Fallece décimo niño del servicio de Nefrología del J. M. de los Ríos en 2022

SALUD · 3 OCTUBRE, 2022 22:10

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Diez niños, niñas y adolescentes del servicio de Nefrología del hospital J. M. de los Ríos han fallecido entre el 1 de enero y el 2 de octubre de 2022: el último de ellos fue Gabriel Sarría, de solo 9 años de edad. 

Gabriel murió el domingo 2 de octubre. Su familia viajó con regularidad desde el estado Barinas hasta Caracas para poder llevarlo a consulta durante poco más de un año, explicó la organización no gubernamental Prepara Familia

Sus riñones eran más pequeños de lo normal y, por el curso de su patología, debía entrar en diálisis. Para ello necesitaba un catéter que no había en el hospital. Sus padres lograron conseguirlo, pero presentó complicaciones poco después de habérselo puesto y falleció antes de poder recibir la diálisis. Tenía menos de un mes hospitalizado en el J. M. de los Ríos. 

Además de Gabriel, en lo que va de año en el servicio de Nefrología han muerto Juan Morales, de 17 años de edad; Ángel Céspedes, de 15 años; Milán Montilla, de 4 años; Jerberson Rojas, de 17 años; Anthony Matute, de 12 años; Abraham Fernández, de 14 años; Diego Peralta, de 8 años; Karla Barrios, de 5 años, y Stephany Muñoz, de 7 años. 

Según la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela (Ontv), el futuro de los niños, niñas y adolescentes con enfermedades crónicas podría cambiar si el sistema sanitario del país funcionara a plenitud. 

«Entendemos que son niños complicados por sus patologías, pero con un sistema de salud al 100 %, las probabilidades de salir airosos se multiplicarían», indicó la Ontv a través de sus redes sociales. «La muerte de estos niños no se puede ‘normalizar’. Tener una enfermedad renal no es una sentencia de muerte inexorable». 

Sin trasplantes y sin suficientes inmunosupresores

Un día antes de la muerte de Gabriel se cumplieron cinco años y cuatro meses de la suspensión del Sistema de Procura de Órganos y Tejidos (Spot), la cual dejó a las personas con enfermedades renales sin la opción de recibir un trasplante de donante fallecido.

El Spot está a cargo de la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), ente adscrito al Ministerio de Salud, desde 2014. Su suspensión estaba prevista para durar solo 3 meses.

De acuerdo con la Ontv, 1.200 personas hubieran podido recibir un trasplante en los últimos años si el Spot no se hubiera paralizado.   

En total, desde el año 2017 han muerto 73 niños, niñas y adolescentes del servicio de Nefrología del J. M. de los Ríos, y muchos de ellos se mantenían a la espera de un trasplante de riñón.

Además de la falta de trasplantes, la organización Amigos Trasplantados de Venezuela denunció la escasez de inmunosupresores —necesarios para impedir el rechazo del órgano— y la entrega de medicamentos vencidos, situación que pone en mayor riesgo a aquellos que se trasplantaron antes de la paralización del Spot y a las pocas personas que han podido someterse a trasplantes de donante vivo.

Para Katherine Martínez, directora de Prepara Familia, es urgente no solo reactivar el programa de trasplantes, sino también garantizar el óptimo funcionamiento de los hospitales y el tratamiento completo para todos los pacientes.

«Es muy arriesgado que hagas el trasplante y no se garantice el suministro», dijo a Efecto Cocuyo. «Cuando a una persona le ofrecen que la van a trasplantar y no le pueden garantizar medicamentos, empieza otra preocupación». 

SALUD · 1 DICIEMBRE, 2022

Fallece décimo niño del servicio de Nefrología del J. M. de los Ríos en 2022

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Diez niños, niñas y adolescentes del servicio de Nefrología del hospital J. M. de los Ríos han fallecido entre el 1 de enero y el 2 de octubre de 2022: el último de ellos fue Gabriel Sarría, de solo 9 años de edad. 

Gabriel murió el domingo 2 de octubre. Su familia viajó con regularidad desde el estado Barinas hasta Caracas para poder llevarlo a consulta durante poco más de un año, explicó la organización no gubernamental Prepara Familia

Sus riñones eran más pequeños de lo normal y, por el curso de su patología, debía entrar en diálisis. Para ello necesitaba un catéter que no había en el hospital. Sus padres lograron conseguirlo, pero presentó complicaciones poco después de habérselo puesto y falleció antes de poder recibir la diálisis. Tenía menos de un mes hospitalizado en el J. M. de los Ríos. 

Además de Gabriel, en lo que va de año en el servicio de Nefrología han muerto Juan Morales, de 17 años de edad; Ángel Céspedes, de 15 años; Milán Montilla, de 4 años; Jerberson Rojas, de 17 años; Anthony Matute, de 12 años; Abraham Fernández, de 14 años; Diego Peralta, de 8 años; Karla Barrios, de 5 años, y Stephany Muñoz, de 7 años. 

Según la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela (Ontv), el futuro de los niños, niñas y adolescentes con enfermedades crónicas podría cambiar si el sistema sanitario del país funcionara a plenitud. 

«Entendemos que son niños complicados por sus patologías, pero con un sistema de salud al 100 %, las probabilidades de salir airosos se multiplicarían», indicó la Ontv a través de sus redes sociales. «La muerte de estos niños no se puede ‘normalizar’. Tener una enfermedad renal no es una sentencia de muerte inexorable». 

Sin trasplantes y sin suficientes inmunosupresores

Un día antes de la muerte de Gabriel se cumplieron cinco años y cuatro meses de la suspensión del Sistema de Procura de Órganos y Tejidos (Spot), la cual dejó a las personas con enfermedades renales sin la opción de recibir un trasplante de donante fallecido.

El Spot está a cargo de la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), ente adscrito al Ministerio de Salud, desde 2014. Su suspensión estaba prevista para durar solo 3 meses.

De acuerdo con la Ontv, 1.200 personas hubieran podido recibir un trasplante en los últimos años si el Spot no se hubiera paralizado.   

En total, desde el año 2017 han muerto 73 niños, niñas y adolescentes del servicio de Nefrología del J. M. de los Ríos, y muchos de ellos se mantenían a la espera de un trasplante de riñón.

Además de la falta de trasplantes, la organización Amigos Trasplantados de Venezuela denunció la escasez de inmunosupresores —necesarios para impedir el rechazo del órgano— y la entrega de medicamentos vencidos, situación que pone en mayor riesgo a aquellos que se trasplantaron antes de la paralización del Spot y a las pocas personas que han podido someterse a trasplantes de donante vivo.

Para Katherine Martínez, directora de Prepara Familia, es urgente no solo reactivar el programa de trasplantes, sino también garantizar el óptimo funcionamiento de los hospitales y el tratamiento completo para todos los pacientes.

«Es muy arriesgado que hagas el trasplante y no se garantice el suministro», dijo a Efecto Cocuyo. «Cuando a una persona le ofrecen que la van a trasplantar y no le pueden garantizar medicamentos, empieza otra preocupación». 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO