Venezuela tiene solo una unidad de radioterapia pública activa para tratar cáncer de mama

SALUD · 19 OCTUBRE, 2021 23:35

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por Archivo @hosp_d_luciani

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Venezuela llegó al Día Mundial contra el Cáncer de Mama con una sola unidad de radioterapia activa en el sistema público de salud a nivel nacional para las personas con cáncer de mama, el tipo de cáncer con mayor incidencia y mortalidad en las mujeres venezolanas. 

Para este 19 de octubre, en uno de los principales centros de atención a personas con cáncer en el país, el Instituto de Oncología Luis Razetti (Iolr) en Caracas, el servicio de radioterapia funcionaba solo de manera parcial para otros tipos de cáncer.

«No tenemos la tecnología ni el simulador para el acelerador lineal para tratar cáncer de mama. En el Oncológico Padre Machado tampoco tratan mama: la unidad está operativa pero es tecnología 2D para cáncer de cuello uterino, recto, ano y próstata. El único servicio operativo de radioterapia a nivel nacional para tratar cáncer de mama es el Hospital Domingo Luciani, que sí tiene el acelerador lineal, pero no se da abasto», dijo Olga Alcila, oncóloga radioterapeuta del Razetti. 

El servicio de radioterapia del Iolr estuvo cerrado desde abril y solo en los últimos meses comenzó a recibir inversión gubernamental para el arreglo de la cobaltoterapia y el simulador, pero todavía no está completamente operativo. 

Según la especialista, en el Domingo Luciani en El Llanito, al este de Caracas, la lista de espera supera las 2.000 personas y los tiempos para empezar el tratamiento oscilan entre tres meses y un año. Además, resaltó que el sistema público carece de equipos de radioterapia avanzados para la atención al cáncer de mama. 

«Las nuevas radioterapias que están actualmente en boga para el cáncer de mama no las tenemos y muchas veces las quimioterapias son irregulares», expresó. 

Según una revisión realizada a finales de septiembre por la Red de Sociedades Científicas Médicas, la lista de espera del Domingo Luciani solo tenía espacio para enero de 2022, indicó Aisa Manzo, actual presidenta de la Sociedad Venezolana de Oncología (SVO). 

«Hasta hace unos 22 días, la lista de espera estaba para enero de 2022, y con los días que pasan, más pacientes son diagnosticados. Los equipos en el Razetti y en el Hospital Universitario de Caracas están dañados. En el Padre Machado, que es el instituto nacional de referencia del cáncer del Seguro Social, trabajan con equipos parcialmente operativos y no están en óptimas condiciones para cáncer de mama. Por eso es que la mayoría de pacientes trata de buscar alternativas», señaló.

La extensión de los tiempos de espera puede traer consecuencias irreversibles para las personas con cáncer de mama. Manzo, especialista en medicina nuclear, destacó que todos los tratamientos oncológicos deben hacerse en el momento que corresponde, sin retrasos.

Explicó que si, por ejemplo, las pacientes se realizan una mastectomía parcial y no cumplen sus protocolos de radioterapia, pueden tener una recaída, pero debido al deterioro del sistema público, muchos tratamientos no llegan a tiempo. 

«Hay pacientes que tienen tanto tiempo esperando que los médicos preguntan si vale la pena que se les dé la radioterapia o no. Por esperar pueden tener recaídas o incluso o enfermedad metastásica«, dijo. 

Más de $ 2.000 en privado

Organizaciones ya habían alertado sobre el declive del acceso a tratamientos tratamientos como radioterapia, cirugía, quimioterapia y terapia de mantenimiento. Según la Fundación de Lucha contra el Cáncer de Mama (Funcamama), hospitales de referencia nacional como el Oncológico Miguel Pérez Carreño de Carabobo cerraron sus unidades de radioterapia a partir de 2016. 

En su informe de 2021 sobre cáncer de mama, Funcamama también denunció que los principales hospitales oncológicos trabajan con tecnología obsoleta. Calculan que más de 10.000 mujeres con cáncer de mama han sufrido daños irreparables a su salud por falta de tratamientos, lo que ha generado un aumento en las estadísticas de casos con metástasis (diseminación a otras áreas) y de fallecimientos. 

Las opciones que quedan a las personas con cáncer de mama son las unidades en el sector privado, pero iniciar una radioterapia puede superar los 2.000 dólares. 

«Los servicios operativos son las unidades de radioterapia privadas, que son una plataforma de escape, pero el monto a pagar es muy alto. Los protocolos pueden variar entre 2.800 dólares hasta los 7.000 dólares, dependiendo del lugar», añadió Alcila.  

Ya para 2018, la Alianza Venezolana por la Salud había advertido sobre un déficit crítico en la capacidad instalada para atender pacientes oncológicos que requieren radioterapia. En ese momento, la capacidad a nivel nacional ya estaba reducida a solo cuatro unidades, mientras que para inicios de 2021, el número para la atención a distintos tipos de cáncer se redujo a tres

Atender el cáncer de mama

Desde la Sociedad Venezolana de Mastología (SVM) también alertan que la dificultad de acceso a tratamientos ha generado la migración de pacientes y sus familias.

«Una de las mayores presiones migratorias que existen en el país tiene que ver con la consecución de tratamientos oncológicos y muchas de ellas son por cáncer de mama. O migran o se van los hijos para tratar de ayudar con el tratamiento, pero muchas veces ya es tardío y la mortalidad llega más rápido que los recursos», dijo el vicepresidente de la SVM, Enrique López Loyo. 

Como patólogo especialista en mama, López Loyo, también presidente de la Academia Nacional de Medicina, ha detectado casos de carcinoma de mama hasta en jóvenes de 20 años, por lo que asegura que la progresión de la enfermedad es elevada en el país.

«Los mecanismos de despistaje como la mamografía son muy limitados y los equipos de mejor calidad están en el área privada. Los equipos de menor calidad y baja resolución inducen a obtener falsos negativos, que hace que los diagnósticos que probablemente se puedan hacer de manera precoz avancen en el tiempo y dejan de ser lesiones no palpables y se convierten en lesiones palpables, lo que puede reducir la supervivencia», añadió.

Según estadísticas de las organizaciones, el cáncer de mama es el tipo de cáncer de mayor incidencia y mortalidad en las mujeres venezolanas, representando el 15,2% de los casos de cáncer en el país.

El Observatorio Global del Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud, estima que la incidencia del cáncer de mama en Venezuela en 2020 fue de 8.896 casos, mientras que la mortalidad fue 3.258. 

Un estudio de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV) en 2019 indicaba que las mujeres venezolanas perdían 19 años de vida por el cáncer de mama. La SAV también alertó en esa oportunidad sobre la inoperatividad “casi total” de los equipos de radioterapia en el sector público e instó a las autoridades a destinar recursos para prevenir y tratar el cáncer, un llamado que retoman las sociedades científicas, pacientes y las organizaciones no gubernamentales.

«El llamado es a que el Estado venezolano trate de dar protección a las pacientes con cáncer de mama. Hay medidas cautelares que no se han cumplido, aunque fueran para 12 pacientes era una medida de alerta para que el Estado se ocupase de la patología mamaria en Venezuela. Para 2011, cada dos horas moría una mujer por cáncer de mama en el país. No queremos pensar cuál es el estado actual de la mortalidad», añadió López Loyo. 

Síntomas y reducción de riesgo

La Organización Mundial de la Salud expresa que el cáncer de mama se presenta más frecuentemente como un nódulo o engrosamiento indoloro en el pecho.

«Es importante que las mujeres que detecten una hinchazón anormal en el seno acudan a un profesional de la salud sin demorarse más de 1-2 meses aunque no sientan ningún dolor asociado al nódulo. Solicitar atención médica al primer signo de un posible síntoma contribuye a un mayor éxito del tratamiento», indica la OMS.

Generalmente, los signos y síntomas del cáncer de mama son los siguientes:

🟣 Un nódulo o engrosamiento en el seno.
🟣 La alteración en el tamaño, forma o aspecto de un seno.
🟣 La aparición de hoyuelos, enrojecimiento, grietas u otra alteración en la piel.
🟣 El cambio de aspecto del pezón o la alteración en la piel circundante (areola); y/o la secreción anormal por el pezón.

La OMS resalta que cerca de la mitad de los casos de cáncer de mama corresponden a mujeres sin ningún factor de riesgo identificable, a excepción del género (mujer) y la edad (más de 40 años). Sin embargo, existen factores que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad, como la obesidad, antecedentes familiares de cáncer de mama, el historial de exposición a radiación, historial reproductivo y el consumo de tabaco y la terapia hormonal posterior a la menopausia.

Algunas intervenciones para reducir el riesgo de padecer cáncer de mama son:

🟡 Lactancia materna prolongada.
🟡 Ejercicio físico habitual.
🟡 Control del peso.
🟡 Evitar el consumo perjudicial de alcohol.
🟡 Evitar la exposición al humo de tabaco.
🟡 Evitar el uso prolongado de hormonas.
🟡 Evitar la exposición excesiva a radiación.