Ozonoterapia y el COVID-19: claves del tratamiento y su aplicación en Venezuela

CORONAVIRUS · 23 ENERO, 2021 09:17

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

Nuevo tratamiento alternativo en Venezuela, aunque sin efectos comprobados. El Centro Nacional del Ozono (Cenaoz) fue inaugurado el pasado 17 de enero por la administración de Nicolás Maduro, gestión que busca opciones para paliar el impacto del COVID-19 en el país.

El pasado domingo, el mandatario aseguró que el tratamiento serviría como una terapia curativa complementaria y preventiva para el nuevo coronavirus. También pidió masificar su aplicación, empezando por los centros de diagnóstico integral comunitarios (CDI).

Desde hace varios meses, la gestión de Maduro se ha interesado por el tratamiento. A continuación, las claves de este acercamiento y cómo se relaciona con el COVID-19.

El ozono en Venezuela

El 13 de septiembre de 2020, el mandatario anunció la creación del Cenaoz, que sería dirigido por el médico Luis Fernando Ojeda Arenas. El centro tendrá cuatro funciones principales: aplicar la ozonoterapia en “todas sus modalidades”, formar e investigar sobre ozonoterapia; registrar y certificar profesionales y contar con capacidad industrial para producir derivados del ozono.

“Hemos avanzado sustancialmente con toda la tecnología médica y científica del ozono. Los resultados son muy entusiasmantes (sic)”, dijo Maduro durante una transmisión por el canal estatal Venezolana de Televisión.

El mandatario indicó que se trata de “un paso” para profundizar las pruebas y las prácticas de ozonoterapia, con el fin de elevar el uso científico del ozono para la salud.

Ozonoterapia en el mundo

Uno de los países que puso la ozonoterapia de nuevo en el foco fue Cuba. Medios nacionales e internacionales reseñaron que Cuba empezaría a tratar a pacientes con COVID-19 con ozonoterapia vía rectal, tratamiento desarrollado por el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (Cnic).

Según el medio digital oficial Cubadebate, la directora de Investigación y Desarrollo de la institución, Sarahi Mendoza Castaño, habló sobre los resultados de un ensayo clínico con el uso de ozonoterapia por vía rectal en pacientes con COVID-19 que presentaban síntomas leves y moderados.

Expuso los hallazgos en la reunión con el presidente Miguel Díaz-Canel en el Palacio de la Revolución.A juicio de la vocera, se evidenció que la ozonoterapia en conjunto con el tratamiento convencional de COVID-19 incrementó 40% el número de pacientes con prueba PCR negativa al quinto día, lo que redujo la estancia hospitalaria.

¿Qué es la ozonoterapia?

La red hospitalaria española Hospiten explica que la ozonoterapia consiste en la aplicación de ozono médico (máximo 5% de ozono y 95% de oxígeno) para mejorar el funcionamiento de los tejidos. Dicen que el ozono tiene propiedades antisépticas, analgésicas y antiinflamatorias.

Se usa para tratar problemas circulatorios, retardos en la cicatrización y más.Sin embargo, otras fuentes consultadas por medios internacionales califican la ozonoterapia como un pseudotratamiento” sin pruebas científicas que avalen sus efectos terapéuticos, incluso más allá del COVID-19.

Pseudocientífica

El portal de fact-checking español, Maldita.es, explica que la ozonoterapia se basa en la premisa de que enfermedades como el cáncer o el alzhéimer se dan por una deficiencia de oxígeno en los tejidos y que el ozono puede destruir las células tumorales. En la práctica, se insufla gas de ozono en el interior de la persona, a veces por vía rectal o vaginal.

El Centro Nacional para la Información Biotecnológica de Estados Unidos (citados por Maldita.es) señala que no existe evidencia científica que respalde esta terapia y otras terapias con oxígeno. La Administración Estadounidense de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) señala que “debe aplicarse una concentración mucho mayor de la que puede ser tolerada” por los seres humanos para que funcione como germicida.
El Hospital Universitario Santa María de la Misericordia de Udine (Italia) estuvo haciendo ensayos clínicos pero en conjunto con otros tratamientos. Allí decidieron administrar ozonoterapia en algunos pacientes. El estudio piloto contó con 35 pacientes. Uno de los médicos encargados de la investigación, Amato Demonte, aclaró a Maldita.es que lo que se tiene hasta ahora no es un estudio final sino una primera aproximación.