Conmoción internacional por la masacre de Bucha y Rusia niega toda responsabilidad

INTERNACIONALES · 3 ABRIL, 2022 21:05

Ver más de

Efe | @EFEnoticias

Foto por Efe

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El hallazgo de cientos de cadáveres de civiles ejecutados de manera sumaria tras la retirada rusa de Bucha, en los suburbios del norte de Kiev ha conmocionado este domingo, 3 de abril, a Ucrania y al conjunto de Europa, cuando las imágenes de los medios de comunicación arrojaron luz sobre la dimensión de una matanza de la que Rusia niega toda responsabilidad.

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba, afirmó que es la peor «masacre» en Europa desde la II Guerra Mundial, y agregó que «aún recolectamos y buscamos cuerpos, pero ya hemos contado cientos,» de acuerdo con la agencia Interfax.

El alcalde de Bucha, una ciudad de 35.000 habitantes al noroeste de la capital ucraniana, anunció ayer que, después de la «liberación» de la zona el pasado 31 de marzo, 280 cadáveres habían sido enterrados ya en una fosa común, ante la imposibilidad de usar el cementerio municipal.

En imágenes difundidas por el Gobierno ucraniano pueden verse docenas de cuerpos con ropas civiles -muchos de ellos maniatados– que siguen en las calles mientras se producen las labores de desminado, así como cadáveres semicubiertos de tierra, una visión que confirmaron reporteros de medios internacionales que accedieron a la zona, bajo toque de queda hasta el próximo martes 5 de abril.

La reportera de «Kyiv Independent» Anastasia Lapatina afirmó que además se habían encontrado los cuerpos desnudos de cinco mujeres, mientras que el periodista Stanislav Asiejev comentó que el emplazamiento de muchos cadáveres sugería que los rusos habían ido casa por casa ejecutando de forma «sistemática» a los hombres en edad de combatir.

La cifra total de víctimas podría ascender todavía de forma significativa, ya que según datos de los servicios sanitarios locales, al menos varias docenas de cuerpos fueron sepultados en fosas comunes en marzo, antes de que se retiraran las tropas rusas.

Gobiernos europeos piden redoblar la presión sobre Moscú

Rusia negó hoy que las tropas rusas hayan asesinado a las víctimas de Bucha, y aseguró que todas las fotografías y los videos publicados por el Gobierno ucraniano son una «provocación».    

«El Ministerio de Defensa de Rusia refuta las acusaciones del régimen de Kiev sobre el presunto asesinato de civiles en la localidad de Bucha, región de Kiev», señaló la entidad castrense en su cuenta oficial de Telegram. «Todas las fotos y todos los videos publicados por el régimen de Kiev, que supuestamente dan testimonio de algún tipo de «crimen» por parte del personal militar ruso en la ciudad de Bucha son otra provocación», indicó.

Condena internacional

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel se declaró «conmocionado» por las imágenes de civiles muertos y señaló que la UE está ayudando a Ucrania y a diversas ONG a la hora de recabar pruebas para juzgar a los culpables ante tribunales internacionales.

También desde Bruselas, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reclamó una «una investigación independiente» para que los responsables de las atrocidades rindan cuentas a la justicia, petición a la que se sumaron los ministros de Exteriores de Italia y Reino Unido, entre otros.

Además, el presidente francés, Emmanuel Macron, exigió que las autoridades rusas «respondan» por las imágenes «inaguantables» registradas en Bucha.

El vicecanciller alemán, Robert Habeck, abogó por endurecer las sanciones contra Rusia en respuesta a lo que calificó de «crímenes de guerra,» algo en lo que está trabajando a nivel europeo, según dijo.

Israel dice que «espantosas imágenes de Bucha» evidencian «crimen de guerra»

El ministro de Exteriores de Israel, Yair Lapid, dijo que «es imposible permanecer indiferente ante las espantosas imágenes» de la presunta masacre de civiles en la urbe ucraniana de Bucha, lo que tachó como «crimen de guerra».

«Es imposible permanecer indiferente ante las espantosas imágenes de la ciudad de Bucha, cerca de Kiev, tras la marcha del Ejército ruso», declaró Lapid en un comunicado difundido por Exteriores.

«Causar daños intencionadamente a población civil es un crimen de guerra y lo condenó enérgicamente», añadió el máximo jefe de la diplomacia israelí.

Desde el inicio de la invasión rusa sobre Ucrania, Israel ha mantenido un tono más bien moderado ante Moscú para no enemistarse con el presidente ruso, Vladímir Putin, aliado estratégico del Estado judío en Oriente Medio.

Israel ha intentado mantener además una posición de mediador entre Ucrania y Rusia por sus estrechas relaciones con ambos países, pese a que condenó la invasión y fue precisamente Lapid el principal cargo israelí en exponer un tono más contundente.

Sus declaraciones de hoy se producen después de que la retirada de las tropas rusas del norte de Kiev haya revelado las presuntas ejecuciones sumarias de varios cientos de civiles en el suburbio de Bucha y otras zonas.

Blinken dice que las imágenes de Bucha son un «puñetazo en el estómago»

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo este domingo que las imágenes de la presunta masacre de civiles por parte de las tropas rusas en Bucha (Ucrania) son un «puñetazo en el estómago».

En una entrevista con el canal televisivo CNN, Blinken dijo que es inevitable «ver estas imágenes como un puñetazo en el estómago», aunque la Inteligencia estadounidense ya había alertado anteriormente que era «muy probable» que las Fuerzas Armadas rusas fueran a cometer «atrocidades».

«No podemos volvernos insensibles a cosas así. No podemos normalizarlo. Esto es la realidad de lo que está ocurriendo cada día», aseguró el secretario de Estado.

La retirada de las tropas rusas del norte de la capital ucraniana, Kiev, ha revelado las presuntas ejecuciones sumarias de varios cientos de civiles en el suburbio de Bucha y otras zonas.

El papa confirma posibilidad de viajar a Kiev, pero no sabe si es conveniente

El papa Francisco aseguró hoy que la Santa Sede está haciendo todo lo posible para que cese la guerra en Ucrania y que, entre otras cosas, se encuentra la posibilidad de su viaje a Kiev, aunque consideró que quizá no sea conveniente hacerlo, en una breve rueda de prensa durante el vuelo de regreso desde Malta.

El papa explicó: «toda la parte diplomática del Vaticano está haciendo lo posible, y no todas las acciones se pueden publicar por prudencia. Pero estamos al límite de lo posible y entre estas posibilidades está el viaje a Kiev», tras la invitación del presidente ucraniano, Volodomir Zelenski.

«La disponibilidad siempre existe. Yo dije que sí, está sobre la mesa, pero no sé si podrá hacer y si es conveniente hacerlo o si no conviene hacerlo o debo hacerlo. Está todo en el aire».

Francisco adelantó que en lo que sí se está trabajando es en una posible reunión con el patriarca ruso Kiril, cabeza de la Iglesia ortodoxa rusa, y que podría tener lugar en Medio Oriente, después de que ambos líderes religiosos conversaran hace algunos días. El patriarca Kiril mantiene una posición de apoyo a la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

El papa desvió la pregunta sobre qué le diría al presidente ruso, Vladimir Putin, a quien ha evitado referirse en sus llamamientos para pedir la paz, y explicó que en sus rondas de conversaciones ha hablado con Kiril, con Zelenski en dos ocasiones y que se acercó a la embajada rusa ante la Santa Sede para «hablar con el embajador que es el representante del pueblo».

Y señaló que sus mensajes son iguales para todos y que «no usa un doble lenguaje».

Preguntado sobre el hallazgo de cientos de cadáveres de civiles en la localidad ucraniana de Bucha, tras la liberación de la ciudad de las tropas rusas, el pontífice dijo que no había sido informado y que estaba conociendo la tragedia porque se lo estaban contando los periodistas que le acompañaban en el viaje.

También reveló que para tener una visión de lo que está ocurriendo en Ucrania de parte de los periodistas, conversa cada dos días con la enviada de «La Nación» para cubrir el conflicto y corresponsal en Roma, Elisabetta Piqué, que está en la zona desde el inicio de la guerra.

Además, recordó a los reporteros muertos en esta guerra y que «trabajaban por el bien común».

El papa volvió a condenar la guerra y lamentó que tras la II Guerra Mundial hubo un movimiento por la paz e incluso por el desarme nuclear, pero que «70 años después nos hemos olvidado de todo».

Aseguró que existe el «espíritu de Caín» que sólo se piensa «en el esquema de la guerra» y que nunca se piensa en «el esquema de paz». «Somos tercos. Estamos enamorados de las guerras», enfatizó.

«Estoy muy dolido con lo que sucede. No aprendemos. Qué el señor tenga piedad de nosotros. Todos somos culpables», concluyó.

España condena los «crímenes de guerra» en Bucha

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha mostrado a través de las redes sociales su «horror, dolor e indignación» ante las «terribles imágenes» que llegan desde la localidad ucraniana de Bucha, y señala también que «los crímenes de guerra que se están cometiendo no pueden quedar impunes».

«Toda nuestra solidaridad, ayuda al pueblo y apoyo al pueblo ucraniano», concluye el mensaje publicado este sábado en la cuenta oficial del jefe del Ejecutivo español.

En la misma línea se ha referido también a través de Twitter el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares: «Imágenes insoportables de Bucha tras la retirada de las tropas rusas que nos indignan profundamente. Toda mi solidaridad con las víctimas de esta barbarie. Los crímenes de guerra deben ser investigados rápidamente y sus responsables castigados».

Las imágenes a las que se refieren tanto Sánchez como Albares son las que están dando la vuelta al mundo y en las que se pueden ver cientos de cadáveres de civiles ejecutados de manera sumaria en los suburbios del norte de Kiev, donde se encuentra Bucha, una ciudad de 35.000 habitantes al noroeste de la capital ucraniana.