Estados Unidos condena “persistente acoso de Maduro” contra las ONG en Venezuela

POLÍTICA · 9 FEBRERO, 2021 14:42

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Estados Unidos condenó el “persistente acoso de (Nicolás) Maduro a las ONG, que amenaza la entrega de asistencia a los venezolanos que sufren”.

El pronunciamiento lo hizo la subsecretaria interina de Estado para el Hemisferio Occidental, Julie Chung, quien escribió el comentario en la red social Twitter.

La funcionaria, miembro del Departamento de Estado, aseguró que Maduro “es un dictador”, una línea que mantiene el país norteamericano desde la gestión del republicano Donald Trump.

Los venezolanos merecen elecciones libres y justas, no un dictador que interfiera con la ayuda a su propio pueblo para mantenerse en el poder”, agregó Chung en el mismo tuit.

Desde la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EEUU, se mantuvo la decisión de apoyar al líder opositor Juan Guaidó bajo la figura de “presidente interino” de Venezuela y reconocer a Carlos Vecchio como su embajador ante el gobierno de ese país.

¿Por qué los activistas de Azul Positivo son considerados presos de conciencia?

Azul Positivo: Casi un mes presos

Aunque Chung no habló de ningún caso particular de ONG, desde el pasado 12 de enero cinco trabajadores humanitarios de la ONG zuliana Azul Positivo están en la cárcel, después de que los detuvieran funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Maracaibo.

Dos días después de su arresto, catalogado como una detención arbitraria por ONG venezolanas e internacionales, el Ministerio Público los imputó por los supuestos delitos de “manejo fraudulento de tarjeta inteligente o instrumentos análogos, legitimación de capitales y asociación para delinquir”.

Casi un mes después siguen en la sede de la Dgcim en Maracaibo Johan León, Yordy Bermúdez, Layners Gutiérrez Díaz, Alejandro Gómez y Luis Ferrebuz. A finales de enero los trasladaron a una clínica privada del municipio San Francisco porque presentaron síntomas de COVID-19. Sin embargo, el 26 de enero los regresaron a la cárcel.