Ambientalistas exigen a Pdvsa evaluar el impacto de derrame petrolero en Falcón

LA HUMANIDAD · 6 AGOSTO, 2020 19:48

Ambientalistas exigen a Pdvsa evaluar el impacto de derrame petrolero en Falcón

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
8
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

El derrame petrolero en las costas de Falcón, ocurrido el 2 de agosto, llegó al Parque Nacional Morrocoy e impregnó sus manglares. Ambientalistas condenan la falta de información oficial y exigen una evaluación técnica para medir el impacto en la fauna y flora de la zona.

La integrante de la ONG Fundación Azul Ambientalista, Victoria González, dijo que el manglar Rojo es el más afectado hasta ahora, porque es el primero en la línea de división del bosque de manglares.

Destacó que los hidrocarburos provocan que los manglares se asfixien. Esto perjudica a toda la fauna que depende de él para sobrevivir, como los peces que desovan en sus raíces, los cangrejos, las estrellas marinas y las aves.

La activista cuestionó que aún no se conoce qué tipo de hidrocarburo se derramó ni la magnitud del evento. Desde la organización exhortaron a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) a asumir su responsabilidad, aplicar los protocolos correspondientes y resarcir el daño causado.

González advirtió que tienen conocimiento de que milicianos y voluntarios del gremio hotelero y posaderos del estado Falcón, así como residentes de la zona, son quienes están realizando labores de limpieza en la costa.

Manifestó su preocupación porque estas personas no cuentan con los equipos para la manipulación segura de petróleo. También se preguntó dónde serán depositados estos residuos.

Corales de Morrocoy

La licenciada en Estudios Ambientales con maestría en Ciencias Biológicas, Ana Yranzo, líder de una investigación para evaluar las principales especies constructoras de arrecifes en Morrocoy, manifestó su preocupación por las consecuencias del derrame en estos animales.

Pese a la mortandad masiva que acabó con entre 60 % y 98 % de los corales en Morrocoy en 1996, la especialista señaló que son un componente muy importante del sistema coralino en toda el área; en especial el sector central del Parque Nacional (Cayo Pescadores y Cayo Sombrero) y los cayos del Refugio de Fauna Silvestre Cuare.

Consideró que urge que la industria petrolera realice una evaluación y coloque barreras, ya que mientras más días transcurran será más difícil contener el daño.

El impacto dependerá del tipo de hidrocarburo. El más visible es que si el combustible se hunde caerá encima de los corales.

“El coral es un animal en asociación con un alga, en simbiosis. La salud del coral depende del alga y cuando se tapa esta no puede hacer fotosíntesis y el coral comienza a morir”, explicó Yranzo.

Añadió que a largo plazo pueden existir efectos en la reproducción y en la sobrevivencia porque esta contaminación es un factor de estrés. “Si no se hunde pero está el hidrocarburo en la columna de agua, este se filtra a través de los tentáculos de los pólipos que tiene los corales y también causa daños”.

Acción lenta e insuficiente

El coordinador general de Clima 21 Ambiente y Derechos Humanos, Alejandro Álvarez, también cuestionó la falta de información oficial sobre el derrame petrolero, las características del combustible y la magnitud de la mancha.

Explicó que las manchas sobre la arena son “el efecto obvio”, pero los efectos marinos se producen a mediano y largo plazo y solo pueden identificarse con investigaciones. “Sin ciencia no se puede mejorar nada… se necesita gente que crea en la ciencia, que trabaje con las universidades nacionales”.

El científico señaló que en Venezuela suelen haber derrames petroleros todas las semanas, pero muchos de ellos no son conocidos ni documentados. Indicó que en el Lago de Maracaibo, en el estado Zulia, ocurren casi a diario.

Comentó que por la naturaleza de la industria petrolera hay permanentemente un riesgo alto de sufrir accidentes.

Por esto, sus sistemas de prevención y control deben ser muy precisos para que los accidentes ocurran lo menos posible y de ocurrir sean lo menos lesivos.

“Para esto se requiere de mantenimiento preventivo de las instalaciones y planes de contingencia…  se deben prever todos los posibles accidentes y cómo prepararse para cada uno. No es lo mismo un derrame en la sabana, que en el río o en el mar”, dijo.

Estas previsiones permitirían conocer si dependiendo del tipo de combustible se requiere por ejemplo prohibir la pesca porque este pueda afectar en su fase soluble a peces y moluscos comestibles.

Álvarez calificó la respuesta de las autoridades como “lenta e ineficiente”. Aunque se conoció del derrame petrolero en Falcón el 2 de agosto, pasaron cuatro días para que el Ministerio de Ecosocialismo emitiera un comunicado.

Ese despacho aseguró que ya se habían activado los “protocolos respectivos de recolección de las muestras para el adecuado diagnóstico y control”.

El especialista cuestionó que el Ministerio señalara que “no hubo afectación” de la fauna y flora en el Golfo Triste, sector Boca de Aroa. Consideró que no se puede realizar esa afirmación sin un estudio técnico.

Refirió el caso del derrame petrolero que hubo en 2017 en Trinidad y Tobago, generado por PetroTrin, que llegó a aguas continentales de Venezuela y también afectó Los Roques. “Pdvsa no tuvo un plan de contingencia, nunca hubo información ni equipos de protección”.

Destacó que tras la pandemia del COVID-19 el país necesitará la recuperación económica. Aseguró que esta tarea será más cuesta arriba si se ve afectado el turismo y la pesca.