¿Médico que desarrolló el candidato vacunal Abdala falleció después de «inyectarse su propia creación»?

COCUYO CHEQUEA · 29 JUNIO, 2021 15:31

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

16
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

Con la llegada a Venezuela de una vacuna no aprobada, los laboratorios de desinformación están ocupados. A través de las plataformas de mensajería circula un texto que dice que el médico «que inventó» el candidato vacunal Abdala falleció de COVID-19 en Cuba, después de «inyectarse su propia creación». Pero esta información es engañosa.

La cadena tiene un link a un tuit que no menciona que el médico se inyectó su propia vacuna contra el COVID-19. Otras cuentas de Twitter difunden este contenido como si su fallecimiento fue reciente, cuando ocurrió el 28 de abril.

Esta desinformación circula en el contexto de la aplicación del candidato vacunal en Fuerte Tiuna (municipio Libertador de Caracas) desde el 26 de junio. Funcionarios de la administración de Nicolás Maduro aún no han anunciado su autorización en el país, pero de igual forma iniciaron el proceso de vacunación.

Ni Cuba ni Venezuela han anunciado públicamente la aprobación de la Abdala como una vacuna por parte de los entes reguladores. En Cuba, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (Cigb), informó el pasado 21 de junio que Abdala obtuvo 92,28 % de eficacia en la fase 3 de los ensayos clínicos en Cuba. Indicó que solicitaría la aprobación del  Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), el organismo regulatorio cubano que aprueba la aplicación de medicamentos en ese país. 

Sin relación con la Abdala

La Unidad de Verificación de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo consultó medios oficiales e independientes en Cuba para conocer más sobre las circunstancias del fallecimiento y el estatus de los ensayos con la vacuna candidata.

El diario oficialista, Cuba Debate, informó el fallecimiento del científico Gustavo Sierra el pasado 28 de abril, pero no menciona la causa de muerte. Fue uno de los responsables de la creación de la vacuna VA-MENGOC-BC, inmunización contra el meningococo causado por los serogrupos B y C; presidente fundador de la Sociedad Cubana de Inmunología y otras instituciones sanitarias en Cuba.

«Creador junto a la científica Concepción (Conchita) Campa de la vacuna cubana antimeningocócica, plataforma en la que hoy se apoya uno de los candidatos vacunales contra el SARS-CoV-2: Soberana 01«, dijo el medio de comunicación.

El medio oficial del partido comunista de Cuba, Granma, sí menciona que Sierra falleció debido a complicaciones asociadas al COVID-19. El director de Epidemiología del Ministerio de Salud de Cuba, Francisco Durán, mencionó que Sierra era un paciente de 69 años con antecedentes de hipertensión arterial. El Instituto Finlay, del que formó parte, lamentó que no le «llegara la vacuna a tiempo«.

Ensayos

Según el medio cubano independiente, Periodismo de Barrio, hasta el 27 de junio se administraron 5.676.321 dosis de los candidatos vacunales Abdala y Soberana 02. Esto como parte de la intervención sanitaria aprobada por las autoridades locales. Ambos productos experimentales tienen una eficacia primaria de al menos 60% en los ensayos clínicos controlados.

Ambas vacunas emplean la plataforma de subunidad proteica basada en el sitio de unión al receptor de la proteína S del virus. Es decir, se incluyen partes del virus que estimulan el sistema inmunológico. Las proteínas S permiten crear anticuerpos y glóbulos blancos de defensa contra el virus. Casi un tercio de las vacunas candidatas contra el COVID-19 a nivel global usan esta tecnología.

En conclusión, es cierto que Gustavo Sierra falleció por complicaciones asociadas al COVID-19 pero es falso que falleció luego de «inyectarse su propia creación». Según las autoridades cubanas, el funcionario no se colocó la vacuna. Además, Sierra tampoco estuvo involucrado en el desarrollo del candidato vacunal Abdala. Por tanto, el texto de la cadena es engañoso (es decir, tiene datos que son ciertos pero se usan para llegar a conclusiones equivocadas).