Doce preguntas y respuestas sobre las vacunas contra el COVID-19

COCUYO CHEQUEA · 9 JUNIO, 2021 17:57

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

210
QUÉ CHÉVERE
7
QUÉ INDIGNANTE
8
QUÉ CHIMBO

Las jornadas de vacunación en Venezuela contra el COVID-19 despertaron las dudas de muchas personas, interesadas en recibir la inmunización pero con temor de que “algo” les pase.  

La crisis sanitaria generada por la propagación del nuevo coronavirus aceleró la actividad de laboratorios y centros de investigación, todos en la búsqueda de un tratamiento o vacuna contra la enfermedad.

Gracias a estos esfuerzos, se crearon nuevas tecnologías para el desarrollo de inmunizaciones y, por otra parte, el mundo ahora cuenta con al menos cinco vacunas contra el COVID-19 respaldadas por la Organización Mundial de Salud (OMS) para su uso de emergencia.

Hasta este miércoles, 9 de junio, dos vacunas están disponibles en los puntos de vacunación contra el COVID-19 en Venezuela: la vacuna Sinopharm, también conocida como Vero Cell (China), y la Sputnik V (Rusia).

La Unidad de Verificación de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo consultó datos sobre la seguridad de las vacunas en los portales institucionales de la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

También conversó con el epidemiólogo y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Alejandro Rísquez, para conocer más del tema, en especial sobre las vacunas que se encuentran en el país.

1. ¿Qué vacunas están aprobadas?

A la fecha, la OMS aprobó el uso de emergencia de las vacunas de los laboratorios Pfizer/BioNTech, AstraZeneca/Oxford, Janssen, Moderna, Sinopharm y Sinovac.

En Venezuela, hasta el 30 de mayo, ha recibido nueve cargamentos de vacunas de China y Rusia. Dos de los lotes corresponden a la vacuna de dos dosis desarrollada por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing, la BBIBP-CorV, conocida popularmente como “Vero Cell”. Los lotes restantes son de la vacuna rusa Sputnik V.

2. ¿Los niños, niñas y adolescentes pueden vacunarse?

La mayoría de las vacunas autorizadas por la OMS se pueden administrar a personas mayores de 18 años. Solo la vacuna de Pfizer/BioNTech puede colocarse en adolescentes de 16 años en adelante.

Sin embargo, en algunos países se empezó a vacunar a niños, niñas y adolescentes. Estados Unidos, según datos difundidos por BBC Mundo, ya ha vacunado alrededor de 600 mil menores de entre 12 y 15 años. 

El pasado 5 de junio, China autorizó el uso de emergencia de la vacuna CoronaVac, desarrollada por la biofarmacéutica china Sinovac, en niños, niñas y adolescentes entre los 3 y los 17 años de edad. Ninguna de las vacunas anteriores se encuentra en el país a la fecha.

3. ¿Las mujeres embarazadas o en lactancia pueden vacunarse?

Si bien las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de padecer síntomas graves de COVID-19, aún se tienen datos limitados de la vacunación en este sector.

Pero considerando las complicaciones asociadas a la enfermedad y la evidencia disponible sobre los efectos a largo plazo, la OMS recomienda ofrecer la vacuna a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia si pertenecen a un grupo de alto riesgo, como trabajadores de la salud o con comorbilidades, o si se considera que los beneficios superan los riesgos de recibirla.

4. ¿Cómo puedo comprobar que me ponen la vacuna y no solución salina?

Para evitar la duda, el doctor Rísquez recomendó asistir solo a centros oficiales de vacunación, donde la persona puede corroborar qué es lo que le están colocando. No es confiable aceptar ofertas de particulares o amigos que vendan vacunas.

5. ¿En cuánto tiempo debo colocarme la segunda dosis?

La vacuna de Sinopharm y la Sputnik V deben administrarse en dos dosis, en un intervalo de 21 días para conseguir la eficacia prometida contra los síntomas de la enfermedad. 

6. Si no me pongo la segunda dosis a tiempo, ¿pierdo la protección?

Lo ideal es que las personas puedan recibir el refuerzo de la vacuna en los tiempos recomendados; sin embargo no hay problema en colocarla un poco después. “Las vacunas nunca pierden protección”, comentó el médico.

En el caso de la Sputnik V, se recomienda colocar el refuerzo 21 días después de la primera vacuna. Rísquez comentó que por motivos prácticos y falta de vacunas, se ha recomendado recibir el refuerzo a los 90 días. Se ha demostrado que, incluso de esa forma, la protección que brinda es mejor.

El refuerzo de la vacuna de Sinopharm se aplica también a los 21 días, pero “lo ideal es que te atengas al esquema que te dieron”; es decir, no esperar más tiempo del acordado por los estudios científicos.

7. ¿Efectos secundarios a corto/mediano plazo?

En líneas generales, según aclaró la OPS, luego de la vacunación puede presentar dolor en el lugar de la inyección, dolor muscular o fiebre por poco tiempo. Estos son síntomas de la respuesta inmunológica a la vacuna, pero si no presenta ninguno de estos signos, no significa que la vacuna no haya sido efectiva.

En el caso específico de la vacuna Sinopharm, entre los efectos secundarios se cuentan además de los anteriores inflamación, enrojecimiento, endurecimiento, sarpullido y picor en el lugar de la inyección; dolor de cabeza y articulaciones, náuseas, diarrea, entre otros.

Sobre la Sputnik V, según se menciona en el informe de la Fase III de ensayos clínicos, de los eventos adversos serios que se presentaron en el grupo que recibió la vacuna (en el 0,3% de los 16.427 participantes), ninguno estaba asociado de forma directa con la vacuna.

El doctor Rísquez instó a los interesados en colocarse la vacuna a estar tranquilos, ya que los efectos colaterales graves son muy raros.

“Creo que una de las experiencias más importantes que hemos tenido es que parte de las cosas que se sospechaban antes se desmintieron. Normalmente son efectos muy leves o moderados. Son extraordinariamente raros (los efectos secundarios graves). Ya se sabe que, por ser tan raros, no impiden la utilización de la vacuna”, señaló.

Seis mentiras sobre las vacunas contra el COVID-19

8. ¿Si recibí la vacuna puedo contagiarme de COVID-19 y contagiar a los demás?

Todas las vacunas aprobadas para uso de emergencia por la OMS y también la rusa Sputnik V protegen a quien las recibe de no contraer la enfermedad en una versión grave; es decir la persona que ha sido vacunada puede enfermarse COVID-19 y también contagiar a los demás.

Por ello se recomienda que una vez recibidas las dos dosis, las personas no dejen continuar con la práctica de medidas de bioseguridad: uso de tapabocas y distanciamiento físico.

No obstante, al ponerse la vacuna la persona no se enfermará por recibirla. Como aclara la OPS, “las vacunas contra la COVID-19 no harán que usted se contagie ni que contagie a los demás”; es decir, que al ponérsela no significa que le estén inyectando la enfermedad.  

9. ¿Indicaciones a tomar en cuenta después de recibir la vacuna?

Después de la vacunación con la Sinopharm se recomienda no tomar medicinas inmunosupresoras o antimetabólicas, administrar quimioterapias, corticoesteroides o drogas citotóxicas, ya que podrían reducir la respuesta inmune de la vacuna. Si recibió algunos de estos tratamientos recientemente, debe informar a su médico para evitar interacción entre componentes.

A juicio de Rísquez, las personas deben ser cautelosas al tomar cualquier tipo de medicamento y tener cuidado de no generar situaciones que podrían causar algún tipo de reacción. Por ejemplo, comer mariscos cuando no se tiene costumbre de hacerlo.  

10. ¿Pudo tomar alcohol luego de vacunarme?

Lo ideal es no hacerlo para evitar efectos colaterales, comentó el doctor Rísquez. Al menos en un periodo de 48 a 72 horas.

11. Si tuve COVID-19 recientemente ¿me puedo vacunar?

La OPS/OMS recomienda vacunarse para reforzar la respuesta del sistema inmunológico a la enfermedad. Sin embargo, si la persona tiene síntomas de COVID-19, es mejor postergar la inmunización hasta que se haya recuperado.

12. ¿Cuánto tiempo dura la inmunidad contra el COVID-19?

Según indicó la OPS, aún no se tienen datos sobre cuánto tiempo dura la protección de las vacunas autorizadas contra el COVID-19. Estos estudios continúan en desarrollo. En paralelo, también siguen las investigaciones sobre si las vacunas son efectivas contra las nuevas variantes del Sars-CoV-2.