Ningún lugar está a salvo del cambio climático: las conclusiones del IPCC

SOLAZ · 13 AGOSTO, 2021 06:00

Ver más de

Rosmina Suárez Piña


¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Al día de hoy, las regiones habitadas del planeta –y las que no- han padecido alguno de los estragos del cambio climático. De hecho, ya es imposible evitar el calentamiento global de 1,5 °C entre esta década y la próxima.

Así lo asegura el más reciente informe de evaluación de crisis climática del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). El sexto informe, para ser más específicos.

Los efectos de ese incremento de temperatura, además de ser responsabilidad de los humanos, son palpables: olas de calor, inundaciones e incendios “descontrolados”. Pero no termina allí, pues el IPCC augura un escenario peor si la humanidad no actúa ya en cuanto a mitigación y adaptación.

Pero ¿qué significa lo que dijo el Panel y qué podemos hacer desde nuestros hogares?

El cambio climático es consecuencia de la actividad humana

De acuerdo con el informe, se estima que las actividades humanas han causado un calentamiento global de 1,0 °C con respecto a los niveles preindustriales. Y es probable que ese calentamiento llegue a 1,5 °C entre 2030 y 2052 si continúa al ritmo actual.

Ese aumento significa que el calentamiento antropogénico desde el periodo preindustrial a la actualidad durará de siglos a milenios y seguirá causando nuevos cambios en el sistema climático.

La Tierra se calienta más rápido de lo esperado

El calentamiento global en los últimos 50 años ha aumentado más rápido que cualquier otro momento de los últimos 2.000 años y las temperaturas registradas durante esta última década superan las estimadas para el último periodo cálido del planeta, hace 65.000 años.

Igualmente, solo en la última década, la extensión anual del hielo ártico alcanzó su nivel más bajo desde, al menos, 1850.

El nivel del mar ha aumentado más rápidamente desde 1.900 hasta ahora que durante cualquier siglo anterior en, al menos, los últimos 3.000 años.

Pero las predicciones prevén la superación del umbral establecido en el Acuerdo de París: 1,5 °C para la década de 2030.

Los extremos climáticos aumentarán

No está leyendo mal. La evidencia recabada por el IPCC apunta a que la influencia humana ha aumentado la probabilidad de eventos climáticos extremos desde 1950.

Esto significa que veremos un aumento en la frecuencia e intensidad de olas de calor y sequías a escala mundial; un aumento en el riesgo de incendios en todos los continentes habitados; y un aumento de precipitaciones e inundaciones extremas en el planeta.

Como sucede ahora, pero peor.

“Ha sido claro durante décadas que el clima de la Tierra está cambiando y el papel de la influencia humana en el sistema climático es indiscutible”, afirmó Valérie Masson-Delmotte, co-presidenta del Grupo de Trabajo I del IPCC, quienes publicaron este primer informe.

¿Qué podemos hacer?

Aunque parezca imposible, para los expertos hay una “ventana” para enfrentar la crisis climática: los planes de mitigación y adaptación, pues ya la situación es irreversible.

“Para limitar los riesgos de un calentamiento global de 1,5 °C en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza es necesario que las transiciones en los sistemas puedan posibilitarse mediante un aumento de inversiones en adaptación y mitigación, instrumentos de política, la aceleración de la innovación tecnológica y cambios de comportamiento”, dice el informe.

¿Y nosotros? Desde acciones muy sencillas, podemos hacer la diferencia:

  • Desperdiciar menos comida
  • Usar menos agua (para el grifo o el baño)
  • Reducir el consumo de carne y comer más verduras y legumbres: la producción de carne emite toneladas de gases de efecto invernadero. Si bien dejar de consumir carne totalmente es imposible, al menos con reducirla a dos o tres días a la semana, se hace una diferencia
  • Ahorrar energía (caminando, usando el transporte público o bicicleta): reduce las emisiones de carbono.
  • Reducir, reciclar y reutilizar

“Hay que aplicar medidas inmediatas y contundentes para reducir la emisión de gases de efecto invernadero”, sugieren desde el IPCC.

La meta es de cero emisiones de carbono para el año 2050, aunque 2030 es un año clave para mitigar las mayores catástrofes que vienen.

El trabajo del IPCC

En 1988, la Organización de Naciones Unidas (ONU) fundó el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus iniciales en inglés).

Su objetivo principal es proveer información sobre el cambio climático antropogénico (producido por el hombre), el impacto del cambio climático antropogénico y opciones de adaptación y mitigación.

Con 195 países miembros, el IPCC publica informes que se redactan y revisan en varias etapas, lo que garantiza para ellos “la objetividad y transparencia”.

Asimismo, con esos informes, se identifica dónde hay acuerdo en la comunidad científica sobre temas relacionados con el cambio climático y dónde se necesita más investigación.

El informe publicado el 9 de agosto es la primera parte del Sexto Informe de Evaluación (AR6) que ha redactado el IPCC y ha sido elaborado durante tres años por 234 científicos importantes de 66 países.

Las conclusiones de ese informe, sustentado por más de 15.000 referencias académicas, han sido revisadas por fuentes científicas y gubernamentales externas, quienes dejaron al menos 51.387 comentarios.

Para 2022, se esperan las siguientes partes del AR6: mitigación y adaptación; e impactos, adaptación y vulnerabilidad.

 

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: