Bolívar y Miranda concentran 45 % de los casos de desnutrición registrados por Ocha en lo que va de 2022

SALUD · 6 ABRIL, 2022 17:00

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por Ocha (Archivo)

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Más de mil casos de desnutrición aguda en niños y niñas menores de 5 años se registraron en 20 estados de Venezuela durante los dos primeros meses de 2022, y 45 % de ellos corresponden a los estados Bolívar y Miranda, reportó la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha).

En todo el país, los socios en el terreno diagnosticaron a 1.179 niños y niñas menores de 5 años con desnutrición aguda, quienes recibieron tratamiento, según el informe de situación sobre la respuesta humanitaria en Venezuela correspondiente a enero y febrero.

El tamizaje realizado por las organizaciones que integran el clúster de nutrición arrojó que en algunas comunidades de Barinas, Delta Amacuro y Táchira hay 10 % de desnutrición aguda, incluyendo casos complicados de desnutrición aguda severa que requirieron atención intrahospitalaria. 

De acuerdo con Ocha, otros 891 niños y niñas mayores de 5 años y adolescentes fueron diagnosticados con delgadez y recibieron acompañamiento nutricional para recuperar su peso adecuado. Además identificaron a 460 embarazadas con bajo peso gestacional, quienes también recibieron tratamiento. 

La agencia de Naciones Unidas asegura que la ausencia de datos sobre el estado nutricional de la población dificulta el análisis de prioridades geográficas, al igual que el direccionamiento de la asistencia humanitaria, mientras que los elevados precios inciden en la respuesta de las organizaciones. 

«El alto costo de los medicamentos e insumos nutricionales reduce la capacidad de respuesta de las organizaciones en el terreno, lo que limita el alcance del manejo comunitario de los casos de desnutrición aguda, algunos de los cuales terminan derivándose en la red pública de salud para su manejo y tratamiento», indica Ocha. 

A finales de 2021, Ocha alertó sobre recaídas de niñas, niños y adolescentes venezolanos que ya habían superado la desnutrición «en casi todos de los estados del país» debido a la inseguridad alimentaria de los hogares, a la falta de prácticas adecuadas de alimentación y a las dificultades de acceso a agua segura. 

Malaria, servicios y abusos

En las dos primeras semanas epidemiológicas del 2022 el país reportó 2.796 casos de malaria. Los municipios con la mayor cantidad de casos se ubican en el estado Bolívar: Sifontes (1.113), Angostura (378), Caroní (453) y Piar (248).

En el occidente del país, en la capital del estado Falcón, los socios humanitarios reportan un aumento significativo en los casos de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes en los dos primeros meses del año en comparación con el mismo periodo de 2021.

Igualmente, en el oriente del país, han registrado casos de trata con fines de explotación sexual de personas que parten de los estados Bolívar, Delta Amacuro y Sucre hacia Trinidad y Tobago.

La intermitencia de los servicios públicos también incide en comunidades y centros de salud. En Zulia, en el municipio Machiques de Perijá, los habitantes enfrentan problemas para acceder a combustible, agua segura o red de electricidad estable, «lo que afecta las condiciones de vida de las personas en situación de mayor vulnerabilidad incluidas comunidades indígenas». 

Ocha llama a mejorar las condiciones de agua, saneamiento e higiene en los centros asistenciales, incluyendo servicios sanitarios como inodoros, lavamanos y duchas que están inoperativos o deficientes, factores de riesgo para el aumento de infecciones asociadas a la atención de la salud.

«La inestabilidad del sistema eléctrico, que incluye apagones regulares, afecta directamente los centros de salud y la atención del paciente. Asimismo, se mantienen las fallas en el suministro de agua y otros servicios, lo que tiene consecuencias en la salud de la población», advierte Ocha. 

Lea el reporte completo aquí