Nicaragüenses protestan contra ataques del gobierno en Masaya

INTERNACIONALES · 22 JULIO, 2018 10:42

Nicaragüenses protestan contra ataques del gobierno en Masaya

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No cesan quienes protestan. Los nicaragüenses mantienen las manifestaciones pese a la represión del Gobierno de Daniel Ortega, tanto con policías como con grupos de choque paramilitares que están al servicio de la gestión presidencial.

Este sábado 21 de julio, 48 horas después de la toma violenta de las fuerzas de seguridad gubernamentales de Masaya, los ciudadanos no se amilanaron y volvieron a tomar las calles en solidaridad con los residentes de este sector que está bajo asedio.

Tras estos ataques, se convocó en Managua la marcha “Masaya Florecerás”, en apoyo a la  ciudad y el barrio indígena de Monimbó, uno donde mayor resistencia hubo a la presencia de tropas armadas del Ejecutivo de Ortega, por ser donde más protestan contra sus políticas.

Monimbó es una zona histórica que todos en Nicaragua recuerdan porque  la insurrección de este barrio hace 40 años contra la dictadura somocista, fue uno de los quiebres de este régimen autoritario.

La marcha “Masaya Florecerás”, fue realizada desde las 10:00 de la mañana. Miles bailaron y marcharon junto a los sones acompasados de las marimbas y los trajes típicos que históricamente han caracterizado a Masaya. Protestan, reclaman la salida de Ortega y piden cambios.

Los manifestantes cantaron el himno nacional mientras las banderas ondeaban. Los miles de Machos y Guegüenses se dispersaron en grupos por toda la carretera. La represión gubernamental que ha ejercido  Ortega ha hecho que los organizadores tomen medidas de seguridad extremas en los diversos actos cívicos que se realizan en Managua, cuenta el portal El Confidencial de Nicaragua.

Este día la consigna dirigida al presidente de Nicaragua fue: “No era presidente, era delincuente”, entre otros apelativos que iban desde “asesino”, hasta “genocida”, mientras él y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, se empeñan en llamar “terroristas” a los manifestantes y a sus opositores.

Otras ciudades también marcharon: Chinandega, Camoapa, mientras que los organismos de derechos humanos calculan que hay al menos 53 personas detenidas en esta prisión. Marlin Sierra, directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), manifestó que el asedio vivido por esas mujeres “es cruel”.

Foto: El Confidencial

Para leer la nota completa siga el siguiente enlace