J.M. de los Ríos no tiene cómo tratar casos de AH1N1 por falta de medicamentos - Efecto Cocuyo

SALUD · 26 ABRIL, 2018 18:56

J.M. de los Ríos no tiene cómo tratar casos de AH1N1 por falta de medicamentos

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las fechas de las últimas cajas de Oseltamivir que quedan en el hospital de niños José Manuel de los Ríos, marcan 2011 y 2015 como fecha de vencimiento. Ese fue el tratamiento que recibió el bebé de nueve meses diagnosticado con gripe AH1N1 y que falleció la noche del miércoles 25 de abril. Ese mismo día fueron confirmados otros dos casos de influenza en el centro pediátrico.

Mientras el virus se disemina, el principal hospital de niños del país está indefenso y sigue sin dotación para hacer frente a la enfermedad. El Tamiflu (nombre comercial del Oseltamivir) es el primer medicamento que aparece en la lista de fármacos que Ender Colina tiene que buscar para su hijo, uno de los dos pacientes confirmados con influenza. Es recetado para tratar específicamente la gripe AH1N1 y no se consigue en el país.

El pequeño tiene apenas un año de edad y permanece recluido en la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica (Utip) del hospital. En el informe médico aparecen otros medicamentos que Ender Colina y Adonayli Álvarez, madre del niño, tienen que buscar para tratar la neumonía que padece el niño, complicación derivada de la influenza.

Los antibióticos Meropenem y Vancomicina están ausentes en la unidad. Tampoco hay inmunoglobulina, hemoderivado que anteriormente se producía en el país.

Informe médico entregado a Ender Colina

«Agradecemos colaboración pertinente al caso ya que actualmente no contamos con disponibilidad de los mismos (medicamentos) en la institución», finaliza el informe médico que tiene Colina. Solo en exámenes, los padres del niño han gastado Bs. 8 millones, que han podido pagar cambiando algunas remesas que enviaron familiares y amigos.

«Cada ampollita de esas está en un millón y pico de bolívares y hay sitios en donde se consiguen en dos o tres millones», lamentó Colina, quien trabaja en CorpoCapital y asegura que se le hace difícil asumir los costos de los tratamientos.

Hasta la fecha, de cuatro casos sospechosos de influenza AH1N1 que han llegado al hospital, tres han dado positivos. Uno de ellos fue el del pequeño proveniente de Antímano, quien falleció este miércoles. Los otros dos provienen del 23 de Enero y La Candelaria y permanecen hospitalizados en la Utip y en la emergencia. Ambos se encuentran delicados de salud y presentan complicaciones respiratorias.

El diputado José Manuel Olivares denunció este miércoles que los hospitales no están preparados para atender una epidemia de AH1N1. «Actualmente ningún hospital del país está en condiciones de atender de manera correcta una epidemia, no hay tratamiento ni los médicos están preparados para ello», dijo.

El Hospital Central de San Cristóbal también está en alerta luego de que en el departamento Norte de Santander, que colinda con la frontera venezolana, se confirmaran muertes por influenza. El presidente de Corposalud Táchira, Luis Ramírez, dijo que ya se hizo la petición de medicamentos (Oseltamivir) a las autoridades para atender cualquier caso que pudiera presentarse en la entidad.

Un muerto por influenza

Un niño de nueve meses se convirtió en la primera víctima por influenza en el centro pediátrico. Familiares del pequeño denunciaron este 26 de abril a los medios de comunicación que tuvieron que suministrar todos los medicamentos necesarios para el paciente porque el hospital estaba «en completa desidia».

Jonathan Loyo, abuelo del pequeño, indicó que el bebé fue conectado a una máquina de hemodiálisis para tratarlo y que el equipo no funcionó. También dijo que su nieto fue alimentado con leche vencida en dos ocasiones.

Según indicaron los galenos a Efecto Cocuyo, el niño no pudo ser dializado porque tenía las plaquetas muy bajas y presentaba complicaciones respiratorias desde que fue referido del hospital Elías Toro, en Catia, al J.M. de los Ríos.

Tras informar sobre su muerte, el padre del niño causó destrozos en la Utip. Rompió la puerta de vidrio que da a la unidad de terapia y golpeó la máquina de diálisis que se encuentra en la misma sala. La comunidad hospitalaria pide que se investiguen los hechos que sucedieron la noche del miércoles.

 

Lea también: 

Muere niño con influenza AH1N1 hospitalizado en el J. M. de los Ríos