Chavistas disidentes califican diálogo de México de “precario e incompleto” y exigen agenda social

POLÍTICA · 22 MAYO, 2022 11:48

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En las filas del chavismo disidente “saludan” el posible reinicio de la negociación en México, pero consideran que este proceso sigue siendo un “diálogo de élites”.

Aunque el jefe de la delegación opositora en México, Gerardo Blyde, insiste en que se trata de una negociación y no de un diálogo pues persigue la concreción de acuerdos, hasta ahora el mecanismo no ha dado resultados.

“Saludamos el diálogo sea como sea, en las condiciones que sea, pero éste es un diálogo precario, parcial, incompleto, hace falta convocar a los que luchan, como los trabajadores. Siempre es mejor conversar que matarse, pero ahí no son todos los que están ni están todos los que son”, declara el fundador de Redes, Juan Barreto.

El exalcalde metropolitano se considera parte del chavismo disidente y desde esa acerca cuestiona que las conversaciones tengan lugar en México: “No se justifica que se haga en México, los diálogos que se hacen de esta manera son porque hay un conflicto bélico”.

El doctor en Ciencias Sociales opina que el proceso de despolitización de la población venezolana tiene su origen en el desgaste que experimentan los dos extremos de la polarización; es decir, la Plataforma Unitaria y el gobierno de Nicolás Maduro.

“Los actores políticos, apoyados por las grandes cadenas de medios, no llegan a niveles de aceptación que les den un piso de legitimidad. Esta despolitización ha traído como consecuencia que la participación de la gente sea cada vez menor en un país que se reclama con una democracia participativa y protagónica”, cuestiona.

“Tenemos un país desvencijado por los cuatro costados producto de la crisis multifactorial y también desmovilizado, con una gran apatía y desesperanza. Otro de los grandes problemas de esta confrontación fue la desinstitucionalización acelerada del país”, señala.

Agenda Social

Barreto demanda que la negociación priorice la instalación de una mesa social en la que se discuta el aumento del salario y demás condiciones laborales de los trabajadores venezolanos, la privatización de los servicios que se propone desde el gobierno, entre otros temas económicos que afectan a la población.

Uno de los acuerdos parciales que produjo México fue la creación e instalación de una Mesa Nacional de Atención Social que tenía un objetivo más relacionado con el ingreso de la ayuda humanitaria al país, pero esta nunca se materializó.

Una “Mesa Nacional de Atención Social” es el primer acuerdo logrado en México

Falta voluntad

El sociólogo y comunicador considera que la falta de resultados tiene que ver con la inexistencia de voluntad política y con una relación asimétrica de poder entre los actores que participan en esa negociación.

“Los diálogos tratan de relaciones de fuerza y el que tiene más poder termina imponiendo sus condiciones. El gobierno ha logrado oxígeno y legitimación internacional, está dialogando para abrirse campo en el terreno internacional y lograr desbloquear al país y a las finanzas públicas”, expone.

El profesor explica que hay varias capas de diálogo y que pensar que los asuntos gruesos se pactan en México es un error.

“Hay varios niveles de diálogo, está el de México que es el público, es para la galería, para los medios de comunicación, y sirve para legitimar decisiones que se tomaron en otros espacios. México es la tapa del frasco, pero el contenido de ese frasco se llena en otra parte”, asevera.

Menciona como ejemplo de esto es la visita que el asesor del presidente Joe Biden, Juan González, hizo a Miraflores a inicios de marzo.

Juan González es hombre de confianza del presidente Biden

“Es mentira que todo se resuelve en México, el grueso de la negociación está entre la Casa Blanca y el gobierno de Maduro, la oposición que asiste a México es solo un ingrediente más, es un instrumento y pieza de cambio y recambio”, afirma.

En este sentido, considera que el anunciado “reformateo” del diálogo no ha fracasado, aunque admite que factores del chavismo disidente, como Redes, no fueron incluidos en ese esquema tampoco.

“El problema es que Redes y otros sectores nunca vamos a ser reconocidos por el gobierno, el gobierno tiene más coincidencias con Juan Guaidó que con el chavismo disidente”, critica.

Sobre la petición de que el empresario Álex Saab integre la delegación oficialista en México (su arresto fue la razón que dio el chavismo para pararse de la mesa), Barreto opina: “El gobierno está en su derecho de designar a sus negociadores, que Saab entre en el paquete de la negociación no está demás, no es un problema de fondo”.

Contradicciones en el Psuv

La analista Indira Urbaneja ve contradicciones en el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) expresadas en las declaraciones del diputado Diosdado Cabello que dijo que México “se había agotado”, y en el anuncio de un posible regreso a esa negociación dado por Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde.

Otro elemento que es contrario al “espíritu de México” es la exigencia de que Saab sea liberado, según Urbaneja.

“No hay ninguna forma de llegar a un acuerdo desde el punto de vista legal en el caso Saab porque en EEUU hay una independencia de poderes y Biden no puede llamar al Poder Judicial para pedir su liberación. Ahí lo que procede es un perdón presidencial, pero para que esto ocurra es necesario que sea juzgado. Plantear eso es cerrar la puerta a México”, argumenta.

Delegación de Maduro suspende negociaciones con oposición en México ante extradición de Saab

La delegación oficialista se levantó de la mesa de negociación tras la extradición de Álex Saab a EEUU.

Estas contradicciones, en su opinión, obedecen a una estrategia:

“Pudiera ser la estrategia de jugar al policía bueno y el policía malo en respuesta a la base chavista que está descontenta y a la que el gobierno lleva tiempo diciéndole que Guaidó merece estar preso y que los gringos son los enemigos históricos y luego va y se siente con ellos”, señala.

Urbaneja también viene de las filas del chavismo disidente, fue en su momento coordinadora del Movimiento Amplio Desafío de Todos, creado por el exministro Miguel Rodríguez Torres, quien está privado de libertad actualmente.

“El chavismo considera que hay que llegar a un proceso de acuerdo político, no podemos vivir eternamente en la confrontación, pero rechazan que sea solo con Guaidó o con la Plataforma Unitaria. También quiere que el diálogo sea abierto y en Venezuela porque consideran que estando en México tiene incidencia de terceros”, expresa.

A su juicio, el reformateo del diálogo funcionó “para lo interno” más no de cara a la comunidad internacional.

“Algunos personeros de la política estadounidense me han dicho que la importancia de México es la garantía del espacio neutral”, manifiesta.

El conflicto geopolítico provocado por la invasión de Rusia en Ucrania también tendrá efectos en la negociación pues Rusia fungía como uno de los países garantes del proceso.

“Rusia en este momento está en un proceso de guerra, mal pudiera ser acompañante de un proceso de diálogo y paz, no creo que Maduro se tranque ahí, lo que hace que el chavismo no se siente es que tienen reservas en cuanto al costo que eso puede tener y también saben que mientras más pasa el tiempo, más se desinfla el interinato”, sostiene.

Un diálogo “burgués”

Desde el Partido Comunista Unido de Venezuela (PCV) califican el diálogo de México como un proceso “que solamente responde a los intereses de los capitales y de los distintos sectores de la burguesía nacional y foránea”.

Si bien el PCV no se autodenomina chavista, fue un importante aliado de Hugo Chávez y mantiene estrechos vínculos con el chavismo descontento.

“No creemos en ese mecanismo, esto no quiere decir que estemos en desacuerdo con que haya conversaciones y diálogos, el problema es que el gobierno tiene los mismos intereses que la derecha opositora. Lo que necesita el pueblo es que haya una reorientación radical y profunda en la política económica y laboral”, declara el dirigente del PCV, Pedro Eusse.

Para el vocero del PCV, el empresario Álex Saab “no es ningún héroe revolucionario”. “Saab no es ningún embajador ni un revolucionario, si el gobierno quiere defenderlo que lo haga, pero ponerlo como un problema de política nacional me parece exagerado”, cuestiona.

Eusee cree que el reformateo del diálogo “es pura propaganda” y comenta que en los sectores de trabajadores que se asumen chavistas esa negociación es vista como un mecanismo que “no va producir soluciones reales a los problemas del pueblo”.

“Por supuesto que luchamos porque se acaben las sanciones, pero la crisis no empezó con las sanciones imperialistas, sino que se agudizó. La trilogía de la crisis del capitalismo dependiente, las medidas coercitivas y las políticas del gobierno está clavándose sobre la piel y los músculos y los huesos del pueblo trabajador”, alerta.

En el PCV perciben que Maduro incumplió el acuerdo firmado con este y otros partidos que conformaban el Gran Polo Patriótico de cara a la alianza electoral en las pasadas presidenciales de 2018. 

Supuestamente, el gobernante se comprometió a impulsar una política económica favorable a los sectores empobrecidos “y ha hecho todo lo contrario y todo apunta a que no va a haber una rectificación”, según denuncia Eusse.

Esta tolda política ha sido objeto de inhabilitaciones de candidatos y denuncian asesinato de militantes en extrañas circunstancias

“Estamos trabajando por la unión de la clase trabajadora, del pueblo trabajador sea chavista u opositor, para presionar por cambios o luchar por la toma del poder”, afirma.

No obstante, aclara que a los trabajadores que simpaticen con la Plataforma Unitaria “los llaman a la reflexión y a no dejarse llevar por la derecha que está al servicio de los intereses de algunos factores capitalistas e imperialistas”.