Tres contradicciones sobre la visita de funcionarios de Biden a Miraflores

POLÍTICA · 11 MARZO, 2022 13:13

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

17
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

La filtración que hizo la prensa internacional sobre una reunión –que se suponía secreta– entre funcionarios de Joe Biden y Nicolás Maduro en Miraflores obligó al gobierno estadounidense a rendir cuentas del encuentro.

Pero las versiones de distintos voceros de la Casa Blanca, así como la información aportada por integrantes del “gobierno interino” dejan en evidencia algunas contradicciones.

Los actores

La contradicción más visible está relacionada con la exclusión de Juan Guaidó, reconocido por EEUU como presidente interino de Venezuela, de estas conversaciones.

Aunque la subsecretaria de Estado de EEUU, Victoria Nuland, afirmó que el líder de la oposición había sido informado del encuentro con Maduro antes de que se produjera; el senador republicano Marco Rubio aseveró que el embajador del gobierno interino en EEUU, Carlos Vecchio, dijo que no fueron advertidos de dicha reunión sino hasta después de que se llevó a cabo.

«No estábamos al tanto de la visitanos contactan exactamente cuando llegan a Venezuela, y tienen la oportunidad de reunirse con el presidente Guaidó y otros miembros de su equipo, con la delegación que estuvo en Venezuela», respondió Vecchio en entrevista concedida al medio estadounidense El Tiempo Latino.

Nuland también sostiene que la delegación de Biden se encontró primero con Guaidó y la oposición. Pero Rubio insiste en que se acercaron a los representantes de la oposición después.

El comunicado oficial del gobierno interino no se refiere a un contacto directo entre Guaidó y los enviados de la Casa Blanca en Venezuela. Según The Washington Post, esto se debe a que no se produjo: “Aunque los funcionarios estadounidenses estuvieron en contacto con Guaidó durante su viaje, no se encontraron cara a cara”, según cuatro fuentes anónimas consultadas.

Sin embargo, otras fuentes informaron a medios nacionales que sí se habían visto con Guaidó y con el coordinador de la Plataforma Unitaria que participa en la mesa de negociación de México, Gerardo Blyde.

La agenda

La prioridad en los temas de la agenda que fueron discutidos también despierta suspicacia. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, confirmó que los intereses que tienen con Venezuela incluyen mantener un suministro constante de energía, refiriéndose al petróleo venezolano ante la inminente escasez del crudo ruso en el mercado internacional que se producirá debido a las sanciones impuestas por la invasión a Ucrania.

Pero el director del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental, Juan González, manifestó que el petróleo venezolano no fue el motivo principal de las conversaciones con Maduro. El vocero señaló que buscaban lograr la liberación de los ciudadanos americanos que se encuentran detenidos en Venezuela e instar y abogar a un regreso a la mesa de negociación de México.

El reconocimiento

El encuentro con Maduro de una delegación de alto nivel, que involucra a asesores directos de Biden, contradice el reconocimiento que profiere el gobierno estadounidense a Juan Guaidó como presidente interino.

Este es el argumento que esgrimen principalmente los representantes del Partido Republicano que desaprueban la visita hecha a Miraflores.

Aunque Maduro no es considerado el presidente legítimo de Venezuela, por parte de EEUU, es quien tiene el control real del territorio nacional.

El gobierno de Biden responde a estas críticas negando que exista un giro en la política exterior hacia Venezuela.