¿Qué implica la visita del fiscal de la CPI a Venezuela?

POLÍTICA · 25 OCTUBRE, 2021 20:57

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

123
QUÉ CHÉVERE
16
QUÉ INDIGNANTE
29
QUÉ CHIMBO

La conclusión del examen preliminar sobre Venezuela, que sigue la Corte Penal Internacional (CPI) por la presunta comisión de crímenes de lesa humanidad bajo el mandato de Nicolás Maduro, queda en suspenso con la decisión del fiscal de ese tribunal, Karim Khan, de visitar el país en los próximos días.

Efecto Cocuyo entrevistó al abogado experto en derecho internacional Simón Gómez Guaimara para conocer cómo afecta su visita el proceso que lleva la CPI contra Maduro y altos funcionarios de su gobierno.

— ¿Qué ha retrasado el dictamen sobre el examen preliminar? El fiscal ya tenía, en julio de este año, luz verde para dar a conocer su decisión de abrir o no una investigación contra altos funcionarios del gobierno de Maduro.

— La expectativa, en ese momento, era considerablemente alta en razón de que no veíamos de parte del Estado venezolano la voluntad de investigar, enjuiciar ni sancionar a los responsables de forma genuina y seria. Lo que ha ocurrido es que el fiscal se ha puesto a disposición de las autoridades venezolanas, del gobierno que encabeza Nicolás Maduro, y de los entre comillas órganos de justicia del país para entablar un intercambio.

La razón por la que no se ha dado el pronunciamiento es justamente porque el fiscal está dando esta oportunidad a las autoridades venezolanas para que satisfagan el principio de complementariedad, que es lo que está siendo objeto de análisis por parte de su oficina en el contexto del examen preliminar. Se trata de un último depósito de confianza en que su participación sirva como un estímulo para que el Estado venezolano pueda avanzar genuinamente en las investigaciones y los juzgamientos de los crímenes de forma seria.

Lo que podemos sostener es que ha cambiado levemente el escenario que teníamos hace unos meses. Esta visita del fiscal nos deja entrever que en diciembre, cuando se presenta el informe anual de la CPI, no va a concluir el examen preliminar de Venezuela; es decir, quedará para 2022, lo que puede ser visto por algunos como un retraso o un motivo de preocupación, pero también puede der visto como un mecanismo de presión que sirva como estímulo para que el Estado venezolano investigue, juzgue y sancione.

— ¿Qué implica la visita del fiscal Khan?, ¿es un congelamiento del examen preliminar?

— Más que un congelamiento, lo que hay es la disuasión de parte de la oficina del fiscal para que este proceso que se inició en Venezuela de reforma judicial y unas iniciativas de juzgamiento se haga conforme a los parámetros del Estatuto de Roma. Lo que está haciendo Khan es dar un margen de tiempo para que esto pueda llevarse a cabo.

Esto no significa que el fiscal se está parcializando con las autoridades venezolanas, todo lo contrario, lo que está haciendo es escuchar, venir y mirar de primera mano cuáles son las políticas que está tomando el Estado. Está poniendo la pelota en la cancha del Estado venezolano y su pronunciamiento va a depender de cómo el Estado devuelva la pelota, si emprende una estrategia genuina y adecuada para investigar y juzgar, eso lo tiene que evaluar Khan en un contexto en el que no hay jueces independientes.

Por ahora lo que hemos venido observando es que la actuación del Estado venezolano no es consistente con los estándares internacionales.

¿Entonces pone en pausa el examen preliminar?

— Pone en pausa la conclusión del examen, pero el examen sigue abierto, continúa y esta visita va a ser parte de esa evaluación. El examen no está en pausa, continúa su curso.

¿La fiscalía de la CPI ya no había evaluado el principio de complementariedad y dictaminado que sí era de su competencia actuar en el caso venezolano?

— El análisis que hizo la anterior fiscal (Fatou Bensouda), nos dejaba entrever que había una posición clara respecto a las exigencias de la admisibilidad, entre ellas, la complementariedad. Luego vimos que hubo estas acciones de las autoridades venezolanas y el juzgamiento de algunos autores materiales, entonces esto ha implicado que el fiscal busque evaluar estas iniciativas. No es que Khan esté tomando partido por el gobierno; de nuevo, lo que está diciendo es que va a mirar lo que está sucediendo en el país.

Lo que estamos cuestionando de estos juzgamientos es que no son dados con respecto a las personas que integran las cadenas de mando, se obvian las responsabilidades de los superiores y se  limitan a los autores materiales. Pero la cuestión más grave es que no se están dando con respecto a los crímenes que son objeto del examen preliminar y que son tortura, detenciones arbitrarias y actos de violencia sexual entre otros.

¿Cuáles son los escenarios que ve más probable tras el anuncio de esta visita?

— Hay un escenario ideal y uno real. El ideal es que las autoridades venezolanas tomen en serio sus obligaciones con respecto a la impunidad. En este escenario, el Estado venezolano lleva a cabo una negociación seria para reformar el sistema de justicia, que era uno de los temas que tenían en México, retoma la negociación y ejecuta acciones  que abran paso a una reforma institucional en el sistema de justicia para que se puedan llevar a cabo los juicios contra los máximos responsables.

Luego hay un escenario real que es que lamentablemente somos escépticos, no vemos voluntad política firme y seria, pareciera que se busca ganar tiempo de nuevo. Pero la estrategia de ganar tiempo va a dejar de ser funcional en algún momento y esto es lo que las autoridades venezolanas deben poner en la balanza.