La propuesta de Parlamento Comunal que el chavismo se propone retomar

POLÍTICA · 13 ENERO, 2021 19:32

Ver más de

Efecto Cocuyo @efectococuyo

Foto por Twitter

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Mientras la Asamblea Nacional (AN) elegida el 6 de diciembre se prepara para aprobar este jueves 14 de enero la modificación del Reglamento Interior y de Debates, lo cual le permitirá crear la Comisión de Desarrollo de las Comunas y con ello impulsar el parlamento comunal, el gobernante Nicolás Maduro pidió durante su memoria y cuenta que la consolidación de dicha figura, a través de una ley, sea una prioridad para la mayoría chavista de 256 diputados.

 “Propongo que el mejor homenaje a los 200 años de la victoria de la Batalla de Carabobo debe ser, para ese pueblo en armas que nos hizo libres, la creación del parlamento comunal a través de una ley que amplíe facultades para la participación del pueblo. Merecemos más y mejor democracia, mayor inclusión, paz y reconciliación”, dijo Maduro este 12 de enero en el Palacio Federal Legislativo.

Propuesta «ambiciosa»

Antes de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, como una de las promesas que formaron parte de la campaña electoral, el gobernante ya había advertido que los “parlamentarios comunales” deberán trabajar coordinadamente con los legisladores que resultaran electos, para «obligar» a la nueva AN «a consultar a las comunas todos los proyectos y todos los temas que tengan en debate para su decisión».

 «Esto hace de esa propuesta algo políticamente muy ambicioso. El chavismo propone la creación de un órgano legislador complementario a la misma AN y que tenga cuerpo político real en los ejes territoriales de poder comunal», advierte el sociólogo Franco Vielma, en el portal web Misión Verdad, de línea prochavista.

Una primera instalación del Parlamento Comunal se concreta en 2015, luego de que el chavismo perdiera la mayoría de la AN, pero no tomó cuerpo y ahora se anuncia que será retomado con otra legislación, de la cual se dijo inicialmente que sería presentada por el mismo Maduro ante la AN del 6Dic para su aprobación.

 Previo a los comicios, el mandatario también mencionó una Ley de Ciudades Comunales para reforzar la creación de más de 200 ciudades de este tipo en todo el país. Así, el chavismo trata de retomar la consigna de «más poder para el pueblo», pregonada por el fallecido presidente Hugo Chávez desde su llegada a Miraflores. 

Apelan al artículo 5 constitucional

Las figuras de los consejos comunales (CC) y las comunas, aunque no contempladas en la Constitución, cuentan con una ley cada una. Para justificarlas el chavismo alude al artículo 5 de la Constitución, según el cual la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo. Se considera que los CC y su organización territorial que son las comunas son expresión de dicha soberanía que participa en la toma de decisiones.

 Según el vicepresidente sectorial de Desarrollo Social y Territorial, Aristóbulo Istúriz, existían, hasta septiembre de 2020, 3.230 comunas y 45.095 consejo comunales en todo el país.

 Las comunas son concebidas, según la Ley Orgánica aprobada en 2010 por la AN con mayoría chavista, como espacios territoriales agrupados según sus características comunes (usos y costumbres, rasgos culturales), cuyos representantes o voceros, coordinarían con los gobiernos municipales y regionales (que elevarían las peticiones al gobierno central) la solución de los problemas en las comunidades.

Pero las protestas que a diario se registran en todo el país por fallas en servicios públicos como el gas y el agua y la falta de alimentos del Clap, evidencian que tal cometido sigue sin cumplirse y que las comunas no han derivado en bienestar. El último informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social revela que se registraron 1.484 acciones de calle solo en el mes de octubre de 2020.

«La expresión del Poder Legislativo en la comuna»

A su vez, La Ley Orgánica de las Comunas, en su artículo 21, contempla el Parlamento Comunal como “la máxima instancia del autogobierno en la Comuna y sus decisiones se expresan mediante la aprobación de normativas para la regulación de la vida social y comunitaria, coadyuvar con el orden público, la convivencia, la primacía del interés colectivo sobre el interés particular y la defensa de los derechos humanos así como en actos de gobierno sobre los aspectos de planificación, coordinación y ejecución de planes y proyectos en el ámbito de la comuna.

El mismo texto en su artículo 22, contiene sus competencias. Entre ellas, aprobar un Plan de Desarrollo Comunal, sancionar las cartas comunales (propuestas de los habitantes de las comunas para regular la vida social y comunitaria, coadyuvar con el orden público y la convivencia), aprobar los proyectos que sean sometidos a su consideración por el Consejo Ejecutivo y debatir y aprobar los proyectos de solicitudes, a los entes político-territoriales del Poder Público, de transferencias de competencias y servicios a la comuna.

 Esto último es visto con recelo por parte de autoridades municipales y regionales, especialmente de oposición, pues se teme que implique una disminución de las competencias de alcaldías y gobernaciones que incluiría la transferencia directa de recursos desde el gobierno central a las comunas.

Vale acotar que las Comunas y las conformación de Ciudades Comunales formaron parte de la propuesta de reforma constitucional planteada por Chávez en 2007 (derrotada en referendo) específicamente del artículo 16 de la Carta Magna sobre la conformación del territorio nacional.

 «Así como existe el Concejo Municipal, los Consejos Legislativos y toda esa estructura que hilvana del Poder Legislativo, queremos profundizar más para que desde la comuna construyamos el Parlamento, la expresión del Poder Legislativo en la comuna», explica el diputado Julio Chávez durante una entrevista en VTV.

 Trabajo adelantado

 La ministra para las Comunas y los Movimientos Sociales, Noris Herrera aseguró el 11 de enero que han recibido más de 400 propuestas por parte del «pueblo comunero», para crear las leyes de las Ciudades Comunales y el Parlamento Comunal.

 En algunas regiones como Anzoátegui, se han estado realizando elecciones de «parlamentarios y demás vocerías» en asambleas de Consejos Comunales y en otras como Táchira y Distrito Capital ya se declaran como constituidos, Parlamentos Comunales por zonas.

 Por ejemplo, la parroquia San Juan del municipio Libertador del Distrito Capital está dividida en varios ejes, uno de ellos, el seis, comprende cinco comunas, tres activas y reconocidas ante el Ministerio de las Comunas y dos en proceso de constitución. Una de las comunas, Ana Karina Rote, está integrada a su vez por once Consejos Comunales que hace dos años eligieron su Parlamento Comunal conformado por 22 miembros (dos representantes por cada uno) y se reúnen una vez a la semana desde entonces.

 En dichos encuentros se tratan temas relacionados con el ordenamiento territorial, contraloría comunal, economía comunal, banco de la comuna y seguimiento y control a diversos problemas que presentan las comunidades, entre otros.

«Desfase»

 «La idea es legalizar lo que se ha venido haciendo con una ley y que se escoja un Parlamento Comunal nacional, que los recursos para arreglar los problemas que se presentan en las comunidades como aceras rotas, calles hundidas, botes de agua y muchos otros, bajen directamente a las comunidades sin pasar por la alcabala de la alcaldía que es lo que retrasa las soluciones o nunca llegan», dice a Efecto Cocuyo un miembro de un CC que prefirió omitir su nombre.

Desconoce si la elección de un Parlamento Comunal nacional implicaría la eliminación de los locales y que en ese caso se postularía al nacional.

 El sociólogo Vielma también alude a los «congresos comuneros» que han tenido lugar a lo largo y ancho del país, con múltiples propuestas presentadas por sus protagonistas, lo cual, sostiene puede servir de base para la nueva legislación que se pretende aprobar.

 «Las leyes que vendrán, incluso, podrían reformular a las leyes del Poder Popular vigentes, pues luego de años de su promulgación la realidad ha demostrado que los mecanismos previstos para su implementación están en desfase, no se han cumplido pues los métodos para imponerlas no ha sido efectivo y adicionalmente muchas condiciones han cambiado», sostiene.