La búsqueda de acuerdos por garantías electorales mueve a aspirantes al CNE

POLÍTICA · 7 MARZO, 2021 06:57

La búsqueda de acuerdos por garantías electorales mueve a aspirantes al CNE

Texto por Efecto Cocuyo @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

21
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

 Conscientes de que la designación de un Consejo Nacional Electoral (CNE) confiable y también que el logro de garantías que permitan rescatar la confianza en el voto dependen de que exista voluntad política dentro y fuera de la Asamblea Nacional (AN) designada el 6 de diciembre, algunos postulados para cargos de rectores por la sociedad civil se propusieron hacer el esfuerzo para impulsar un cambio.

Consultados por Efecto Cocuyo, cuatro candidatos a rectores postulados por la sociedad civil señalaron sus principales motivaciones para formar parte del ente comicial y algunas propuestas para que el organismo, sus decisiones y los procesos electorales que resulten, sean aceptados por todos los actores nacionales y la comunidad internacional.

 Búsqueda de acuerdos

 Celiz Mendoza, exconsultor jurídico del CNE, fue postulado por la Asociación Civil Saber es Poder (Asosaber). Expresa que con su experiencia de 24 años en el ente comicial, durante los cuales fue tres veces consultor jurídico, quiere aportar sus conocimientos en materia electoral, esta vez como parte del directorio del cuerpo.

 Ya fue entrevistado por el Comité de Postulaciones en el Museo Boliviano en el centro de Caracas, donde le preguntaron si militaba en algún partido político y por qué a sus 70 años aspira a ser rector. “Por mi experiencia y porque tengo la capacidad física y mental para desempeñar el cargo”, respondió.

 “Las experiencias pasadas, la más reciente la del 6 de diciembre, nos mueve como grupo de la sociedad civil, algunos como extrabajadores del CNE, a tratar de buscar acuerdos porque son necesarios. Hay que rescatar la autonomía funcional y organizativa del CNE para que la gente recupere la confianza en el voto”, sostiene.

 El periodista especializado en el tema electoral Eugenio Martínez, también propuesto por Asosaber, afirma que las motivaciones para aceptar una postulación de la sociedad civil son grupales, puesto que la acción de presentar candidatos a rectores aspira a promover un proceso de negociación sobre garantías electorales.

 “Cualquiera de los postulados por el foro cívico puede ayudar a darle al CNE independencia y transparencia. Todos coincidimos en lo que se necesita devolver al sistema electoral, lo que tiene que ver con el Registro Electoral (RE), la garantía de inscripción de los venezolanos dentro y fuera para devolverle especialmente a estos últimos el derecho a la identidad, auditorías plenas al sistema automatizado que se usó el 6 de diciembre”, indica.

 Creer en la participación

 El ingeniero de sistemas y asesor electoral Roberto Picón, cuyo nombre fue propuesto ante el Comité de Postulaciones Electorales por la ONG Sinergia, también considera que entre los postulados hay gente con gran conocimiento que puede aportar mucho al rescate de la institucionalidad del CNE como primer paso, afirma, para lograr la reinstitucionalización del país.

En su caso, destaca ser conocedor del tema electoral desde 2005, especialmente en las áreas de conteo rápido, organización de redes ciudadanas y RE.

 “Uno tiene las capacidades y es el momento para poner todo al servicio de una causa más grande”, subraya.

 Carmen González, es una de las tres mujeres, del total de 15 nombres propuestos por la sociedad civil, en su caso específicamente por el Observatorio Global de Comunicación y Democracia. Es abogada y jubilada del CNE, especialista en temas de género, directora de Asosaber.

 “Acepté la postulación de mi nombre, apostando al rescate de las instituciones y a la participación de la ciudadanía tanto a través del voto como de la toma de decisiones. La única forma es participar , alguien tiene que abrir la puerta del lado de adentro. Tenemos el conocimiento para trabajar en una institución tan compleja” afirma.

Revisar normativa

Para Mendoza, recuperar la confianza en el CNE y el sufragio como herramienta de resolución pacífica de conflictos pasa por revisar la normativa aprobada por el Poder Electoral ad hoc, designado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para las parlamentarias 2020 y otros aspectos operativos.

 Menciona que elementos como prorrogar el acto de votación así no haya electores en cola, tal como ha ocurrido en los últimos procesos, no debe seguir sucediendo porque implica que el órgano superior le pasa por encima a una competencia exclusiva de los miembros de mesa.

Otro ejemplo de invasión de competencias, señala, es el hecho de que las juntas regionales no pueden ofrecer resultados de totalización de la votación hasta que no lo decida la junta nacional.

 “Por otro lado el CNE debe dar tiempo para que los candidatos de los distintos partidos sean electos por las bases. Si aspectos como esos no se corrigen de nada sirve designar a un nuevo CNE”, advierte.

Revertir inhabilitaciones

Martínez resalta además la necesidad de fomentar un espacio en el que se puedan revertir las inhabilitaciones políticas así como las intervenciones de los partidos políticos. Adicionalmente, contribuir a equilibrar la estructura del Poder Electoral que no son solo los cinco rectores principales y los tres suplentes incorporados, sino toda una estructura que va desde los coordinadores regionales hasta directores de línea.

 “En lo personal propongo retomar el sistema automatizado previo al 6 de diciembre. Tal vez una de las principales fortalezas que tenía el sistema electoral era el sistema automatizado de votación, que luego se convirtió en debilidad a partir del año 2018, habría que retomar lo que funcionaba bien”, apunta.

 Picón coincide también que los partidos políticos no están en manos de las autoridades originales y si bien no solo depende del CNE, cree que la Comisión de Participación Política y Financiamiento pudiera intervenir.

 En cuanto a la divulgación de resultados electorales y su transparencia, Martínez sostiene que el sistema hasta 2018 permite ver la transmisión y totalización de los resultados en tiempo real. Asegura que ya es tiempo de que los venezolanos puedan verlo, porque así ocurre en otros países, independientemente de que tengan sistemas automatizados o manuales.

 “Ese secretismo que hay con los resultados tiene que acabarse”, advierte.

 Otro secretismo que empaña la confianza, añade, es la manera como se toman las decisiones en los directorios del CNE, cuyas sesiones, propone, deben ser públicas, al menos las más importantes.

 Otro punto de honor para que el nuevo ente comicial goce de credibilidad, es la aprobación de un Estatuto Electoral especial que blinde al CNE de las intervenciones de los poderes públicos como el TSJ y que dé un mandato claro de lo que debe ser un cronograma electoral a corto, mediano y largo plazo.

 Enfatiza que las decisiones de los nuevos rectores no pueden ser limitadas o revertidas por otras instituciones con crisis del legitimidad, como lo fue también el caso de la Asamblea Nacional Constituyente que tomó varias decisiones en materia comicial, como por ejemplo convocatoria a elecciones, mientras estuvo en funciones.

 Cronograma

 Está previsto que para el mes de abril quede designado el nuevo CNE por parte de la AN del 6Dic. El tiempo apremia para la organización de las elecciones regionales, puesto que el Poder Electoral ya fue autorizado por el Parlamento para convocar a megaelecciones de gobernadores, alcaldes, Consejos Legislativos estadales y Concejos Municipales.

 González y Picón sostienen que el tiempo apremia y que una parte fundamental del proceso será la actualización del RE para incluir a los dos millones de jóvenes excluidos y restituir los derechos de los migrantes. También hablan de revertir los cambios inconsultos de centros de votación incluso hacia otros estados, que afecta la confianza de los votantes en el CNE.

 También señalan que la capacidad técnica del ente comicial debe ser revisada, puesto que la fuga de profesionales también es una realidad por los bajos sueldos, algo que afecta la operatividad del ente comicial.

 ¿CNE imparcial?

 El Comité de Postulaciones Electorales recibió 114 postulaciones en total, de los cuales ya algunos han sido excluidos, según su presidente Giuseppe Alesandrello pero se desconoce cuántos. 

Se maneja extraoficialmente la postulación del actual vicepresidente del CNE, Leonardo Morales, quien habría sido entrevistado este viernes 5 de marzo. Efecto Cocuyo intentó contactar al rector designado por el TSJ, pero no recibió respuesta a los mensajes enviados.

Existe preocupación sobre la parcialidad política que puedan tener pues las postulaciones que serán sometidas a la consideración de la plenaria de la AN del 6 de diciembre. Los aspirantes a rectores por parte de la sociedad civil coinciden en que la resulta o no de un CNE confiable, producto del actual proceso de selección, dependerá de la voluntad política dentro y fuera del Parlamento de 277 diputados.

 “Si hay voluntad política para que se celebre un proceso electoral reconocido por todos en el que la gente participe masivamente, pudiera salir de esa AN un organismo independiente, de lo contrario, será un proceso divorciado de lo que el país necesita”, enfatiza Mendoza.

 Arbitraje institucional

 Martínez agrega que también es fundamental que los nuevos rectores cuenten con el respaldo de la sociedad civil, de las organizaciones políticas y de la comunidad internacional, para que el organismo sea aceptado por todos y goce de credibilidad, de lo contrario, alerta, no funcionará así sean los mejores venezolanos los designados.

Venezuela necesita un arbitraje electoral institucional e imparcial y para lograrlo el primer paso es seleccionar un CNE en el que todos se sientan representados, que no le den más a nadie pero tampoco menos a algunos candidatos”, dice.

 Picón añade que un CNE imparcial no solo depende del Comité de Postulaciones sino del pleno de la AN y los acuerdos políticos que se alcancen fuera del Parlamento. Sostiene que es importante que otros actores, entre ellos la sociedad civil, pueda influir y presionar para que se negocie.

Si el CNE no puede ser aceptado por todo el país y la comunidad internacional, difícilmente lo serán las nuevas elecciones“, advierte.