienen en una exagerada polarización que radicaliza actitudes en perjuicio de la convivencia y sentido de ciudadanía.

Los adjetivos peyorativos trazan líneas que acusan fronteras ideológicas entre segmentos de la población. Así se violentan posturas que actúan como límites o barreras divisorias entre expectativas, determinantes o condicionantes.

Las realidades se tornan en  literales campos de una batalla que muchas veces se exacerba, terminando en eventos de peligrosa incidencia. Todo luce como un circo de boxeo ideológico que suele verse violentado, a medida que lo insustancial recicla actitudes envalentonadas. O de tal ofuscación, que se convierten en eventos donde cala el desenfreno.

Salta a la palestra, la arrogancia de algunos. Así como la prepotencia, el fanatismo, intemperancia de otros. Y estas manifestaciones de incultura, no reivindican lo que en particular destaca la política cuando su concepción exalta y exhorta la tolerancia como cimiento del pluralismo y de la diversidad política. Ambas condiciones como hábitat y sostén de la vida política en su esencia.

La narrativa política que perfila el estilo de gestión política propia de regímenes que siguen el libreto del paternalismo, del clientelismo y del populismo, adalides del inmediatismo, la improvisación, la arbitrariedad y la vulgarización de las ideas politológicas, es panfletaria y sustractiva de valores. Tan embadurnada práctica usurpa el derecho a la reflexión, al inculcar en el pensamiento del ser humano toda posible tergiversación de las realidades.

Quizás cabría asentir que la narrativa política del régimen venezolano se convirtió en instrumento de propaganda. Con la horrenda misión de incitar el egoísmo, la codicia, la violencia, el autoritarismo, el odio, el resentimiento, la discriminación, la exclusión y la mediocridad. Así, esa narrativa se sirve de su capacidad hegemónica para animar una realidad obtusamente tiránica de la que se vale el régimen para haber lanzado aquella frase de “patria o muerte”. Y que igual sincroniza con esta de “interrupción o retroceso”.

En consecuencia, toda esta situación no es otra cosa que la maximización de un ideario político que somete, confisca y humilla. Por eso no es de dudar ¡cuán perversa es esta narrativa política!

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: El dilema entre el deber y la dignidad

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?

La demencia es un síndrome neurocognitivo que se refiere a un conjunto de síntomas relacionados con la pérdida de memoria y el deterioro de la función cognitiva, entre otros. Una de las formas más comunes de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que afecta a millones de personas. Según los datos en 2020, unos 55 […]

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

La democracia es el régimen de gobierno que más garantiza el ejercicio pleno de los derechos humanos. Aunque, evidentemente, la historia se ha encargado de mostrarnos sus fallas, carencias y desviaciones, y no en pocas oportunidades han causado cansancio, por parte de poblaciones enteras. Esto no significa que no sea perfectible y en el marco […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Muerte de mujeres

Septiembre de 2022 pasará a la historia marcado por la muerte de una mujer, pero debería ser por la de dos o de muchas. En Inglaterra murió la Reina que llevó en su cabeza la corona bien puesta durante décadas y todo el mundo -literalmente- aplaudió y honró su muerte por causas naturales. Esto, aunque, […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Tolerancia y religión

Las intensas protestas en Irán por la muerte de la joven Mahsa Amini no cesan. Su muerte se produjo por cometer una infracción a la ley islámica: llevar mal puesto el velo (donde básicamente mostraba un poco su cabello). Esto fue razón suficiente para que la Policía de la Moral (vigilante de las normas islámicas) […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022

¡Cuán perversa es esta narrativa política!

Texto por Antonio José Monagas

La política siempre ha buscado motivar actitudes que tiendan a favorecer la causa ideológica que avala la gestión ofertada o en desarrollo. Y así ha sido. Más, desde que la política entendió que la palabra podía penetrar la mente humana tan fácil como una espada blandida punza la espada la humanidad de cualquiera.

Todo evento político-partidista se construye en la palabra. Por insolente o acicalada que pueda revestir la narrativa empleada para ganar acólitos o ingenuos. Para captar prosélitos o furibundos. Para seducir capciosos. O para adversar al enemigo.

Sin embargo, debe subrayarse con toda la pena que acarrea su manifestación, que no toda realidad es digna de excepción. O de alguna que pueda verse implicada por señalamientos patéticos. Situaciones de esta especie, no sólo ocurren en tiempos electorales. Se advierten  a diario. Parecieran parte del guión que siguen los actores de una perversa escena de política mostrada a un excitado público de calle. Un público que, sin mayores razones, espera más de lo que recibe. Triste ejemplo de un populismo arrabalero.

La política venezolana no escapa de la ridícula exposición de lo que ese populismo de achacosa calaña detenta. Además, es capaz de representar. Lo peor es el repudio que genera. Aunque muchos lo toleran para complacer la figura del operador político quien para el momento debe hacerse pasar por el “productor de la obra”.

La narrativa política, o palabrerío demagógico, requiere del hecho de sostener en vilo cualquier barrabasada. Por excéntrica o apagada que pueda ser. Lo que interesa a la camarilla que dirige el atrevido acto de vulgar política es provocar, acribillar, dislocar, desencajar o sensibilizar el pensamiento sobre el cual descansa la decisión que encarrila la acción política. Para ello, la narrativa empleada debe incitar la actitud necesaria. Propia de quien funge como seguidor, militante o fiel simpatizante de la causa política.

La idea de la narrativa que comúnmente utiliza la política en su afán de enquistarse en el poder, es articular procesos mentales de persuasión. Lo logra, mediante la diseminación de frases o lemas que motoricen pasiones de fuerza. Inclusive, capaces de generar agresividad. Al final de todo, esas mismas pasiones se convierten en formas semánticas y dialécticas que generalmente tuercen, deforman, endurecen o configuran las realidades que el proyecto político se plantea.

Más aún, muchas expresiones se popularizan irreflexiva e irresponsablemente. Sobre todo, cuando quienes caen víctimas de dicha narrativa, son individuos que piensan poco. Es ahí cuando las realidades se tornan conflictivas. Las situaciones devienen en una exagerada polarización que radicaliza actitudes en perjuicio de la convivencia y sentido de ciudadanía.

Los adjetivos peyorativos trazan líneas que acusan fronteras ideológicas entre segmentos de la población. Así se violentan posturas que actúan como límites o barreras divisorias entre expectativas, determinantes o condicionantes.

Las realidades se tornan en  literales campos de una batalla que muchas veces se exacerba, terminando en eventos de peligrosa incidencia. Todo luce como un circo de boxeo ideológico que suele verse violentado, a medida que lo insustancial recicla actitudes envalentonadas. O de tal ofuscación, que se convierten en eventos donde cala el desenfreno.

Salta a la palestra, la arrogancia de algunos. Así como la prepotencia, el fanatismo, intemperancia de otros. Y estas manifestaciones de incultura, no reivindican lo que en particular destaca la política cuando su concepción exalta y exhorta la tolerancia como cimiento del pluralismo y de la diversidad política. Ambas condiciones como hábitat y sostén de la vida política en su esencia.

La narrativa política que perfila el estilo de gestión política propia de regímenes que siguen el libreto del paternalismo, del clientelismo y del populismo, adalides del inmediatismo, la improvisación, la arbitrariedad y la vulgarización de las ideas politológicas, es panfletaria y sustractiva de valores. Tan embadurnada práctica usurpa el derecho a la reflexión, al inculcar en el pensamiento del ser humano toda posible tergiversación de las realidades.

Quizás cabría asentir que la narrativa política del régimen venezolano se convirtió en instrumento de propaganda. Con la horrenda misión de incitar el egoísmo, la codicia, la violencia, el autoritarismo, el odio, el resentimiento, la discriminación, la exclusión y la mediocridad. Así, esa narrativa se sirve de su capacidad hegemónica para animar una realidad obtusamente tiránica de la que se vale el régimen para haber lanzado aquella frase de “patria o muerte”. Y que igual sincroniza con esta de “interrupción o retroceso”.

En consecuencia, toda esta situación no es otra cosa que la maximización de un ideario político que somete, confisca y humilla. Por eso no es de dudar ¡cuán perversa es esta narrativa política!

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: El dilema entre el deber y la dignidad

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Muerte de mujeres