Si hay garantías vendrán inversionistas, pero recuperación no será exprés, advierte consultor Óscar Doval

ECONOMÍA · 5 JULIO, 2021 13:20

Ver más de

Deisy Martínez │@deicamar


¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Como muy probable, califica el consultor financiero y estratégico,  Óscar Doval, una recuperación económica progresiva en Venezuela, si el gobierno de Nicolás Maduro se abre realmente a garantizar seguridad jurídica a los inversionistas para que traigan sus capitales al país.

La discusión de la Ley Orgánica de Zonas Económicas Especiales (ZEE), afirma el experto en inversiones, es una buena señal, pero advierte: no habrá recuperación exprés.

“A pesar de la situación política sí es posible atraer inversiones a Venezuela. Es un destino atractivo porque las tasas de retorno (rentabilidad que ofrece una inversión) son altas, entre 30 % y 70 %, por cada dólar que se coloque, mientras que las tasas de riesgo que son las posibilidades de perder ese dinero, son digeribles, potables, en comparación con otros países, de entre 25 % y 30 %”, explica, en entrevista con Efecto Cocuyo.

Oportunidades 

Desde el alto Gobierno se apuesta a una recuperación económica en corto tiempo a partir de la inversión del capital privado, lo que supone un giro importante de un modelo económico basado en el control del Estado a dejar que opere una economía de libre mercado, aunque reducida a ciertas áreas del país, conocidas como Zonas Económicas Especiales (ZEE).

A petición de Miraflores, la Asamblea Nacional (AN) del 6 de diciembre consulta la Ley de ZEE de 26 artículos, aprobada en primera discusión el pasado 27 de abril, con sectores como Fedecámaras, el Consejo Nacional de Promoción de Inversiones (Conapri) y Venecapital (Asociación Venezolana de Capital Privado), entre otros.

Al presentar la ley, diputados de la Comisión de Finanzas del Parlamento con mayoría del chavismo, resaltaron que busca incentivar la participación de la empresa privada mediante la inversión, para impulsar el desarrollo del país.

El también presidente de Venecapital asegura que Venezuela tiene oportunidades de desarrollar una economía productiva y viva, más allá de lo que ocurre con sus riquezas minerales y el petróleo. Basa su afirmación en que 55 % del territorio nacional es cultivable y ocupamos la doceava posición en el mundo como reserva de agua.

“La capacidad productiva del eje Lara-Portuguesa es enorme en cuanto a cereales, frijol chino, cúrcuma, ajonjolí, que se exporta para Asia por parte de productores privados asociados y registrados, el aceite vegetal, la producción de carne bovina”, sostiene.

Las garantías

Aclara que ya ha estado ocurriendo la entrada de capitales extranjeros al país, aunque de manera tímida, a través por ejemplo de las ventas de Seguros Caracas, Cargill, Directv y Corimon, reseñado por Bloomberg, y de fondos internacionales, empresarios y misiones diplomáticas, que están aterrizando en el país para hacer inversiones tanto en el sector público como en el privado. Reitera que si se ofrecen mayores garantías y la Ley de ZEE se aplica adecuadamente, vendrán más.

Las experiencias de países con modelos socialistas como China, Vietnam y Singapur, que al Gobierno nacional le interesa seguir, e incluso países latinoamericanos, con una ley de este tipo, ha sido exitosa porque se le dieron todas las garantías al capital privado. De los resultados pueden destacarse una reducción drástica de la pobreza.

Tales garantías son jurídicas, entre las más importantes, que en caso de diferencias puedan dirimirse en tribunales internacionales, incentivos fiscales, tributarios y financieros, tales como la exención total o parcial del Impuesto Sobre La Renta (ISRL) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las personas jurídicas establecidas en las ZEE, fuentes de inversión tradicionales, facilidades de ingreso y medios de pago. Todas ellas sugeridas por Venecapital durante la consulta de la Ley de ZEE.

También considera  “como un intento nada despreciable” por atraer inversión local y extranjera, la Ley Antibloqueo, aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente de 2017 en 2020 y avalada por la AN del 6 de diciembre. Cree que es un recurso para proteger a los potenciales socios comerciales del Estado venezolano contra posibles sanciones internacionales, principalmente de Estados Unidos.

¿Qué pasa con el socialismo?

Consultado sobre si cree que la ideología del chavismo no será una especie de “camisa de fuerza” para los cambios que implica abrir la economía, Doval señala que si la defensa del socialismo solo se limita al campo de la retórica, no habrá problema.

“Puedes defender el modelo político en el discurso, pero a la vez estar claro que las ZEE son zonas francas no controladas por el centralismo, es la única forma de que los inversionistas estén dispuestos a venir. Vietnam es un régimen socialista, pero tiene tres ZEE, donde la producción está protegida por el Gobierno, tan es así que EE.UU. es uno de los principales inversionistas con empresas de gran envergadura como las de telecomunicaciones”, destaca.

Sectores radicales y antiguos aliados del chavismo no han dudado en acusar al gobierno de Maduro como “neoliberal”, en clara  “traición” a los postulados del fallecido líder Hugo Chávez. El Partido Comunista de Venezuela (PCV), es uno de los más acérrimos críticos de acciones como la Ley Antibloqueo.

Recuperación de 5 a 10 años

En reciente entrevista con Bloomberg, el ministro del Petróleo, Tareck El Aissami, aseguró que en el corto plazo Venezuela podría experimentar una recuperación económica a partir de esa inversión extranjera, que puede provenir de Europa del Este, Asia y África, algo que Doval descarta por completo.

El también director de la Casa de Bolsa, Rendivalores, estima que si se ofrecen garantías gubernamentales y jurídicas al capital privado y en general se aplica bien la Ley de ZEE, la ansiada recuperación económica podría ocurrir en cinco o diez años, lapso que Doval no considera “una eternidad” si se toma en cuenta que nuestro país lleva siete años de contracción económica.

“Vietnam con garantías gubernamentales y jurídicas logró un crecimiento sostenido de 7% de su PIB en diez años, dejando de ser un país muy pobre”, apuntó.

En la recuperación del país, advierte, también jugará un papel muy importante la voluntad política tanto del Gobierno de Maduro como de la oposición. Ambos bandos, sostiene, deben entender que es necesario buscar puntos de acuerdo para que el país salga a flote, mientras el panorama político se despeja. Es la única manera, afirma, de aliviar la crisis social y económica que padecen los venezolanos, especialmente los sectores más vulnerables.

Sanciones

Un escollo a superar para la aplicación de la ley de ZEE, es lograr que la Ofac (Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE.UU.) levante algunas restricciones en lo que tiene que ver con el tema agroalimentario. En este aspecto, lo que se pueda lograr en la mesa de negociaciones, de llegar a instalarse en México o Noruega, es importante.

Cree que las sanciones económicas han traído más perjuicios que beneficios al país y recuerda que la experiencia indica que los países sancionados -18 en la actualidad, incluyendo a Venezuela- mantienen los mismos gobiernos a los que se quiere desplazar. Comparte la visión según la cual, si bien la crisis ya existía, las medidas restrictivas han profundizado la afectación entre la población de riesgo.

Estados Unidos insiste en que no habrá levantamiento unilateral de sanciones sin una salida negociada a la crisis venezolana. La oposición encabezada por Juan Guaidó propuso un “Acuerdo de salvación nacional”, en el que plantea elecciones generales libres, entrada de ayuda humanitaria, liberación de presos políticos, regreso de exiliados y justicia transicional, a cambio del levantamiento progresivo de las medidas restrictivas. 

“Aun con grandes diferencias, el oficialismo y la oposición deben poder llegar a acuerdos para sacar el país de la contracción económica, por un lado ofreciendo garantías y por el otro, dejando la pésima propaganda de nuestro país afuera. Hace falta vocación y voluntad política, pero también la convicción de cada uno de nosotros como venezolanos”, subraya.