Deserción estudiantil se agrava entre los postgrados de medicina en Venezuela, alerta ONG

SALUD · 5 ENERO, 2023 21:40

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por Mairet Chourio (Archivo)

¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Los postgrados de medicina impartidos en las universidades de Venezuela están cada vez más vacíos: la deserción estudiantil y profesoral se ha agravado en el país ante la ausencia de condiciones óptimas para la formación y ejercicio profesional, alertó la organización no gubernamental Aula Abierta. 

En su informe «Universitarios de la Salud en riesgo: violaciones a la libertad académica y educación de calidad», correspondiente al período 2017-2022, la ONG destaca que la emergencia que vive el país incide en la educación en el sector de la salud, situación que impacta en la formación de futuros especialistas y compromete la salud pública de los venezolanos. 

Escasez de insumos, violaciones a la libertad académica, censura, falta de actualización tecnológica, asfixia presupuestaria, precariedad en la infraestructura, persecución e inseguridad son algunas de las razones que impulsan la deserción estudiantil y docente entre los distintos postgrados en el área de la medicina en Venezuela.

«En varias ocasiones, los estudiantes de postgrado han sido víctimas de robos en horas de la noche en las instalaciones, o también se ha tenido conocimiento de casos de hurtos de comida, dinero y objetos personales», declaró una estudiante de Anzoátegui a la organización.

Según el documento, en los postgrados de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV) existe un déficit de insumos médicos y de laboratorio —como medicamentos, soluciones e inyectadoras— aunado al deterioro de equipos como tomógrafos, resonadores o electrocardiógrafos.

A los mencionados problemas se suman amenazas y hostigamiento contra estudiantes, profesores y personal de centros de salud como el Hospital Universitario de Caracas (HUC) y el Hospital Vargas, ambos en Caracas.

«Somos tratados de delincuentes. En algunos casos hemos sido escoltados por sujetos vestidos de rojo que se encuentran en la puerta del HUC. Al ingresar y salir del hospital piden abrir el bolso», contó un estudiante al equipo de Aula Abierta.

Para 2022 había 1.587 estudiantes de postgrado o residentes vinculados a los diferentes programas clínicos dictados en Caracas, según datos de la Gerencia de Estudios de Postgrado de la UCV citados por Aula Abierta.

Te puede interesar: Disminuye el número de médicos residentes en las emergencias de hospitales, reporta encuesta

Nueve años antes, la Facultad de Medicina de la UCV tenía 2.027 estudiantes. En 2014 llegó a tener 2.229 y en 2015 sumaba 2.156. Esto significa que para 2022 la tasa de deserción fue del 26% en comparación con 2015.

En la región andina, en 2020, según Aula Abierta, solo había 101 médicos residentes en los postgrados de la Universidad de Los Andes (ULA). Ese año, la tasa de culminación de los estudios fue de solo 52,06%, mientras que en el período 2016-2019, la tasa fue de 97,8%.

Deserción y programas cerrados 

Según datos de la Coordinación de Estudios de Postgrado de la Facultad de Medicina de la UCV suministrados a Aula Abierta, hasta agosto de 2022 estaban cerrados o inactivos 34 programas clínicos de postgrado (de un total de 157), de los cuales por lo menos 16 (10 especializaciones y 6 maestrías) dejaron de impartirse por falta de estudiantes. 

«Al menos 8 de los 34 programas fueron cerrados hace más de 10 años y, en la actualidad, su recuperación y activación requiere grandes inversiones en personal, equipamientos y suministros médicos», indica la organización. 

En el Hospital Universitario de Caracas se dictaban 35 programas de postgrado y 16 cursos de ampliación, pero para septiembre de 2022 por lo menos 4 programas estaban cerrados: Neurología Clínica, Cirugía de Tórax, Neurofisiología Aplicada y la Maestría en Investigación Clínica.

En la Universidad del Zulia (LUZ) también se han retirado estudiantes: de 42 residentes que empezaron el postgrado de Cirugía General del Hospital Universitario de Maracaibo, 10 se retiraron, una deserción del 24%.

Ya en 2019, Aula Abierta había documentado un incremento en la deserción estudiantil de los postgrados de Medicina de LUZ, alcanzando 80% en Cirugía Torácica y 71,4% en Cirugía Cardiovascular.

Te sugerimos: Los intensivistas en Venezuela: pocos y abatidos por la COVID-19

En la propia carrera de Medicina en LUZ también se han registrado altos niveles de deserción: en octubre de 2014 había cerca de 800 estudiantes, mientras que para finales de 2022 se estimaba que estaban a punto de graduarse solo 300 estudiantes.

En la Universidad de Oriente (UDO) en Anzoátegui, el postgrado de Medicina Familiar contaba con 5 graduandos para este 2022, pero no había ningún residente en formación ni nuevos ingresos. En épocas anteriores, el postgrado llegó a tener 14 alumnos inscritos.

En el caso del postgrado de Cirugía General, aunque hay 20 residentes entre los tres años de formación, cerca de la mitad manifiesta que quiere emigrar. Además, reportan que han tenido que asumir nuevas áreas de atención en el hospital para poder garantizar atención a los pacientes.

El informe también se refiere a detenciones arbitrarias de estudiantes de postgrado y de profesores de distintas universidades del país, una práctica que se siguió registrando en 2022 y aumentó el temor entre los estudiantes. También se incluyeron casos de expulsiones de estudiantes por motivos políticos.

Menos profesores

Los profesores también han tenido que abandonar sus cargos, situación que limita el proceso académico de formación, de acuerdo con la ONG.

En 2020, de los 48 postgrados de Medicina de la Universidad de Los Andes, solo 5 tenían profesores activos para los más de 500 estudiantes en formación.

En la UCV, desde 2017 la disminución de docentes ha ocasionado el cierre de algunos programas de postgrado. Para octubre de 2018, la nómina docente se había reducido en un 40%.

En 2022, según resalta Aula Abierta, más del 80% de los profesores de postgrado de la UCV no forman parte del personal docente ordinario de la Universidad, sino que dependen administrativamente del organismo empleador.

En el caso de LUZ, la deserción profesoral es impulsada por la migración forzada y la jubilación de profesores, cuyas vacantes no estaban siendo llenadas. Para 2019 había solo 2 profesores por postgrado en promedio. 

SALUD · 27 ENERO, 2023

Deserción estudiantil se agrava entre los postgrados de medicina en Venezuela, alerta ONG

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett
Foto por Mairet Chourio (Archivo)

Los postgrados de medicina impartidos en las universidades de Venezuela están cada vez más vacíos: la deserción estudiantil y profesoral se ha agravado en el país ante la ausencia de condiciones óptimas para la formación y ejercicio profesional, alertó la organización no gubernamental Aula Abierta. 

En su informe «Universitarios de la Salud en riesgo: violaciones a la libertad académica y educación de calidad», correspondiente al período 2017-2022, la ONG destaca que la emergencia que vive el país incide en la educación en el sector de la salud, situación que impacta en la formación de futuros especialistas y compromete la salud pública de los venezolanos. 

Escasez de insumos, violaciones a la libertad académica, censura, falta de actualización tecnológica, asfixia presupuestaria, precariedad en la infraestructura, persecución e inseguridad son algunas de las razones que impulsan la deserción estudiantil y docente entre los distintos postgrados en el área de la medicina en Venezuela.

«En varias ocasiones, los estudiantes de postgrado han sido víctimas de robos en horas de la noche en las instalaciones, o también se ha tenido conocimiento de casos de hurtos de comida, dinero y objetos personales», declaró una estudiante de Anzoátegui a la organización.

Según el documento, en los postgrados de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV) existe un déficit de insumos médicos y de laboratorio —como medicamentos, soluciones e inyectadoras— aunado al deterioro de equipos como tomógrafos, resonadores o electrocardiógrafos.

A los mencionados problemas se suman amenazas y hostigamiento contra estudiantes, profesores y personal de centros de salud como el Hospital Universitario de Caracas (HUC) y el Hospital Vargas, ambos en Caracas.

«Somos tratados de delincuentes. En algunos casos hemos sido escoltados por sujetos vestidos de rojo que se encuentran en la puerta del HUC. Al ingresar y salir del hospital piden abrir el bolso», contó un estudiante al equipo de Aula Abierta.

Para 2022 había 1.587 estudiantes de postgrado o residentes vinculados a los diferentes programas clínicos dictados en Caracas, según datos de la Gerencia de Estudios de Postgrado de la UCV citados por Aula Abierta.

Te puede interesar: Disminuye el número de médicos residentes en las emergencias de hospitales, reporta encuesta

Nueve años antes, la Facultad de Medicina de la UCV tenía 2.027 estudiantes. En 2014 llegó a tener 2.229 y en 2015 sumaba 2.156. Esto significa que para 2022 la tasa de deserción fue del 26% en comparación con 2015.

En la región andina, en 2020, según Aula Abierta, solo había 101 médicos residentes en los postgrados de la Universidad de Los Andes (ULA). Ese año, la tasa de culminación de los estudios fue de solo 52,06%, mientras que en el período 2016-2019, la tasa fue de 97,8%.

Deserción y programas cerrados 

Según datos de la Coordinación de Estudios de Postgrado de la Facultad de Medicina de la UCV suministrados a Aula Abierta, hasta agosto de 2022 estaban cerrados o inactivos 34 programas clínicos de postgrado (de un total de 157), de los cuales por lo menos 16 (10 especializaciones y 6 maestrías) dejaron de impartirse por falta de estudiantes. 

«Al menos 8 de los 34 programas fueron cerrados hace más de 10 años y, en la actualidad, su recuperación y activación requiere grandes inversiones en personal, equipamientos y suministros médicos», indica la organización. 

En el Hospital Universitario de Caracas se dictaban 35 programas de postgrado y 16 cursos de ampliación, pero para septiembre de 2022 por lo menos 4 programas estaban cerrados: Neurología Clínica, Cirugía de Tórax, Neurofisiología Aplicada y la Maestría en Investigación Clínica.

En la Universidad del Zulia (LUZ) también se han retirado estudiantes: de 42 residentes que empezaron el postgrado de Cirugía General del Hospital Universitario de Maracaibo, 10 se retiraron, una deserción del 24%.

Ya en 2019, Aula Abierta había documentado un incremento en la deserción estudiantil de los postgrados de Medicina de LUZ, alcanzando 80% en Cirugía Torácica y 71,4% en Cirugía Cardiovascular.

Te sugerimos: Los intensivistas en Venezuela: pocos y abatidos por la COVID-19

En la propia carrera de Medicina en LUZ también se han registrado altos niveles de deserción: en octubre de 2014 había cerca de 800 estudiantes, mientras que para finales de 2022 se estimaba que estaban a punto de graduarse solo 300 estudiantes.

En la Universidad de Oriente (UDO) en Anzoátegui, el postgrado de Medicina Familiar contaba con 5 graduandos para este 2022, pero no había ningún residente en formación ni nuevos ingresos. En épocas anteriores, el postgrado llegó a tener 14 alumnos inscritos.

En el caso del postgrado de Cirugía General, aunque hay 20 residentes entre los tres años de formación, cerca de la mitad manifiesta que quiere emigrar. Además, reportan que han tenido que asumir nuevas áreas de atención en el hospital para poder garantizar atención a los pacientes.

El informe también se refiere a detenciones arbitrarias de estudiantes de postgrado y de profesores de distintas universidades del país, una práctica que se siguió registrando en 2022 y aumentó el temor entre los estudiantes. También se incluyeron casos de expulsiones de estudiantes por motivos políticos.

Menos profesores

Los profesores también han tenido que abandonar sus cargos, situación que limita el proceso académico de formación, de acuerdo con la ONG.

En 2020, de los 48 postgrados de Medicina de la Universidad de Los Andes, solo 5 tenían profesores activos para los más de 500 estudiantes en formación.

En la UCV, desde 2017 la disminución de docentes ha ocasionado el cierre de algunos programas de postgrado. Para octubre de 2018, la nómina docente se había reducido en un 40%.

En 2022, según resalta Aula Abierta, más del 80% de los profesores de postgrado de la UCV no forman parte del personal docente ordinario de la Universidad, sino que dependen administrativamente del organismo empleador.

En el caso de LUZ, la deserción profesoral es impulsada por la migración forzada y la jubilación de profesores, cuyas vacantes no estaban siendo llenadas. Para 2019 había solo 2 profesores por postgrado en promedio.