Lo que no se vio de la sesión en la que la AN aprobó su “continuidad constitucional”

POLÍTICA · 27 DICIEMBRE, 2020 18:17

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

Foto por Leo Álvarez

¿Cómo valoras esta información?

29
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
7
QUÉ CHIMBO

Aunque estaba prevista para las 9:30 de la mañana y ya había sido aplazada una vez por desavenencias políticas, la sesión extraordinaria en la que la Asamblea Nacional aprobó su “continuidad constitucional” empezó con una hora de retraso, pasadas las 10:00 a. m.

Una sala virtual de Zoom reunió a diputados dispuestos a prolongar su mandato este sábado 26 de diciembre. Los recuadros con las cámaras desactivadas anunciaban a quienes participaban. Ismael García, en el exilio, fue uno de los pocos parlamentarios que se dejó ver durante la sesión.

Los espectadores que se conectaban al canal de Youtube o a la transmisión de Periscope de la Asamblea Nacional solo pudieron distinguir la imagen del Escudo nacional, como telón de fondo, y las breves apariciones de Juan Guaidó, presidente del Parlamento y reconocido por más de 50 países como presidente interino.

Pero detrás de ese telón digital Efecto Cocuyo registró la participación de por lo menos 110 diputados, de los cuales 28 eran suplentes y que no debían estar presentes porque sus principales ejercían funciones, según establece el Reglamento Interior y de Debates.

La no participación de estos suplentes podía comprometer el quorum mínimo reglamentario de 84 diputados si en efecto solo asistieron a la convocatoria los 110 identificados. El secretario del Parlamento, Ángelo Palmeri, afirmó que estaban los integrantes suficientes para dar inicio a la sesión, aunque no precisó cuántos había.

Al ser consultado este domingo 27 de diciembre, Palmeri indicó: “99 fue el quórum, 141 asistentes”.

Hasta un embajador de Guaidó se unió a la reunión de Zoom, fue el caso de Isaac Salama representante del Gobierno interino ante el Reino de los Países Bajos.

De los parlamentarios que asistieron, 22 están en el exilio. Un detalle no menor si se consideran los temores que la dirigencia de Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia han manifestado por la persecución que se desatará contra aquellos parlamentarios que se mantengan en el ejercicio de sus funciones después del 5 de enero de 2021 cuando finaliza el periodo de la Asamblea Nacional electa en 2015, según la Constitución.

Los defensores de la continuidad constitucional argumentan que las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre fueron una “farsa” y, por lo tanto, los legítimos representantes del Poder Legislativo siguen siendo los elegidos por votación popular hace cinco años.

Votación velada

La prensa no pudo confirmar quiénes alzaban las manos para aprobar las reformas al Estatuto que Rige la Transición hacia la Democracia (para extender las funciones de la AN) porque las cámaras de los parlamentarios se mantuvieron apagadas. Tampoco se convocó una votación nominal (en la que registran con nombre y apellido la posición de cada legislador).

Guaidó sometía a consideración cada punto, transcurrían unos segundos, y declaraba: “¡Aprobado!” sin que se registrara públicamente la señal de costumbre.

Es la primera vez en la historia de la Asamblea Nacional (creada en 1999) que una plenaria de diputados extiende su periodo más allá de los cinco años establecidos contitucionalmente.

Los ausentes

La no participación de algunos diputados revela la incertidumbre y las dudas que existen en la oposición venezolana sobre la tesis de la continuidad como estrategia de transición.

Destacan las ausencias de diputados como Miguel Pizarro (Primero Justicia), quien además es comisionado presidencial del Gobierno interino; Julio Borges (Primero Justicia), también comisionado presidencial; Henry Ramos Allup (Acción Democrática); Stalin González (Un Nuevo Tiempo); entre otros. Los suplentes de Ramos Allup y Borges sí estuvieron en la sesión.

Foto: Prensa Asamblea Nacional